20 de julio

Diversidad

Cultura

El libro de Historieta LGBTI, publicado por la Editorial Municipal, se presentó en Buenos Aires

La antología, producida de forma conjunta por la EMR y el Área de Diversidad Sexual municipal, es resultado de un concurso nacional y contiene diez cómics inéditos.

Durante 2017, la Editorial Municipal de Rosario (EMR) y el Área de Diversidad Sexual trabajaron de forma conjunta para dar lugar a un concurso nacional de historieta con temáticas de diversidad sexual. El resultado fue Historieta LGBTI, una antología inédita en su tipo que reúne diez relatos ilustrados sobre tópicos que van desde las infancias trans a la bisexualidad y la militancia lésbica.

El libro fue presentado en Rosario el pasado 14 de octubre en el marco de la convención Crack Bang Boom, con gran repercusión en el público, y este martes 12 diciembre desembarcó en Capital Federal, potenciando su proyección a nivel nacional. El evento se desarrolló en el Centro Cultural Recoleta y estuvo acompañado por la presentación de Secuencia Disidente, una fanpage de historieta LGBTIQ. Hubo conversatorio abierto, con presencia de representantes de la EMR, una pequeña feria editorial y los shows en vivo de Lola Bhajan y Sheila Rozensveig.

"Estamos muy orgullosos porque creemos que representa un lugar de visibilización que es muy importante y que la historieta fue un lugar muy apropiado para mostrar ese tipo de trabajos", expresó Juan Manuel Alonso de la Editorial Municipal, que estuvo presente en el CC Recoleta respaldando Historieta LGBTI.

“Desde el día del lanzamiento en la Crack Bang Boom, nos sorprendimos mucho con la cantidad de gente que se acercó a buscar el libro. Eso nos impactó. Y después, desde ese día, empezamos a recibir, tanto los chicos de la Editorial como nosotros, mensajes en redes sociales preguntando dónde se podía conseguir el libro”, contó Martín Clapié, coordinador del Área de Diversidad Sexual municipal.

Además de circular por todos los canales de venta de la Editorial Municipal, desde el Área se interesaron por llevar el material a algunos espacios en particular: “Decidimos contactar a las bibliotecas populares de Rosario para ofrecerles el material. No sólo les interesó, sino que se corrió la voz y nos empezaron a contactar de otras bibliotecas. Y eso habilitó nuevas puertas de trabajo: se generaron otras articulaciones y otros procesos”, celebró Clapié.

Un libro con recorrido

La idea surgió desde el Área de Diversidad allá por el primer trimestre del año. Cuando se acercaron a la EMR con la propuesta de abrir una convocatoria nacional, pensaban originalmente en poesía o fotografía, pero desde la Editorial redoblaron la apuesta y plantearon que el género fuera historieta. La respuesta sorprendió a todos: “Hubo más de cincuenta trabajos presentados, todos de muy buena calidad, no sólo artística sino también conceptual. Algunos eran historietistas con un poco más de recorrido y otros más amateur, pero todos con estilos muy diferentes. Hay una riqueza y una variedad impresionante”, recuperó el coordinador.

Las diez historietas publicadas son Receta para hacer una drag queer, de Maia Debowicz y Lucas Fauno Gutiérrez (Buenos Aires); La vida es corta, de Julia Inés Mamone (Villa Gessell) y María Ibarra (Buenos Aires); Amarcord, de Natalia Novia (Buenos Aires); El muelle, de Gaspar Aguirre (Reconquista); Muñeca rota, de Román Sovrano (San Jorge); Elogio de la duda, de Julia Barata (Buenos Aires); Fabulosa El Dorado, de Paula Suko; Quiero saber si tengo algo mal, de Gonzalo Agüero (Gobernador Mansilla); Ding Dong, de Sofía Álvarez, y Sabelo que sí, de María Ignacia Vollenweider (Río Cuarto).

Entre quienes movilizaron la iniciativa, destacan dos cuestiones fundamentales del resultado. Por un lado, la altísima participación de autoras mujeres, que están detrás de siete de las diez tiras ganadoras. “También da cuenta del momento social que estamos viviendo, de la necesidad de generar nuevos productos culturales que hablen de esta realidad”. Por otra parte, el corrimiento del llamado “gaycentrismo” en las tramas de las historieta y la aparición predominante de “otras expresiones de género más orientadas al campo de lo femenino”.

En este sentido, Clapié reflexionó: “La historieta vinculada a diversidad sexual no es un género nuevo en sí mismo pero sí es cierto que lo que más visibilidad había tenido en estos años era la temática gay. Primaban las expresiones de la masculinidad, como sucede en el movimiento en general. La característica de este libro es que reúne a un montón de artistas que vienen laburando en otras expresiones y entonces realmente da cuenta de la diversidad sexual y todo lo que ahí se pone en juego”.

Además, otra cuestión a destacar para el coordinador del Área es que los trabajos seleccionados “tienen una mirada social muy importante”. Clapié explicó que no se trata de “la historieta del superhéroe, sino que habla de la realidad, tiene un posicionamiento crítico y un posicionamiento político-ideológico. Eso le da otro sabor y la hace muy seductora, inclusive para el que no conoce el género y se está acercando por primera vez”. Temáticas de suma actualidad para el colectivo atraviesan las tiras: el caso de Higui, “la visibilidad, la integración, los circuitos de sociabilidad”.

Sin dudas, la repercusión y las réplicas que está teniendo Historieta LGBTI son lo más importante para sus impulsores. “Este producto genera una nueva herramienta para poder llegar a otros jóvenes que no hayan tenido otros recorridos anteriores, a otros jóvenes que puedan empezar a encontrar a partir de este lenguaje un reflejo identitario”, afirmó Clapié, que resaltó que el libro “rompe con las ideas estancas de las identidades políticas” y no presenta “expresiones identitarias estereotipadas”.

Finalmente, el coordinador contó: “La sorpresa es que también está funcionando con algunos no tan jóvenes. Los corsets nos atraviesan a todos y para algunos más veteranos, poder leer con esta frescura otras expresiones legitimadas a partir de estos discursos, es habilitador”.