17 de octubre

Control

Seguridad
Convivencia

En el mes de marzo se remitieron más de 400 vehículos durante controles nocturnos en zonas vulnerables

Se trata de operativos que se desarrollan de forma sorpresiva, entre las 22 y las 6, en diversos barrios de la ciudad donde los vecinos solicitaron mayores condiciones de seguridad.

En el marco de múltiples controles nocturnos que se llevan a cabo en zonas vulnerables de manera conjunta entre la Secretaría de Control y Convivencia Ciudadana y el Ministerio de Seguridad provincial, a lo largo del mes de marzo se remitieron 412 vehículos por diversas faltas. 

El titular del área municipal, Guillermo Turrin, informó que se trasladaron al depósito municipal 402 motos y 10 autos. Según explicó, las remisiones tuvieron lugar durante operativos preventivos nocturnos desarrollados por la Dirección General de Tránsito junto al Tercio Delta del Comando Radioeléctrico de la Policía de Rosario. El objetivo de las intervenciones es fiscalizar el cumplimiento de la documentación y elementos de seguridad obligatorios, y eventuales conductores en conflicto con la ley penal.  

Las zonas en las que se ejecutan los procedimientos son aquellas en las que los vecinos solicitaron prevención y promoción de condiciones seguras. A modo de ejemplo, durante esta semana los agentes mantuvieron presencia en inmediaciones de Bv. Seguí y Garzón; Mendoza y Av. Pcias Unidas; Rondeau y Portugal; Bv. Seguí y Bv. Avellaneda; Génova al 6000; H. de la Quintana y Ayacucho; Mendoza y Juan Pablo II; Gálvez y Alem; Gutiérrez al 300; Juan J. Paso y Av. Pcias Unidas; Juan B. Justo y Juan Pablo II; Génova y Travesía, y Francia y Acevedo. 

Las intervenciones, explicó Turrin, son móviles y se llevan adelante de forma sorpresiva entre las 22 y las 6. A diferencia de los operativos diurnos o los de alcoholemia y narcolemia, en estas acciones, los efectivos policiales se encargan de identificar a conductores y acompañantes y fiscalizar cuestiones relacionadas con armas de fuego y drogas. 

Una vez concluida la verificación policial, los agentes municipales requieren la documentación del vehículo y controlan la presencia de elementos y medidas de seguridad reglamentarias. En este sentido, según mencionó el funcionario, se detecta la falta de casco y la chapa patente, así como también la titularidad del rodado y la presencia de pedidos de captura policiales.