25 de mayo

Control

Fin de semana con controles vehiculares y un accidente con alcoholemia positiva

Se concretaron más de 300 intervenciones nocturnas que dejaron un saldo de 51 vehículos trasladados al corralón municipal.

A lo largo del fin de semana, la Municipalidad de Rosario, a través de la Secretaría de Control y Convivencia refrozó las acciones preventivas en el espacio público durante el horario nocturno. Entre la noche del jueves y la madrugada del domingo, se concretaron 51 remisiones vehiculares. Además, el sábado por la noche se intervino en un accidente en el que uno de los conductores involucrados dio positivo en el test de alcoholemia.

Agentes municipales, junto a personal de la Policía de Rosario, realizaron 305 intervenciones en el tránsito nocturno con un total de 51 traslados vehiculares. Del total de remisiones, 24 fueron por alcoholemia positiva y dos por narcolemia. El resto se dio por falta de documentación y elementos de seguridad reglamentarios.

El sábado por la noche, se intervino en un accidente vehicular en la intersección de Rodríguez y Catamarca entre un taxi y un vehículo particular. Al conductor de este último se le registraron 1.48 gramos de alcohol en sangre cuando se le practicó el test correspondiente.

Por su parte, el conductor del taxi arrojó resultado negativo de alcoholemia. La persona que viajaba como pasajera sufrió algunas lesiones leves y el procedimiento fue derivado a la Comisaría 7°.

"Estamos presentes en los espacios públicos para promover el cumplimiento de las normas y así generar condiciones de convivencia urbana", remarcó el secretario de Control y Convivencia Guillermo Turrín, y agregó: "Igualmente necesaria es la concientización de la necesidad de terminar con las conductas irresponsables al volante". 

Detenido por conducir un taxi trucho

El domingo, agentes de la Guardia Urbana Municipal detectaron a un taxi que tenía sus datos cubiertos. El conductor intentó fugarse, pero luego de una breve persecución, fue reducido y detenido por la Policía de Rosario. Las acciones fueron llevadas adelante junto a la Unidad Regional II de la Policía de Santa Fe.

Mientras realizaban una recorrida preventiva por la zona oeste, personal de la GUM advirtió un taxi cuyos números laterales estaban cubiertos. El vehículo fue divisado circulando por Br. Avellaneda, en inmediaciones de calle Mendoza. Se le hizo señas para que detenga pero el conductor dobló por Mendoza con el semáforo en rojo. Se inició una persecución y, tras dar varias vueltas, fue reducido por efectivos policiales en Cochabamba al 4400.

Los agentes intervinientes confirmaron que la unidad era ilegal. Por su parte, el conductor fue sometido a un test de alcoholemia que dio negativo. Fue esposado y el procedimiento derivado a la seccional policial.

"Remarcamos una vez más la importancia de nuestra presencia preventiva en la vía pública para, a través de nuestra intervención como Estado municipal, promover sanciones a los incumplimientos de las normas y así mejorar la seguridad en la ciudad", expresó Turrín.