22 de septiembre

Intendencia

Obras
Plan Abre

Fein y Lifschitz celebraron junto a vecinos la profunda transformación de Cordón Ayacucho

1.300 familias se ven beneficiadas por la urbanización que municipio y provincia ejecutan en Tablada con el Plan Abre. Intendenta y gobernador compartieron un encuentro con residentes del sector

Vecinos y vecinas que están siendo beneficiados con el ambicioso plan de urbanización de Cordón Ayacucho, llevado adelante de manera conjunta por el municipio y el gobierno de la provincia a través del Plan Abre, celebraron este viernes 29 de junio el inicio de una nueva etapa para el barrio. El punto de encuentro fue el cruce de las calles Ameghino y Patricias Argentinas, dos arterias que marcan un eje fundamental de la transformación de la zona, ya que a partir de la apertura de estas cuadras comenzó la integración definitiva del sector al barrio Tablada.

La intendenta Mónica Fein y el gobernador Miguel Lifschitz participaron de la festiva jornada y compartieron una merienda con los vecinos del sector. Además, como símbolo del comienzo de esta nueva etapa, las autoridades plantaron un árbol que completó simbólicamente los 100 que fueron colocados en el barrio durante la última semana en el marco del proceso de urbanización del barrio.

“Un barrio donde no hay servicios públicos, donde no hay iluminación, donde no llega una ambulancia es un barrio que se enferma y se aísla del resto de la ciudad. Urbanizar significa que estamos construyendo ciudad. Trabajando en conjunto, en infraestructura y en lo social,  entre el municipio y el gobierno de Santa Fe, vamos mejorando la calidad de vida de los habitantes de este barrio y de toda la zona sur”, destacó Fein.

“Todavía nos queda abrir varias cuadras más en el sector”, sumó la intendenta y enmarcó las mejoras junto a "las obras en el parque Héroes de Malvinas, y el proyecto del Museo del Deporte que forma parte de esta gran transformación de la zona sur". 

En tanto el gobernador señaló su entorno y sostuvo: "Lo que ven como calles abiertas, con los frentes ordenados, con iluminación, cordón cuneta y todos los servicios antes era un pasillo muy angosto, de metro y medio, imagínense lo que representa este cambio para todas las familias de histórico barrio de Tablada". 

En este sentido, el mandatario provincial indicó que "cuando se mejoran las condiciones del hábitat, del entorno urbano, eso mejora las condiciones de seguridad, hace que la gente pueda transitar por las calles y definitivamente mejora la vida de la gente".

Lifschitz sostuvo además que estas obras "son parte del trabajo que estamos haciendo con el Plan Abre en toda la ciudad, en más de 40 barrios intervenidos de Rosario, con inversiones muy grandes en obras de infraestructura como la que vemos aquí. Pero detrás de la obra vial o de mejoramiento urbano hay un trabajo social fundamental, con las familias, con los jóvenes y con las instituciones de cada barrio", cerró. 

Durante su recorrida, Fein y Lifschitz visitaron además diversas instituciones, como la escuela primaria San Pablo N° 1.417 (Necochea y Uriburu), donde fueron recibidos por docentes y alumnos. También se reunieron con los coordinadores del Centro de Vida Padre Misericordioso y el Centro de niñez Belén y dialogaron con jóvenes que participan del taller de diseño digital en la escuela técnica Santa Margarita, en el marco del programa Nueva Oportunidad.

Más de 1.300 familias beneficiadas 

Las obras benefician de manera directa a más de 1.300 familias que habitan en uno de los asentamientos más antiguos y emblemáticos de la ciudad en el sector comprendido por las calles Benito Juárez, Ayacucho, Pje Ivanowski, Patricias Argentinas y Necochea.

El proyecto incluye la apertura de 13 cuadras y la ejecución de obras de infraestructura como pavimento, desagües pluviales, tendido eléctrico, agua, cloaca, y alumbrado público. Hasta el momento 4 cuadras están finalizadas y 1 en ejecución. Además, cien familias, cuyas viviendas estaban instaladas sobre los trazados, fueron relocalizadas en distintos barrios de la ciudad.

También se construyeron 370 metros lineales de tapiales frentistas, lo que da al barrio un paisaje unificado y permite visualizar el antes y después en la transformación del lugar. También se contabilizan ejecutados hasta el momento 700 metros lineales de veredas de hormigón y unas cincuenta viviendas conectadas a las redes de servicios.