23 de septiembre

Inclusión

Desarrollo social
Capacitación

Nueva Oportunidad: jóvenes del taller de diseño de indumentaria repartieron donaciones

Son mujeres que se capacitan en la Casa de la Cultura de Barrio Alvear, del Sudoeste. Repartieron sus propias creaciones en el Hospital Geriátrico y la maternidad del Roque Sáenz Peña.

Las jóvenes que forman parte del taller de diseño de indumentaria que la Municipalidad de Rosario y la Provincia dictan en la Casa de la Cultura Barrio Alvear (pasaje Lett 4253), en el distrito Sudoeste, en el marco del programa Nueva Oportunidad, repartieron este jueves toallas, mantas y ropita para recién nacidos confeccionadas por ellas mismas a abuelas y abuelos del Hospital Geriátrico Provincial y a mamás del Área de Atención Integral de la Mujer del Hospital Roque Sáenz Peña.

Se trata de 30 mujeres que cursan embarazos o acaban de ser madres y participaron a lo largo de este 2017 en los talleres donde aprenden todo lo necesario para diseñar moldes, cortar telas y confeccionar prendas con el manejo de máquinas industriales. Con sorpresa y una sonrisa en la cara, tanto las abuelas y abuelos del Hospital Geriátrico como las recientes mamás de la Maternidad del Roque recibieron los regalos, al tiempo que se interesaron por el proyecto y, por supuesto, agradecieron el gesto solidario.

La actividad fue el broche de oro del 2017. "Es un orgullo enorme acompañar a estas madres en su proceso de capacitación, verlas superarse día a día y aún más retribuyendo a la sociedad la aprendido. Este es el resultado de la integración social que genera el programa Nueva Oportunidad reafirmando la característica fundamental de los rosarinos que es la solidaridad", manifestó en la ocasión Juan Manuel Ferrer, director del Centro Municipal Distrito Sudoeste.

Por su parte, el coordinador de Cultura del CMD, Federico Heitz valoró como muy positiva la experiencia de este año. “Tenemos grupos que fueron sosteniendo su participación en el taller, muchas veces con las dificultades al ser mamás, organizar toda una familia, pero ellas pudieron sostener la presencia”, destacó.

También resaltó: “Nuestro objetivo, que pudimos lograr, es que puedan tener un lugar para ellas propio”. “Generalmente es una etapa en la que se encuentran mucho tiempo en la casa y pierden la posibilidad de socializar y encontrar un espacio para ellas”, apuntó y agregó: “Pudimos abordar múltiples situaciones problemáticas con ellas, tratando de acercarles todos los recursos y propuestas sociales del municpio y la provincia.

“Apostamos a construir un grupo solidario, proactivo, y que identifiquen al centro cultural como la casa de las familias del barrio, y las vemos muy identificadas, muchas veces vienen a otras actividades de la Casa de la Cultura y eso nos pone muy contentos y nos renueva la fuerza y el compromiso para el próximo año”, sumó Heitz.

Regalar cariño

Entre las mamás del Nueva Oportunidad que visitaron el Hospital Geriátrico y la maternidad del Roque está Camila Echagüe, quien se mostró contenta con “poder demostrar lo que estamos aprendiendo y regalar un cariño a la gente”. La joven mamá destacó que la actividad les permitió “visitar a los abuelos que a veces se sienten un poco solos y demostrarles que no es así”. “Se pusieron muy contentos todos y eso a mí me hace bien, saber que hacemos cosas buenas para que la gente se sienta bien”, agregó.

Camila empezó a cursar el taller del Nueva Oportunidad por recomendación de la escuela donde estudia. Su balance de este año es más que positivo: “Me sentí muy bien, muy acompañada por todas las chicas”, dijo y sumó: “Pensé que no iba a aprender casi nada pero nos pudimos desenvolver muy bien”.

Con cara de alegría

Mirta Sosa es una abuela que vive en el Hospital Geriátrico Provincial. No ocultó su alegría al recibir el regalo de las jóvenes. “Les agradezco el esfuerzo y las ganas de venir, acordarse de los viejecillos que estamos acá, ojalá todos se ocuparan así”, dijo y destacó que “vienen con una cara de alegría a brindarnos algo”. “Me gusta que actúen así, si todos pusiéramos un poquito de arena haríamos un gran castillo”, agregó.