27 de junio

Ambiente

Una clown concientiza sobre el cuidado del ambiente en la costa rosarina

Como parte de las estrategias que lleva a cabo en forma periódica el municipio para captar la atención de grandes y chicos, «Cuchara» recorre la Rambla Catalunya y el balneario La Florida.

En una época donde la pelea por captar la atención de las personas se hace cada vez más difícil, siempre resulta una buena alternativa optar por metodologías no tradicionales. Mejor todavía si se trata de quitarle unos minutos al celular o la tablet para que los más pequeños se eduquen sobre buenas prácticas ambientales, cuidado del espacio público y construcción de la convivencia.

Bajo esa premisa, el municipio sumó en el último tiempo la participación de una clown en la Rambla Catalunya y el balneario La Florida, donde se aprovechó la gran afluencia de público –tanto en el verano como en los Juegos Suramericanos– para generar mayor participación en los dispositivos lúdicos que se enmarcan dentro de la denominada Kermesse Ambiental.

Micrófono en mano, una pollera con tul y la típica nariz roja, «Cuchara» se encarga de romper el hielo y atraer a niños y niñas (aunque también algún que otro adulto) a jugar, divertirse y aprender. “Al principio la gente le cuesta entrar en el juego, pero después se prenden y siempre hay muy buena onda”, contó.

La intervención de esta payasa se dio en sintonía con la utilización de nuevos dispositivos educativos presentado en el marco de una kermesse ambiental, donde se combinaron diferentes elementos para trabajar diferentes temáticas. Uno de ellos es un juego de la memoria donde los participantes tienen como objetivo aprender a separar sus residuos en cuatro categorías: verdes y voluminosos, residuos orgánicos, reciclables y restos. Con piezas boca abajo, se intenta encontrar el par, y una vez ello debe depositarse en el tacho que corresponda.

La biodiversidad también está presente en la kermesse, a través de dos dispositivos, llamados Con ganas de verte volar y Armar y descubrir. Gracias al activo rol de la presentadora, estos se convirtieron en los más concurridos del verano, en parte porque todos buscaban convertirse en ganadores del #IrupéChallenge, un desafío para resolver un rompecabezas en menos de 15 segundos.

“Con estos dispositivos nuestra idea era que toda la familia pueda aprender sobre las especies de la fauna y la flora del humedal, aprendiendo sobre irupés, camalotes, tortugas y sábalos”, informaron desde la Secretaría de Ambiente y Espacio Público, repartición que tiene a su cargo las estrategias para promover la realización de prácticas más amigables con el planeta.

La tecnología también se hizo presente entre los juegos del verano. Gracias a la utilización de un sistema de realidad virtual, los transeúntes fueron invitados a aprender sobre separación de residuos. Mundos paralelos -tal el nombre del aplicativo- ayuda a entender qué debe disponerse en los diferentes tipos de contenedores, según la posibilidad de ser reciclables o no.

En sintonía con estos dispositivos, en cada jornada se realizaron talleres sobre compostaje, en los que se pudo apreciar muestras de compost en sus diversas etapas de elaboración: la inicial, cómo se ve al primer mes y cómo debería ser el resultado final. También se hizo entrega a los paseantes de folletería orientativa sobre servicios de recolección, entre los que se destacó por su convocatoria el Canje de Yerba, a través del que vecinas y vecinos dejaban la usada en el compost inicial y, a cambio, se les llenaba su mate con yerba orgánica.

Articulación

La Rambla Catalunya fue también escenario de las celebraciones en febrero por el Día del Humedal, en donde se acercaron docentes y alumnos que participan del Proyecto de Extensión Universitaria Entre Arroyos y Ríos de la Facultad de Ciencias Agrarias de la Universidad Nacional de Rosario.