16 de junio

Control

Convivencia

Entre abril y mayo, el municipio impidió más de 200 apropiaciones del espacio público

Del total, 34 son casos de usurpaciones masivas en distintas zonas de la ciudad, incluido un centro de salud municipal. En el resto, se desalentó el uso indebido de veredas, parques y plazas.

Durante los dos últimos meses, la Municipalidad de Rosario, a través de la Secretaría de Control y Convivencia Ciudadana, debió intervenir en 238 situaciones de apropiación indebida del espacio público para garantizar su acceso y tránsito. De ese total, 34 son casos de usurpación de terrenos de forma masiva que se han logrado impedir, incluido el intento de toma de un centro de salud.

Las acciones estuvieron a cargo de la Dirección General de Control Urbano y tuvieron lugar en todos los distritos. Cabe señalar que a lo largo de 2018 se efectuaron 667 relacionados a terrenos usurpados, ocupación indebida de veredas, y parques y plazas tomadas.

El secretario de Control y Convivencia Ciudadana, Guillermo Turrin, confirmó que desde el 1º de abril hasta el 26 de mayo se concretaron intervenciones en materia de adecuación de espacios comunes. En abril, según precisó, se desarrollaron 15 liberaciones de espacios públicos y 149 de veredas ocupadas. En tanto, en mayo se liberaron 19 lugares ocupados y se realizaron 55 operativos por aceras intervenidas indebidamente.

Según explicó, el objetivo de estas acciones es "garantizar la libre circulación y permanencia de todos en las calles de la ciudad" y consideró que "el respeto y cumplimiento de las normas son pilares indispensables para mejorar la convivencia urbana, es por eso que nos abocamos a estas tareas preventivas".

En relación a la liberación de espacios públicos, el funcionario municipal advirtió en cuanto al procedimiento a ponerse en práctica: "Buscamos disuadir a las personas para que no lo hagan, que no es una solución tomar un espacio ajeno pero, si ya colocaron palos o chapas, tenemos que sacarlos”, manifestó el secretario de Control, quien además precisó: "A lo largo de los dos últimos meses hemos desactivado un intento de usurpación de 15 parcelas en Sorrento y Cullen, en inmediaciones de Entre Ríos, Corrientes y Paraguay entre Virasoro y Rueda por posibles usurpaciones, con el secuestro de distintos elementos usados para marcar las parcelas".

"El mismo accionar tuvimos en el Centro de Salud Itatí, de Garibaldi y Pueyrredón, donde hubo un intento de tomar el patio y la zona trasera, además del terreno lindero. Se trató de armar casillas y se logró desalentar la acción", continuó diciendo.

Otros hechos se registraron en el Fonavi de bulevar Seguí y Rouillón, en donde se interrumpió la construcción de cocheras y en Jauretche y Larralde, donde durante dos días se trabajó para desbaratar una usurpación de 3 hectáreas de parte de 60 familias que habían establecido limitaciones de parcelas y ya habían comenzado a levantar casillas precarias. Además, se desarmaron 6 construcciones ilegales en Espinillo y bulevar Seguí, se terminó con la instalación masiva de palos y cintas de parte personas que buscaban asentarse en una manzana de Ugarte y Polledo y se desbarató una potencial usurpación en Viamonte y Ovidio Lagos. En tanto, en inmediaciones de la avenida Calasanz y Gallego, unas 70 personas estaban levantando casillas con chapas y fueron abordados, lográndose que desistieran de su cometido.

Turrin señaló que en caso que el predio sea propiedad de un privado, los agentes deben averiguar quién es el propietario y darle cuenta del hecho para que radique la denuncia judicial correspondiente. En cambio, si se trata de un terreno fiscal, se puede accionar en forma directa.

"Más allá de estas consideraciones, es importante remarcar que nuestras intervenciones se basan en el diálogo con las personas involucradas, a las que se les explica que están cometiendo un acto ilícito y, en caso de que continúen en la acción, se convoca a la fuerza policial. Cuando se trata de grupos con necesidades de tipo social, se pactan reuniones con distintas áreas municipales y provinciales a fin de encauzar sus pedidos y reclamos", detalló. En tanto, completó: "Si se trata de construcciones irregulares, se eleva una notificación sobre la falta y, de persistir la misma, se efectúa una demolición o desinstalación".

Veredas

Turrin destacó que la mayoría de las intervenciones hechas en abril y mayo (204 procedimientos) fueron ocasionadas por la ocupación indebida de aceras. Bajo este concepto se pueden incluir el retiro de escombros y materiales de construcción en veredas que no permiten la circulación normal por las mismas. También se retiraron artículos de venta que pertenecen a comercios habilitados, pero que hacen uso indebido de la vereda; parrilleros de material que son derribados, autos abandonados, y elementos en desuso que son abandonados y que dificultan el paso a los peatones.

Personal de Control Urbano también desarrolla recorridas preventivas diarias a fin de limpiar y ordenar espacios comunes, retirar colchones y demás pertenencias que muchas personas mantienen en lugares de libre acceso, como por ejemplo, plazas y parques, y también despejarlos cuando se juntan personas a beber alcohol o a dormir.

Los puntos más intervenidos fueron las plazas López (avenida Pellegrini al 700) y San Martín (Dorrego y Córdoba) y el Centro Cultural Roberto Fontanarrosa (San Martín 1080), entre otros puntos del área céntrica de Rosario. Dentro de ese total, se inscriben las acciones impulsadas a partir de denuncias radicadas en el 147 o llamados telefónicos de vecinos a la repartición, así como requerimiento de juzgados o bien que forman parte del plan Abre.

Por último, Turrin subrayó la necesidad de "preservar el acceso y el libre tránsito en la ciudad como una forma democrática de apropiación de los espacios que la ciudad ofrece a todos los ciudadanos por igual, en contraposición con su uso privado, restrictivo e ilegal".