25 de abril

Infancias

Cultura
Desarrollo social
Inclusión

El área de Infancias municipal profundiza promoción de la lectura a nivel barrial

Trabajadores de los Centros de Convivencia se capacitan acerca de cómo formar niñas y niños lectores. Se cuenta con apoyo clave de la Biblioteca Argentina y un singular dispositivo lúdico

Durante una serie de encuentros y conversaciones con distintos profesionales de la ciudad sobre mediación de lectura y promoción de la lectura y la escritura, la Dirección de Infancias y Familias de la Municipalidad de Rosario reflexiona y lleva adelante acciones para que la literatura infantil y juvenil llegue a todos los sectores y se convierta en herramienta de expresión y transformación para los más chicos.

En ese marco, el pasado miércoles en el CMD Noroeste, trabajadores y trabajadoras de diferentes Centros de Convivencia Barrial compartieron un encuentro con Federico Tinivella, subdirector de la Biblioteca Argentina “Dr. Juan Álvarez”, que tuvo como título “No recuerdo cómo llegar a casa. Algunas coordenadas de lectura para no alejarse tanto" y que incluyó tópicos como Prácticas y mediaciones de lectura, Géneros y producción de sentido, Construcción subjetiva, y La prepotencia de las tradiciones y los posibles caminos.

Durante la charla, los participantes reflexionaron y compartieron experiencias acerca de cómo se construye un lector, cómo generar un espacio para la lectura y la escritura, y las diferencias que se presentan de acuerdo a las edades. También discutieron sobre el propio recorrido de los adultos y adultas como lectores a los fines de poder transmitir y acompañar a niñas y niños.

“Estos encuentros tienen como objetivo dar a conocer más en profundidad el dispositivo de Paisajes de Papel y las valijas con libros y juegos que se van a poner a circular por los CCB, contándoles qué contienen, qué actividades sugerimos, qué se puede hacer con ellas, a través de encuentros íntimos entre especialistas de esta temática y trabajadores y trabajadoras de los Centros”, explicó Delfina Arias, miembro del equipo de la Dirección de Infancias y Familias.

Federico Tinivella, invitado especial del encuentro del miércoles, se mostró entusiasmado con este tipo de iniciativas. “Desde la Biblioteca hace mucho que venimos trabajando con Desarrollo Social en un aprendizaje conjunto. La idea siempre fue cómo pensar la Biblioteca en el territorio, ya que la Biblioteca es un lugar muy central de la ciudad. Entonces la descentralización partió a raíz del encuentro con Desarrollo Social y con los Centros de Convivencia Barrial, con la premisa de cómo generar igualdad en el acceso a la lectura. Cómo invitar a aquellos públicos que en general quedan por fuera o que en las casas no tienen libros”, historizó.

La idea es socializar experiencias que se dan en la Biblioteca e historizar un poco sobre la lectura, pensando en la poética de la lectura, cuál es su sentido, su para qué. Trabajamos el tema de la lectura como derecho, como posibilidad de encontrarse con uno mismo y con los otros, con mundos posibles, para no alienarse, para mirarse en el espejo y reconocerse, más teniendo en cuenta que nuestro espejo siempre fue eurocéntrico, nunca hubo un espejo latinoamericano y menos uno que dialogue con estas otredades que han sido excluidas, que tienen que ver con los pueblos originarios, los colectivos de participación, que nunca pudieron entrar siquiera en la Biblioteca. Entonces la idea es visibilizar la lectura, dialogar sobre ella y ponerle nombre a esa experiencia que no tiene parámetro, que no se mide, que es lo que le pasa a cada uno cuando lee”, aseguró Tinivella, rescatando la importancia del acceso a los libros para formar ciudadanos y ciudadanas críticos: “Siempre que se ha prohibido la lectura ha sido por algo: justamente porque lo que genera la lectura son seres críticos, comprometidos, reflexivos, y eso no les gusta a los gobiernos totalitarios”.

