19 de agosto

Plan Abre

Los consorcistas de Rouillón y Seguí celebraron la transformación del barrio

Vecinos del sector que está siendo intervenido por el Plan Abre festejaron en el Polideportivo Deliot y reflexionaron sobre la importancia de constituir consorcios.

La remodelación integral del Fonavi de Rouillón y Seguí, que la Municipalidad de Rosario y el Gobierno de la provincia vienen llevando adelante en el marco del Plan Abre, no le es indiferente a los vecinos y las vecinas del barrio: desde que comenzó la obra se reúnen todas las semanas para debatir y fijar prioridades sobre los trabajos que realizan en conjunto los equipos de municipio y provincia.

Como las obras avanzan a buen ritmo, fue momento propicio para festejar en el Polideportivo Deliot y reflexionar sobre la importancia de constituir consorcios, asumiendo el compromiso de acompañar los trabajos del Plan Abre. Cada torre se encargó de convocar a su gente y se organizaron entre todos para llevar música y espectáculos que pusieron color y diversión al encuentro.

Durante la jornada, Sandra Quiroz, de la torre 60, tomó la palabra para agradecer al Centro Municipal de Distrito Oeste y al equipo del Plan Abre, reconociendo que al principio dudaba de que la ejecución del proyecto se hiciera efectiva. “A medida que la obra fue avanzando y al ver que se hacía lo que veníamos esperando hace tiempo y que creíamos que no se iba a realizar, empezamos a confiar en que nuestro sueño se hacía realidad”, aseguró Sandra. Y auguró: “Esperamos que puedan seguir adelante y que todo el complejo quede hermoso”.

Por su parte, la subsecretaria provincial del Plan Abre, Cecilia Mijich, sostuvo: “Este es un barrio en el que el gobierno de la provincia decidió invertir y junto al municipio elaboramos los proyectos técnicos para concretar los trabajos que significan una mejora sustancial en la calidad de vida de los vecinos y vecinas, al tiempo que ayudan a mejorar la seguridad de toda la zona”.

La remodelación integral del Fonavi de Rouillón y Seguí se viene dando desde fines del 2017: en una primera instancia la Secretaría de Estado del Hábitat concretó las refacciones en los casos más urgentes, donde se encontraron graves problemas estructurales, y luego intervino la Secretaría de Obras Públicas, que licitó la totalidad de la obra, con un presupuesto oficial de 180 millones.

El proyecto en su totalidad incluye la intervención en 198 torres, beneficiando a más de 800 familias. En cada edificio se están impermeabilizando los techos, arreglando muros y ventanas e hidrolavando y pintando todas las torres. Asimismo, se demolerán y volverán a construir 66 escaleras y 100 muros medianeros, lo que facilitará el acceso a los edificios y colaborará con la seguridad de los mismos. También está en marcha la renovación de todo el sistema cloacal.

Lucía Elis García tiene 71 años, vive en el barrio hace 40 y para ella “es un logro" ver su torre "florecer después de tantos años”. “Me gusta cómo me queda mi casa y las otras de al lado porque estaban bastante deterioradas”, dijo la vecina y agregó: “También nos citaron a todos a las reuniones, donde al principio todo era quejas pero luego fueron arreglando y ya casi terminan todo lo que estaba roto”.

En tanto, Catalina Flores, que vive allí hace 35 años, aseguró que “estas mejoras integran el barrio a la ciudad”. “Me encanta ver cómo quedaron las escalera con barandas nuevas, y estamos expectantes a cómo va a quedar todo cuando esté terminado”, explicó.

A la par de las obras de infraestructura trabaja un equipo social del municipio y la provincia que realiza un relevamiento diario en la zona, fomentando el diálogo y la participación ciudadana. De este acercamiento surgió el diseño de una nueva plaza en el corazón del barrio con el fin de que los vecinos y vecinas convivan en un espacio público generado por ellos mismos.

Siguiendo con este esquema de participación, ya se conformaron 25 consorcios – uno por torre – y los que quedan por conformar ya tienen fecha para hacerlo. En este sentido, la coordinadora general del Plan Abre Lionella Cattalini aseguró que “promover el trabajo de los consorcistas es fundamental para establecer las prioridades y necesidades del barrio". Asimismo explicó que “una vez finalizadas las obras, serán los consorcios los encargados del mantenimiento del complejo y al constituirse de manera legal podrán solicitar créditos para seguir refaccionándolo”.