18 de octubre

Salud

El medicamento como bien social: la red de farmacias municipal asiste a 100 mil pacientes por mes

A diario se entregan cerca de 5.000 dosis gratuitas de medicación a rosarinas y rosarinos, respondiendo a demandas preventivas y garantizando la atención de diversas patologías crónicas y agudas.

La Municipalidad de Rosario cuenta con más de 50 farmacias en su red de Salud Pública: hay una en cada uno de los 6 hospitales públicos (HECA, Alberdi, Carrasco, Roque Sáenz Peña y Vilela) y en los 50 centros de atención primaria. Además, se dispone de un laboratorio público productor de fármacos y una droguería que provee centralizadamente los medicamentos y productos médicos a la totalidad de los efectores, todos conectados y coordinados por la Dirección de Farmacia de la Secretaría de Salud Pública (que funciona en el Cemar).

“Nosotros jerarquizamos el medicamento como un derecho, como un bien social, con una gestión lo más cercana a donde vive la gente. Por eso, la mayor cantidad de la medicación que retira nuestra población en la ciudad, la retira en su centro de salud”, señaló el secretario de Salud Pública, Leonardo Caruana. Efectivamente, más del 90% de los medicamentos que se entregan de forma gratuita llegan a la población a partir de la atención primaria.

Mensualmente, cerca de 100.000 rosarinas y rosarinos retiran su medicación en las dispensas de la red de farmacias. Según detalló Carina Telesco, desde la Dirección de Farmacia municipal, se trata de 5.000 pacientes agudos y crónicos por día. Esto quiere decir que asisten “por una situación prolongada o una afección del momento", como lo es el caso de Hugo, de barrio Itatí.

Los pacientes crónicos son aquellos con patologías prevalentes como diabetes, hipertensión, asma, neurológicas, oncológicas y psiquiátricas. Este grupo representa el 75% del total de los receptores mensuales de medicación gratuita, de los cuales alrededor de 2.000 son insulino-dependientes, 500 son oncohematológicos (adultos y pediátricos) y 1.000 pertenecen al Programa de VIH-Sida.

“Todos reciben el tratamiento completo en base al Formulario Terapéutico y también cualquier otro medicamento que necesiten por vía de excepción. Tienen la medicación garantizada todos los meses con el control médico correspondiente, además de estar adscritos a un equipo de salud”, explicó Telesco.

Está todo diagramado con una logística para garantizar que ese acceso sea lo más cercano posible a donde viven las personas, por eso a no más de quince cuadras de cada uno de los barrios existe un centro de salud con esta capacidad de oferta. Esto se da en un marco de control periódico de salud, con la garantía de seguimiento y acompañamiento durante todo el proceso tanto de una enfermedad aguda como de una enfermedad crónica”, agregó Caruana. 

Finalmente, unas 25 mil mujeres reciben anticoncepción hormonal (oral o inyectable) a partir del centro de salud, número que engrosa la cifra de prestaciones mensuales de la atención primaria en términos de entrega de fármacos.

La producción pública, un pilar de la red

La red de Salud cuenta con un Laboratorio municipal (LEM), que a partir de intercambios de productos con el LIF (Laboratorio Industrial Farmacéutico, el productor de la provincia de Santa Fe), constituye la producción pública de medicamentos.

“Gran parte del abastecimiento está garantizado por la producción de nuestros laboratorios públicos. Esto genera que el sistema sea sustentable en el tiempo porque se independendiza de esos movimientos y vaivenes de la economía y de las crisis, garantizando la no interrupción de la entrega de medicamentos. Además, permite regular los precios”, detalló al respecto Caruana.

En términos presupuestarios, cerca de un 20% del total de medicación entregada proviene de estos laboratorios. Pero, según especificó Telesco, "la producción pública llega a más pacientes a través de medicamentos de más bajo costo". Esto ocurre porque las farmacias municipales proveen desde los medicamentos más simples, de uso corriente y cotidiano, hasta los más complejos, como medicación para patologías como VIH, oncológicas y tumorales.

La Dirección Municipal de Farmacias, cabeza de equipo

En este marco de trabajo permanente en políticas respecto a la producción, control y distribución de medicamentos, la Dirección de Farmacia municipal cumple un rol fundamental en las políticas tendientes a garantizar la equidad en el acceso a los medicamentos. 

En este sentido, recientemente se digitalizó el sistema de todas las farmacias. Esta nueva modalidad permite generar un seguimiento farmacéutico de la red, beneficiando al sistema administrativo y fundamentalmente a los pacientes.

Con esta implementación, el sistema de salud mejora en cuanto a lo económico porque ahorra dinero, se optimiza el manejo integral de los stocks de los medicamentos, y se evitan los vencimientos de los insumos. Pero a su vez beneficia al paciente ya que presentando una receta realizada en un hospital puede retirar los medicamentos en la farmacia de otro efector.

Para dar respuesta a la demanda de los pacientes, un equipo de más de 100 trabajadores municipales (entre ellos farmacéuticos, administrativos y operarios de farmacia) trabaja arduamente para asegurar una atención de alta calidad, contando asimismo con 50 pasantes de la carrera de Farmacia de la Universidad Nacional de Rosario. Algo a destacar es que, en cada efector, "el farmacéutico forma parte del equipo de salud y la farmacia está integrada a lo que es la oferta sanitaria del establecimiento", aseguró el titular de la cartera sanitaria local.

Con este plantel altamente capacitado se sostiene la atención de pacientes ambulatorios e internados, asegurando la distribución de medicamentos mediante dosis diaria individualizada en todos los hospitales de 2º y 3º nivel. En el marco de las políticas de medicamentos, el municipio cuenta con un departamento de gestión para pacientes bajo programas con el objetivo de garantizar y asegurar los insumos.