En cuanto al objetivo último de promover la mediación de lectura con niñas y niños, el subdirector de la Biblioteca Argentina enfatizó: “Tratamos de construir conjuntamente ganas de leer. Es un trabajo muy de hormiga que tiene que ser en red con el sistema educativo, con el sistema de salud, con Desarrollo Social, con Cultura, con las familias, con las asociaciones vecinales, para pensar en una sociedad lectora: que la palabra y la lectura aparezcan en distintos espacios. El mercado se enfoca en que seamos seres consumistas de comida chatarra y de bienes culturales chatarra, entonces la idea es poder mediar para que haya cierta excelencia en esos consumos culturales”.

Raquel Di Liscia, Marisel González y Delfina Arias forman parte del equipo de Paisajes de Papel, encargado de diseñar y poner en funcionamiento estos espacios de mediación de lectura, y se encontraban más que conformes con la tarea realizada en estos encuentros. “Esto es una continuación de una línea de trabajo que se empezó el año pasado que tiene que ver con la promoción de la lectura. La idea es tomar la lectura, y la literatura en general como herramienta de política pública”, explicó Di Liscia, al tiempo que González destacó como “muy enriquecedor reflexionar sobre la temática entre nosotros y con especialistas, y en especial esto de poder encontrarse con el otro y compartir experiencias, muchas que se están llevando a cabo, y poder reflexionar sobre otras que podemos realizar”.

Por otra parte, Arias enfatizó: “La promoción y mediación en lectura es una línea de trabajo de la Dirección de Infancias y Familias, porque pensamos que acá hay una herencia cultural que debe ser distribuida equitativamente. Ése es un posicionamiento político. También pensamos a la mediación como una metáfora del rol del adulto. Nos invita también a pensar cuál es nuestro rol como adultos, padres, madres, educadores: nuestro rol debe centrarse en esa transmisión. Lo vincular en esa transmisión es fundamental”. Para finalizar, Raquel recordó un concepto perfectamente adecuado para graficar la tarea de la mediación en lectura: “Yolanda Reyes, que es una pensadora, escritora y bibliotecólga colombiana, plantea que hay un triángulo amoroso entre el libro, el niño/a y el adulto/a, y esto también es parte de esa concepción. Si no hay una mediación, el libro es un objeto más. Se necesita de un otro, que es un adulto, para que el libro pase a ser un objeto que transmita sentido”.

Paisajes de Papel

Se trata de un dispositivo pensado para que funcione a partir y desde los libros infantiles que atraen y emocionan, en tanto los juegos que los acompañan ofrecen en algunos casos una primera entrada al mundo de la palabra. A quienes lo visitan se los invita a ingresar a un portal que está internamente intervenido con sonidos (en el que se escuchan voces de grandes y niños leyendo cuentos, y pequeños fragmentos de relatos infantiles), y donde también se encuentran diferentes microescenas de cuentos distribuidos por las paredes y personajes imantados que posibilitan construir diferentes historias.

Saliendo del portal se despliegan, a ambos lados, dos escenas con árboles que contienen breves fragmentos. Los niños pueden construir un escenario posible moviendo los rieles y recreando así diferentes escenas.

Por último, se dispone un mueble-mesa especialmente diseñado e intervenido con fragmentos de textos e imágenes de cuentos para que niñas y niños, junto con los adultos, descubran e interactúen con objetos, libros y juegos. Este lugar funciona como un libro álbum en el que imagen y texto construyen el sentido, articulando el adentro y el afuera como un pequeño universo de la imaginación.

Centro Municipal de Distrito Noroeste "Olga y Leticia Cossettini"

PROVINCIAS UNIDAS 150 BIS
Lunes a viernes de 08:00 a 19:00 Lunes a viernes de 08:00 a 13:30 (atención administrativa)

Conmutador: 4807680 \ muninoroeste@rosario.gov.ar