21 de septiembre

Salud

Prevención

Salud Pública recuerda medidas para prevenir la leptospirosis

Las persistentes lluvias generan condiciones para la propagación de la enfermedad. Se recomiendan acciones preventivas y, ante dudas o probables síntomas, consultar al efector de salud más cercano

En el marco de las persistentes lluvias, autoridades del Ministerio de Salud Provincial y de la Secretaría de Salud Pública municipal recomiendan extremar las medidas para prevenir la leptospirosis, conocida también como “Fiebre de los Pantanos o del Fango”.

Se trata de una enfermedad zoonótica que puede contraerse mediante el contacto con aguas, terrenos húmedos, basura, escombros, o suelos contaminados con la orina de animales infectados con leptospiras. Las personas se infectan por la exposición al agua contaminada, pudiendo desarrollar una enfermedad que varía desde un cuadro parecido a la gripe hasta una enfermedad grave con compromiso hepático, renal y pulmonar. 

Cabe destacar que las ratas son los principales reservorios de la enfermedad, las cuales eliminan las leptospiras por la orina contaminando el medio ambiente. Los animales más propensos a padecerla son perros, gatos, bovinos, porcinos y equinos.

Quienes tienen mayor riesgo de infectarse son las personas que en las últimas semanas han estado en zonas con acumulación de agua, o que realizan actividades recreativas y/o laborales sumergidos en arroyos, lagunas, zanjas y fundamentalmente en agua estancada.

Síntomas

Los síntomas de leptospirosis son similares a los de una gripe con fiebre, dolor de cabeza o muscular, enrojecimiento de las conjuntivas, sarpullido, náuseas y vómitos. Se presentan luego de un período de incubación de 1 a 2 semanas y ante estas manifestaciones se debe consultar rápidamente al servicio de salud más cercano.

Medidas preventivas

  • Evitar el contacto con agua estancada.
  • Utilizar medidas de protección adecuadas (botas y guantes) cuando se trabaja en zonas de riesgo.
  • Desmalezar la casa, limpiar baldíos y patios.
  • Tapar los orificios del hogar por donde puedan ingresar los roedores.
  • Eliminar basura y escombros para que no se transformen en refugio de roedores.
  • Colocar la basura en recipientes con tapas ajustadas y a más de 30 cm de altura. En caso de no contar con servicio de recolección enterrarla y taparla.