20 de agosto

Salud

Prevención

Provincia y Municipio suman un nuevo centro para vacunarse contra la fiebre amarilla

El Hospital Alberdi se suma al listado de efectores donde se aplican las dosis. Vacunará los miércoles de 13 a 15.

En Rosario, la vacuna contra la Fiebre Amarilla se aplica en hospitales municipales y provinciales. Se recuerda que las dosis se suministran por única vez en la vida. Es decir, si una persona ya se inoculó, no es necesario que se la vuelva a poner. Es importante aplicarse esta dosis al menos 10 días antes del viaje.

De esta manera, los interesados pueden concurrir sin turno previo a los siguientes efectores: 

  • Hospital Carrasco. Avellaneda 1402. Martes de 12 a 14 y jueves de 8 a 10 h
  • Hospital Vilela. Visaroro 1855. Viernes de 8 a 12 h
  • Hospital Roque Sáenz Peña. Laprida 5381. Lunes de 13 a 15 h
  • Hospital Alberdi. Av. Puccio 575. Miércoles de 13 a 15 h
  • Hospital Centenario. Urquiza 3101. Jueves de 9 a 13 h
  • Hospital Provincial. Alem 1450. Martes de 10 a 12 h

Cabe recordar que desde junio de 2018, la Unidad de Frontera (Belgrano al 800) dependiente del Ministerio de Salud de la Nación no vacuna más contra la fiebre amarilla.

La fiebre amarilla se transmite por la picadura de un mosquito infectado. Es obligatoria la aplicación a toda persona que habite en áreas de alto riesgo y a los viajeros que ingresan o salen de zonas endémicas o epidémicas como por ejemplo Brasil. Hay zonas, donde si bien no es obligatoria, es recomendable. En la web del gobierno de Santa Fe se puede consultar el listado de lugares donde es obligatoria o recomendada.

La principal medida de prevención contra la fiebre amarilla es la vacunación. En época de vacaciones se recomienda a los viajeros que visiten zonas endémicas que se apliquen la vacuna al menos 10 días antes de viajar. Se debe concurrir con DNI y se vacuna a partir de los 9 meses a los 60 años. Los mayores de 60 deben realizar una consulta médica para evaluar el riesgo de complicaciones de la vacuna.

Si faltan menos de 10 días para viajar, se desaconseja la aplicación ya que puede generar síntomas gripales una vez en destino. En este caso, se recomienda la aplicación de repelente y su renovación según indicación de cada producto.

La vacuna contra la Fiebre Amarilla es segura y accesible, y proporciona una inmunidad efectiva contra la enfermedad en 80-100 por ciento de los vacunados al cabo de 10 días, y una inmunidad del 99 por ciento al cabo de 30 días. Una sola dosis es suficiente para conferir inmunidad y protección de por vida, sin necesidad de dosis de refuerzo.

Las manifestaciones clínicas son variables y van desde formas asintomáticas, pasando por formas leves con sintomatología inespecífica, hasta la fiebre hemorrágica clásica.

El período de infección aparece 3 a 6 días después de la picadura del mosquito. El comienzo es abrupto y el paciente presenta fiebre mayor de 39 grados, escalofríos, cefalea, náuseas, mareos, malestar general y dolor muscular, congestión facial. Este período dura de 3 a 6 días y el paciente se encuentra virémico, por lo que puede ser fuente de infección para mosquitos. Un 15 por ciento de las personas desarrollan una forma grave de la enfermedad que incluye sangrados, shock, falla de órganos y en algunos casos lleva a la muerte.

Prevención de la picadura de mosquitos

  • Usar ropa adecuada, preferentemente color claro.
  • Usar sobre la piel descubierta repelentes que contengan DEET entre 15 y 30por ciento. Repetir la colocación del repelente cada 4 o 5 horas. No aplicarlo sobre los ojos y la boca. El DEET es seguro durante el embarazo y en niños mayores de 2 meses. Colocarse primero el protector solar, dejar absorver 15 minutos y luego colocar el repelente. Las embarazadas y mujeres lactantes pueden utilizar repelentes que contengan DEET, de acuerdo con la seguridad del producto y las indicaciones del pediatra. La mayoría de los repelentes, incluso los que contengan DEET, pueden usarse en niños mayores de 2 meses. Al aplicarlo en niños evitar colocar en manos, ojos y boca.
  • Usar tul mosquitero (de ser posible impregnado con permetrina) sobre la cama; insecticidas en el interior de las viviendas (derivados del pyretrum): serpentines, espirales, tabletas termo evaporables, aerosoles.
  • En caso de observar un insecto sobre el cuerpo no lo aplaste. Sople enérgicamente para ahuyentarlo.