20 de septiembre

Control

Convivencia

La Municipalidad debe desocupar espacios públicos hasta dos veces por día

Mayormente se trata de ocupaciones indebidas de terrenos públicos y privados. Plazas y peatonales son los lugares más vulnerables. También se registraron casos en obras en construcción.

La Municipalidad de Rosario interviene en un promedio de dos casos por día de ocupación indebida de espacios públicos. En su mayoría se trata de personas que se instalan en plazas, parques o peatonales, pero también se registran usurpaciones masivas de terrenos públicos y privados y obras en construcción.

A través de la Dirección General de Control Urbano, dependiente de la Secretaría de Control y Convivencia Ciudadana, el municipio interviene también en casos de edificaciones irregulares que impiden el uso común del espacio. La utilización de veredas sin permiso es otra de las problemáticas que se evidencian. La preservación y promoción de la convivencia urbana y la libre circulación y permanencia de todos en las calles de la ciudad conforman el marco de acción.

El secretario de Control y Convivencia Ciudadana, Guillermo Turrin, explicó que existen distintos tipos de acciones desarrolladas en relación a lo que se denomina como ocupación indebida, entre las que enumeró la liberación por usurpación masiva de espacios públicos, intervenciones ante la construcción irregular de edificaciones, asentamientos de personas o grupos de personas en parques, plazas, peatonales o avenidas, usurpación de edificios u obras en construcción y también la ocupación indebida de veredas.

Según confirmó el director de Control Urbano, Martín Cervino, en lo que va del año se ejecutaron unas 38 intervenciones por ocupaciones masivas de tierras, edificación de cocheras y retiro de escombros abandonados al igual que una diversidad de elementos en desuso. Se contabilizan, por otra parte, unas 79 ocupaciones de acera, 82 intervenciones por venta ambulante y 31 secuestros en ese sentido.

Los casos se conocen a través de denuncias radicadas en el 147 o llamados telefónicos de vecinos a la repartición, pedidos en el marco del Plan Abre, requerimientos de juzgados, o bien son detectados en el marco de los patrullajes preventivos que se ejecutan diariamente por agentes municipales.

"Las acciones desarrolladas son constantes, de un promedio de dos intervenciones por día. En su mayoría son ocupaciones de plazas y parques de parte de personas que se instalan con sus cosas. Las intervenciones tienen lugar principalmente en los barrios pero en el centro de vez en cuando ocurre también", señaló Cervino.

El funcionario mencionó dos situaciones que tuvieron lugar en abril. "Logramos que un grupo de hombres abandone la plaza López (avenida Pellegrini y Laprida) a través de acciones de disuasión. Los vecinos denunciaron que tomaban alcohol y molestaban a los chicos que jugaban o pasaban por ahí", indicó y advirtió: "Además de buscar garantizar el uso democrático y seguro de la plaza, se intervino para evitar posibles enfrentamientos entre estas personas y los habitantes de la zona".

Otra situación tuvo lugar en los galpones frente al Monumento a la Bandera: "Se instalaron dos grupos, uno proveniente de Buenos Aires y otro de Misiones. Armaron las veces de carpas con sus elementos personales y hasta parrillas. Los agentes de Control desalentaron sus intenciones de permanecer y finalmente abandonaron el lugar", precisó.

Otra forma de usurpación es en obras en construcción. Cervino mencionó que debieron proceder a la liberación de una obra ubicada en Güemes al 2700. Allí se ubicó un grupo de personas que aseguraba no tener un sitio donde habitar. También, se incluye en estas prácticas la ocupación indebida de veredas de parte de comercios o particulares, que no cuentan con el permiso necesario.

Mientras tanto, se observa una disminución de las llamadas tomas masivas. Sin embargo, se pueden mencionar dos situaciones que ocurrieron este año. A mediados de marzo se produjo la usurpación de tres terrenos públicos en inmediaciones de Juan XXIII y Garzón, que logró ser desbaratada. En abril, se realizó una ocupación del espacio verde que rodea a los playones deportivos municipales en el acceso a Rosario, en el barrio Las Flores, que también pudo ser desactivada.

Cómo actuar

Existe un protocolo de actuación que establece en primer lugar la identificación del espacio, esto es, saber si se trata de tierras públicas o privadas. Para este último caso, es preciso contar con una orden judicial a la hora de proceder con la liberación. Luego, se establece un diálogo con las personas en cuestión a las que se les explica que están cometiendo un acto ilícito. Si no desisten de ello, se da intervención a la fuerza policial.

Cuando se trata de grupos que expresan necesidades de tipo social, se concretan reuniones con distintas áreas municipales y provinciales a fin de encauzar dichos reclamos. En tanto, si se trata de construcciones irregulares, se eleva una notificación sobre la falta y, si se persiste en la misma, se efectúa una demolición o desinstalación. En los casos de personas que se instalan en terrenos públicos, se les exige su retiro y el de los elementos que suelen desplegar en el lugar, ya sean postes, chapas, cartones u objetos personales.

"Nuestras intervenciones, en este sentido, buscan promover condiciones de seguridad en la ciudad y garantizar el uso democrático de los espacios que compartimos. Debemos cuidar estos lugares para todos y no para un determinado grupo", manifestó el secretario Turrin y subrayó: "Creemos firmemente que éste es el camino indicado para lograr una necesaria convivencia en la ciudad".

Edificaciones irregulares

Desde el área de Control y Convivencia advirtieron que, últimamente, se trabaja en casos de edificaciones irregulares de cocheras en los barrios Fonavi. "Está modalidad es muy común y se terminan demoliendo si el infractor no retira la instalación", destacó Cervino. "Este año en Roullión y Bulevar Seguí se derribaron 8 construcciones irregulares dentro del espacio de uso común de los vecinos", ejemplificó.