18 de noviembre

Ambiente

Iniciativa municipal y comunitaria logró recuperar 68 mil kilos de frutas y verduras para fines sociales

Fein presidió la celebración del 1º aniversario de la inédita experiencia que se desarrolla junto al Banco de Alimentos y el Mercado de Productores en beneficio de 195 comedores e instituciones.

Al cabo de un año, el programa Recupebar, que gestionan de manera conjunta la Municipalidad, el Banco de Alimentos Rosario (BAR) y el Mercado de Productores, logró recuperar 68 mil kilos de frutas y verduras con fines solidarios. Este jueves, la intendenta Mónica Fein participó de un acto en el que se celebró el primer aniversario de esta iniciativa y en el que se reconoció a los puesteros que se sumaron, como también a las cuatro mujeres que trabajan recolectando los alimentos donados.

El Recupebar es un programa que se desprende de la campaña Los Alimentos no se Tiran y que apunta a recuperar todas aquellas frutas y verduras que no sean consideradas aptas para la venta pero sí para ser consumidas. El alimento descartado es separado, limpiado y donado a 195 comedores e instituciones de la ciudad a través del BAR. De esta manera, aquellas mercaderías que iban a parar a la basura aunque podían ser consumidas ahora son un plato de comida para rosarinos con necesidades.

Durante el encuentro en el predio comercial de 27 de Febrero 3699, Fein resaltó que la iniciativa “es una tarea fantástica y un ejemplo extraordinario”; y agradeció al Mercado de Productores “porque están organizados para poder donar aquello que les queda, no tirarlo” y al Banco de Alimentos, “el actor fundamental que recupera esos alimentos y hace que lleguen al buen destinatario”. “Para la Municipalidad, no enterrar alimentos es fundamental, y poder saber que llega a buenas manos”, agregó.

La intendenta destacó que lo que se envía a los comedores y centros comunitarios “es mercadería en perfecto estado que no se ha vendido y que en lugar de ir a nuestro relleno sanitario llega a quien lo necesita, en excelente estado y cocinado con mucho amor”. Asimismo, advirtió que “las organizaciones sienten cada vez más demanda de personas que van a comer”, y en ese sentido subrayó: “Con el Banco cumplimos una función muy importante para que no se deseche comida”.

Cabe destacar que la iniciativa está acompañado del trabajo diario de Romina, María Raquel, María Isabel y Silvia, quienes también fueron reconocidas en la oportunidad. Las cuatro mujeres, con asistencia y acompañamiento de la Municipalidad, dejaron atrás su duro pasado de recolectoras en el relleno sanitario para pasar a tener hoy un empleo dentro del proyecto de recuperación de frutas y verduras que cumplió un año. Ellas son quienes se encargan de juntar y recuperar la mercadería que, por diferentes razones, los puesteros descartan, y de clasificar todo lo que sea apto para consumo.

Nada se pierde

A partir de un convenio firmado entre la Municipalidad, el Banco de Alimentos Rosario y el Mercado de Productores, el año pasado comenzó un trabajo tan intenso como solidario y comprometido. Así, comenzó a recuperarse la mayor cantidad de frutas y hortalizas posible, antes de que estas se desperdicien, y poder aprovecharlas distribuyéndolas entre más de 195 comedores de diferentes instituciones de la ciudad. A lo largo de este período se recuperaron más de 68 toneladas de alimentos.

Al cumplirse un año de la iniciativa, la Secretaría de Ambiente y Espacio Público junto a las instituciones que forman parte de este proyecto reconocieron la solidaridad y el compromiso de los comerciantes del Mercado de Productores con el emprendimiento. Actualmente, son 54 los puesteros que forman parte de la movida solidaria, y para este segundo año la idea es que se sumen más.

Roberto Bertucceli es uno de esos puesteros que vienen formando parte del Recupebar. “Antes (del inicio del programa) la tirábamos a la mercadería, porque no teníamos alguien que venga a hacer algo de esto y para la venta no servía”, aseguró y destacó que el proyecto “es algo muy bueno, que sirve”. En ese sentido, alentó a los puesteros que aun no forman parte de la iniciativa a “que se sumen, si tienen mercadería que realmente pueden darla que lo hagan, que es muy bueno”.

Balance positivo

El balance que hacen los coordinadores del proyecto es positivo, tras haberse recuperado 68.147 kilos de frutas y verduras a lo largo de todo este año. Pero esto no termina aquí, ya que la intención es continuar sumando puesteros que adhieran al proyecto general para evitar que esta mercadería se desperdicie en su etapa aprovechable.

“Estamos más que satisfechos por el gran resultado que ha tenido esta iniciativa a lo largo de un año de intenso trabajo. Esto es un ejemplo de articulación público-privada en pos de la sociedad en su conjunto. Evitamos el desperdicio de alimentos, y logramos que los comedores que los necesitan puedan tener productos de una muy buena calidad”, manifestó por su parte Marina Borgatello, secretaria de Ambiente y Espacio Público.

“La problemática del desperdicio de alimentos es de escala global, ya que un tercio de los mismos terminan como residuos, y esto apunta a darle una solución desde nuestro lugar, con resultados satisfactorios”, cerró.

Pablo Avalle, miembro de la comisión directiva del BAR, aportó: “Hemos multiplicado por ocho la cifra de lo que estábamos recolectando de frutas y verduras antes del programa”. “Estamos muy contentos de poder estar festejando un año porque eso quiere decir que hemos trabajado bastante para poder recuperar más frutas y verduras, productos esenciales para la dieta de los chicos con los que trabajamos”, agregó.