13 de diciembre

Cultura

La 2ª edición de la MicroFeria de Arte Contemporáneo superó todas las expectativas

Galerías locales y nacionales formaron parte de la propuesta que se realizó durante 3 días en el CEC, con el objetivo de difundir y alentar el mercado de obras de arte.

Más de dos mil personas visitaron la MicroFeria de Arte Contemporáneo 2018 que por segundo año consecutivo se realizó en el Centro de Expresiones Contemporáneas (CEC), organismo dependiente de la Secretaría de Cultura y Educación, entre el 5 y el 7 de de abril. En esta oportunidad participaron 15 galerías: 13 a partir de una convocatoria abierta y 2 invitadas.

Desde la organización celebraron los resultados de la Feria, en la cual se vendieron obras por medio millón de pesos. Entre otras cosas, destacaron la incorporación de espacios institucionales, tales como el área de descanso con proyección de films de Adrián Villar Rojas (se proyectó la trilogía El teatro de la desaparición); el espacio de editoriales institucionales de la ciudad de Rosario destinadas al arte, que tuvo entre los títulos más vendidos, en el stand de HyA Ediciones “Estudios y conclusiones. Bocetos y obras de Juan Grela” y los dos números de la revista “Materia Artística”; y en el stand de Castagnino+Macro Ediciones: “Es contemporáneo?” de Roberto Echen y “Recetas”; y el espacio homenaje a la artista Graciela Sacco con obra de su taller, concedida especialmente para la actividad, por Marcos y Clara Garavelli, hijos de la artista fallecida en noviembre de 2017.

El jurado que tuvo a su cargo la elección de las galerías estuvo integrado por Catalina Uturbey (Galería El Gran Vidrio, Córdoba), Sol y Bárbara Echevarría (Acéfala Galería, Buenos Aires), Alejandro Londero (coleccionista, Córdoba) y Richard Hernández (Coleccionista, Rosario).

"El jurado actuó de un modo excelente en la selección. Se apuntó realmente a una diversidad importante y todas las galerías fueron sumamente atractivas. Tanto las trece seleccionadas como las dos invitadas", destacó Roberto Echen, quien desde el Centro de Expresiones Contemporáneas llevó adelante la curaduría de la MicroFeria.

Sobre la participación del público, destacó la presencia de gente no habitué a “lo que es el circuito del arte”. Y en ese sentido, agregó: “Vino gente atraída por la feria y que se fue contenta. Los galeristas, el público visitante, los coleccionistas y compradores, todos se fueron contentos".

Por su parte, Catalina Urtubey, de la galería El gran Vidrio de Córdoba y jurado de la MicroFeria comentó: "El espacio del CEC estaba muy bien adaptado. El crecimiento de un año al otro fue impresionante. La gente estaba feliz. Se trata de un espacio muy interesante para visibilizar a colegas que hacen un trabajo muy difícil. Y es muy importante que la feria sea gratuita".

"La feria de este año me pareció alucinante con más presencia de coleccionismo que el año anterior. Un coleccionismo más federal. Vinieron coleccionistas de Córdoba, Buenos Aires y de Rosario", sostuvo.

Sol Echevarría, quien participó de la propuesta representando a la galería Acéfala, detalló: "Nuestra experiencia en la feria fue muy enriquecedora. A nivel personal, porque nuestra galería fue invitada por el jurado. Pudimos estar un poco del otro lado, pudimos ver la cocina de la feria para decirlo de algún modo. Ver cómo se gesta este tipo de proyecto. Por otro lado, en términos generales, me parece muy importante la descentralización de la escena artística".

Acerca del sentido de propuestas como estas, indicó que “esto fomenta un poco el flujo de las galerías, que circulen por distintos lados, aumenta el coleccionismo, aunque sea pequeño o mediano, en otros espacios. Además también puede llegar a un público general. La movilidad trae más beneficio a más personas”.

“Por ejemplo, me llamó la atención que hablé con varias galerías que era la primera vez que iban a una feria. Se respiraba una energía muy linda, con propuestas de gran nivel de artistas muy interesantes. Se tomaron el trabajo de armar una propuesta todas las galerías con una estética muy trabajada", terminó diciendo.

Otras de las actividades con importante concurrencia fueron los denominados “Encuentros de Café”.

El jueves se abrió el diálogo entre galeristas de MicroFeria. Participaron representantes de las 15 galerías y fue invitada Camila Charask, directora de Meridiano (Cámara Argentina de Galerías de Arte). Esta actividad contó además con la presencia de estudiantes de la Escuela de Artes y Oficios N° 1 Dr. Pedro Radio, de Victoria, Entre Ríos, que vinieron especialmente a la MicroFeria.

El viernes se abordó un tratamiento del arte con una perspectiva de género, partiendo de la obra de Graciela Sacco para analizar la participación de las mujeres en el arte. Fernando Farina (curador, crítico de arte y docente), Lila Siegrist (artista y gestora cultural), María Laura Carrascal (docente investigadora Facultad de Humanidades y Artes, UNR) y Rubén Chababo (secretario de DDHH de la UNR) conversaron sobre la posibilidad que se presenta hoy de afianzar el rol de las mujeres y los colectivos femeninos en el campo artístico a partir de la irrupción de un reclamo histórico que se hace colectivo en miles de voces que se unen para reclamar un nuevo protagonismo. 

El sábado el eje que se abordó fue el arte y su relación con los medios de comunicación. Participaron Ana Martínez Quijano (curadora y crítica de arte, ámbito.com), Lisy Smiles (periodista, diario La Capital), Maite Acosta (artista y columnista de arte en Radio Universidad), Pablo Makovsky (periodista cultural) y Richard Hernández (coleccionista de arte local, columnista de arte en Radio Fisherton). La democratización del arte como punto de partida de esta relación y la responsabilidad de los medios de legitimar el arte, las obras y los personajes estuvieron en el centro de la conversación.

El sábado se presentó también el segundo número de la Revista Materia Artística, de la Escuela de Bellas Artes. Participaron en la presentación Norma Rojas, directora de la Escuela de Bellas Artes, y las docentes investigadoras María Elena Lucero, María Laura Carrascal y Laura Catelli.

Actividades

La convocatoria de la feria fue resultado también de acciones que acompañaron la expo de galerías. Dos instancias de “Microdancing” (sets de artistas DJs) coparon la feria. El jueves a través de la performance musical de NO-DJ Normal Uno (de El gran Vidrio Galería, Córdoba) y el viernes fue el turno de DJs Lolo y Lauti (UV Galería, Bs.As). El broche de oro musical de la primera jornada estuvo a cargo del músico Dani Umpi, quien presentó su disco Lechiguanas.

El viernes se realizó un MicroEvento, a cargo de las galerías seleccionadas por el jurado como “Suplentes”. Participaron Proyecto Carambola y On Gallery, dos iniciativas jóvenes de la ciudad de Rosario.

Obras

A lo largo de los tres días que duró la MicroFeria se vendieron obras de artistas de la ciudad de Rosario y del país: entre los más vendidos se destacaron los nombres de Mele Bruniard, Eduardo Serón, Román Vitali, Daniel García, Pablo Guiot, Sandro Pereira, Noelle Lieber y Mariana Bersten, entre otros. Las ventas superan los 500.000 pesos.

Entre las galerías que más comercializaron obras están Diego Obligado (uno de sus artistas más vendidos fue el reconocido Román Vitali), estudioG (el artista más vendido fue Daniel García) y Galería Subsuelo, que con su corta existencia (el espacio inauguró en Rosario a fines de 2017) logró insertarse muy bien en el circuito local.