18 de noviembre

Salud

La experiencia del sistema de salud de Rosario estuvo presente en el Senado

El titular de la cartera sanitaria local, Leonardo Caruana, participó como expositor en el debate por la Ley de Interrupción Voluntaria del Embarazo.

Este miércoles, el sistema de salud de Rosario se hizo presente en el debate en torno a la Ley de Interrupción Voluntaria del Embarazo que se está llevando a cabo en la Cámara de Senadores y que se votará el próximo 8 de agosto. El secretario de Salud Pública, Leonardo Caruana, fue invitado nuevamente al Congreso (en el mes de abril había participado en el debate en la Cámara de Diputados) y durante su intervención expuso la historia y experiencia de la ciudad en la construcción de un sistema de salud basado en derechos.

"Muchos han planteado aquí la necesidad de sistemas de salud cercanos y accesibles. En Rosario, en la década de los noventa, cuando se planteaba claramente que con menos Estado íbamos a tener más democracia o más derechos, se decidió un camino inverso que tiene que ver con la construcción de centros de salud cercanos en el territorio, a no más de 15 o 20 cuadras de donde viven las familias", introdujo el secretario al comienzo de su exposición. 

Es que desde la creación del Programa de Procreación Responsable en 1996 (devenido Programa de Salud Integral de la Mujer en 1997), el municipio delinea sus acciones en materia de salud sexual y reproductiva tomando como base la perspectiva de género (en tanto noción de derechos), garantizando el acceso a diversos métodos anticonceptivos y atención integral en los centros de atención primaria ubicados en todos los barrios de la ciudad. 

"En ese escenario se avanzó en políticas en salud sexual y reproductiva, casi acompañando el propio lema de los colectivos y organizaciones de mujeres, que tiene que ver con el acceso seguro y gratuito a todos los métodos anticonceptivos", aseveró Caruana, a la par que remarcó que "el 95% de mujeres entre 16 y 45 años que consultan a los centros de salud retira algún método anticonceptivo".

Alrededor de 20 profesionales, entre abogados, médicos y sociólogos, participaron el miércoles del segundo día de este debate. Durante su relato, el secretario de Salud Pública de Rosario resaltó la importancia de tener equipos de trabajo comprometidos en los territorios que "escuchan, acompañan y cuidan, sin juzgar".

En este marco, el funcionario relató la historia de cómo se fueron trazando las políticas de salud sexual y reproductiva en la ciudad para llegar hoy a tener cero muertes maternas por abortos: "Se planteó así, también siguiendo un camino que marcaron las organizaciones de mujeres, un Estado que viene trabajando una perspectiva de derechos, la necesidad de avanzar en el cumplimiento de los protocolos y guías de atención en relación a la Interrupción Legal del Embarazo, en una interpretación amplia, no restrictiva, avanzando en lo que significa la causal salud y garantizando que esta práctica se pueda hacer en los casos que el código penal establece como no punibles".




Abortos no punibles en Rosario

Rosario fue una de las primeras ciudades en legislar en materia de abortos no punibles. En 2005, adhirió a la guía de mejoramiento en la atención post aborto del Ministerio de Salud de la Nación. En junio de 2007, sancionó la Ordenanza 8.186 que cuenta con 7 artículos que definen que la mujer no debe ser discriminada y que debe recibir atención humanizada, rápida y efectiva, desde una clínica ampliada. También firma que en ningún caso de interrupción voluntaria del embarazo se requerirá la intervención o autorización de autoridad judicial o administrativa.

"Es a través de estas prácticas, del acceso al misoprostol y a otras como la aspiración de membranas endouterinas, que nosotros dejamos de ver, ya hace muchos años, esos síndromes severos con grandes complicaciones y secuelas en la vida de la mujer que incluso en algunos casos le provocaba el fallecimiento", continuó el secretario.

En Rosario, las interrupciones voluntarias del embarazo se abordan a partir de dos estrategias de Atención Primaria de la Salud. Por un lado, a partir de la compra de misoprostol por parte de la Secretaría de Salud Pública desde el año 2012, el 80% de los casos se resuelven de forma ambulatoria en el primer nivel de atención, es decir, en los centros de salud cercanos a los hogares de las mujeres.

Por otro lado, en el año 2016 se incorporó la técnica de Aspiración Manual Endouterina (AMEU) como método de evacuación uterina tanto para interrupciones legales del embarazo como para atender abortos incompletos. Este procedimiento se realiza en hospitales del segundo nivel de atención y, junto al uso de misoprostol, garantizaron una disminución constante de las hospitalizaciones por abortos.

Para cerrar su intervención, el secretario de Salud Pública planteó que, de aprobarse, la Ley brindaría más herramientas y marcos legales no sólo a las mujeres, sino también a los equipos de trabajo, siendo esto algo fundamental y necesario para continuar garantizando una Red de salud pública que es ejemplo en el país.