20 de agosto

Ambiente

Urbanismo
Agricultura Urbana

Rosario se encuentra entre las 10 ciudades de Latinoamérica más reconocidas por sus prácticas de agricultura urbana

Según un informe de la FAO (Organización para la Agricultura y la Alimentación de Naciones Unidas), es una de las ciudades latinoamericanas y del Caribe, con mayor crecimiento en este tipo

Uno de los tantos factores que distingue a Rosario, es su carácter de ciudad verde y autosustentable. En este sentido, mucho se vino trabajando en los últimos años a través del programa Agricultura Urbana, una gestión sostenible cada vez más reconocida por las ciudades de la región y las organizaciones internacionales y nacionales, que representa una estrategia de lucha contra la pobreza, una mayor concientización orientada en la buena alimentación y al cuidado del espacio verde.

Los resultados comenzaron a verse y así los destacan las organizaciones internacionales y los medios de comunicación reconocidos en todo el mundo. El pasado miércoles 9 de abril, la BBC publicó un informe de la Organización para la Agricultura y la Alimentación de Naciones Unidas (FAO, por sus siglas en inglés) que destaca a 10 ciudades latinoamericanas y del Caribe que cultivan plantas y crían animales para alimentación.

El trabajo se basa en los resultados de una encuesta llevada a cabo en 23 países y en los datos de 110 ciudades y municipios. "Se estima que más de 800 millones de personas están involucradas en agricultura urbana y periurbana", dijo Makiko Taguchi, agrónoma de FAO.

Taguchi explicó que en los países industrializados, el cultivo en las ciudades se practica casi como un "hobby". En los países en vías de desarrollo, en cambio, la agricultura urbana surge de la necesidad.

A continuación, el listado de las ciudades "verdes" destacadas por la FAO que incluyen o fomentan la agricultura doméstica y urbana como una forma sostenible de garantizar la seguridad alimentaria.

El informe hace una breve reseña del trabajo que vienen haciendo conglomerados populares como La Habana, Ciudad de México, Quito, Lima, Tegucigalpa, Managua, Belo Horizonte y Rosario.

También figuran casos particulares como el de Huerto Romita (espacio comunitario situado en el corazón del Distrito Federal para la producción de hortalizas orgánicas), Antigua y Barbuda (por el caso de un huerto doméstico ubicado en el norte de Saint John) y el Invernadero de El Alto donde, junto a las autoridades de la FAO, desarrollaron un plan de agricultura urbana e alto impacto.