13 de noviembre

Cultura

Distritos

Los Espacios Culturales de los 6 distritos mostraron sus producciones anuales

A lo largo de tres jornadas y con actividades gratuitas para toda la familia, se desarrollaron las muestras finales de los distintos dispositivos municipales de aprendizaje.

Los Espacios Culturales de los 6 centros municipales de Distrito de la ciudad concretaron, entre el sábado 20 de octubre y el sábado 3 de noviembre, sus respectivas muestras finales con las actividades desarrolladas a lo largo del año. En este marco, cada minimunicipio celebró su exhibición de cierre con múltiples propuestas gratuitas y abiertas al público en general.

El punto de partida lo dio el CMD Sudoeste el 20 de octubre, con una puesta especial en torno a la plaza Santa Isabel de Hungría. El objetivo fue visibilizar la apropiación de los espacios verdes por parte de vecinas y vecinos, reivindicando las expresiones artísticas que se plasman en estos lugares de cada barrio. De este modo, la plaza ubicada en el corazón de barrio Alvear se llenó de niñas, niños, jóvenes y adultos, que pudieron expresar su arte. Unos 300 artistas interactuaron junto a los más de 500 asistentes que disfrutaron de las diversas propuestas.

Posteriormente, el sábado 27, llegó el turno de la muestra del CMD Centro. La propuesta constó de un viaje artístico de dos horas a través de diferentes disciplinas como la fotografía, la música, plástica, diseño de indumentaria, acrobacia, street dance, teatro y danzas folclóricas, entre muchos otros lenguajes artísticos. Más de 500 personas participaron de la actividad, a la que se sumaron otros tantos transeúntes a los que la muestra tomó de sorpresa por el parque de la Independencia, en un circuito especialmente diseñado con estaciones donde los participantes de cada taller realizaron su intervención.

Las actividades iniciaron alrededor de las 16, cuando miembros de los espacios de hip hop coparon las escalinatas del Castagnino e hicieron un contrapunto con un histórico payador, en un cruce de estilos musicales atravesados por la historia de Tucumán Arde. Desde allí los espectadores partieron en bicicletas públicas, en colectivo (una línea Q convocada especialmente para la ocasión) o a pie y pasaron por la segunda estación, donde se llevó a cabo una intervención urbana a cargo de los talleres de Diseño de Indumentaria, en la zona del laguito del parque. Se estamparon remeras y telas, inspiradas en la producción de la artista rosarina Graciela Sacco.

En la tercera estación del circuito se disfrutó de la Peña folclórica, en zona de la gruta de la Virgen, con más de 50 bailarines presentes; y la cuarta parada fue en el Rosedal, donde se realizó una demostración de los talleres de acrobacia y street dance, junto con relatos fantásticos creados por los talleres de guion de cine, que se escucharon a través de un código QR diseñado por los propios chicos. Por último, en el Museo de la Ciudad tuvieron lugar las tres estaciones finales, con una muestra de fotos-murales en blanco y negro a cargo de los Espacios de fotografía; una instalación inspirada en una leyenda Qom de los talleres de plástica (que quedó expuesta en el Museo de la Ciudad) y el ensamble musical, con más de 20 músicos, de percusión, guitarra, acordeón y canto, quienes brindaron un concierto a modo de cierre de la actividad.

Una hora después, el mismo sábado 27, se llevó a cabo la muestra de cierre de Espacios Culturales del Distrito Sur. Durante la jornada se desplegaron propuestas en el auditorio y en el patio del centro municipal, contando con la presentación de los espacios de guitarra, folklore, la Banda Infanto Juvenil, rimas y ritmos, rap, canto y el Ensamble Juvenil. Además, los talleres de dibujo animado, cine, fotografía y experimentación artística llevaron a cabo representaciones con teatro de sombras. También se montaron espacios estáticos donde se mostraron las producciones de los talleres de orfebrería, arte en cuero, plástica, arte en papel, experimentación artística, dibujo, literatura y diseño de indumentaria.

Por otro lado, grandes, chicas y chicos se tomaron un tiempo para jugar partidas de ajedrez al aire libre, y experimentaron con el tablero gigante, una novedosa propuesta del Programa Municipal de Ajedrez. En tanto, los números musicales tuvieron dos protagonistas. Uno de ellos fue Diego, el músico cubano que sumó su impronta a la Banda Infanto Juvenil para brindar un repertorio a puro ritmo. Luego, el Candombe Amistá animó la tarde con el repiqueteo de los tambores y la alegría de los carnavales uruguayos. Finalmente, el público se dirigió a un auditorio donde aguardaba el Ensamble Juvenil Rosa Ziperovich, listo para dar el cierre definitivo a la muestra.

Paralelamente, los jardines de Villa Hortensia se transformaron en un parque de diversiones para la muestra del CMD Norte. Fue una tarde de juegos y encuentros entre vecinas y vecinos de los barrios Arroyito, Industrial, Sarmiento, Refinería, Travesía, Casiano Casas, Parque Casas, Unión y Parque Casas, Alberdi, La Florida, Lomas de Alberdi, La Cerámica, Parquefield, La Esperanza, Rucci, Fontanarrosa, Cristalería y Nuevo Alberdi.

Entre los diferentes juegos dispuestos para el disfrute del público, se destacaron el baile de las sillas, dígalo con mímica, la rayuela, el comecoco, juegos de mesa, pescaditos, tumbalatas y ponerle la cola al chancho, entre otros. Además se hicieron esculturas en un minuto, hubo un piano XL y se contaron historias al azar.

Asimismo, en el CMD Oeste la muestra tuvo al cine como eje temático. Bajo el lema Miradas del Oeste. Te Invito a ver, el espacio contó con una presentación, alfombra roja incluida, al estilo de los grandes estrenos de films. Se proyectó en pantalla gigante una película surgida a partir del registro de los procesos de los espacios culturales, con el fin de que las y los protagonistas pudieran verse como tales desde sus butacas, sintiéndose actores de ese proceso cultural.

Las muestras concluyeron el pasado sábado 3 de noviembre en el SUM del CMD Noroeste, donde se desarrolló la exposición con eje fundamental en el juego, con un nutrido marco de gente. A través de diferentes estaciones se conocieron las experiencias compartidas en los distintos espacios a lo largo del 2018.