17 de octubre

Historias de vida

Emprendedores

«Que me vean como alguien a quien seguir me llena el corazón y el alma»

En barrio La Esperanza se destaca la fachada del salón de belleza “Bien Top”. Su propietaria es Natalia Paredes, que cuenta cómo enseña la profesión que ama a través del Nueva Oportunidad.

Natalia Paredes vive en el barrio La Esperanza. Nació, jugó y creció en esa zona del distrito Norte, a la que defiende con cariño y orgullo. Peluquera de profesión, es una referente para chicos y grandes que la tratan con respeto y cariño y destacan su profesionalismo y seriedad para con el trabajo.

Con la calidez que la caracteriza, Natalia abre las puertas de su peluquería «Bien Top», ubicada en Pasaje 1357 al 2100, orgullosa de todo lo conseguido. El local es la prueba visible de un sueño completado, que cuenta con las instalaciones que siempre anheló para brindar una atención de excelencia a sus clientes. “Se acercan de mi barrio, de otros, y hasta tengo clientas que vienen de Funes”, dijo.

Hace unos años participó de Rosario Cuida tu Idea, un programa de la Municipalidad de Rosario que capacita a mujeres jóvenes y emprendedoras para puedan fortalecer sus proyectos productivos. Hoy está al frente de 3 cursos del Programa Nueva Oportunidad y casi 50 alumnos a su cargo, dicta clases en República de la Sexta, Empalme Graneros y en 7 de Septiembre.

Siempre sonriente y positiva, encara el día a día con una fuerza envidiable, recuerda aquellos momentos difíciles en los que la vida la golpeó, pero sabe con certeza que fueron los que la catapultaron al presente que abraza hoy.

La estilista se muestra comprometida con el barrio y con los jóvenes, quiere enseñar, y lo cuenta con una pasión que dan ganas de aprender.

Desde aquellos días de estudiante con honores a profe del Nueva Oportunidad no se quedó quieta. Cada fin de semana los invierte en capacitación y es por eso que su dedicación es premiada permanentemente. En 2017 viajó a Santiago de Chile representando al país y este año irá a Paraguay.

Natalia peluquera de zona norte

Ansias de superación

Con el respaldo de la capacitación hecha a través del programa municipal Rosario Cuida tu Idea, cuando se enteró de una convocatoria para docentes del Nueva Oportunidad legalizó los más de 40 títulos y se presentó. Fue el último día, con sus ganas y confianza y la citaron para la entrevista.

“Sentí que Dios me había puesto en el camino de este nuevo emprendimiento y le di para adelante. La verdad que lo que hace el Nueva (Oportunidad) por los jóvenes es increíble. Como lo dice la palabra es una nueva oportunidad para chicos que por su situación económica, nivel social o falta de apoyo no la pueden tener”, sostuvo.

Natalia contó que para ella el compromiso de ser docente reside en esa cuota de confianza, de apoyo, aliento y en el vínculo que se genera entre profesor y alumno. “Estar en la postura de docente es tener emociones encontradas, porque son sentimientos que yo tuve con profesores que admiro mucho, y que hoy los chicos me vean como alguien a quien seguir me llena el corazón y el alma”, agregó.

Actualmente está realizando reemplazos en la escuela que la enamoró de su profesión, la Nº 628 Servando Bayo (Salta 1333), donde ya es una referente para los estudiantes y también un orgullo de la institución. “Dos de mis alumnas ya se pusieron peluquería, y otros ya empezaron a hacer trabajos a domicilio. Tienen una capacidad y ganas de salir adelante muy grandes”, remarcó Natalia.

Como si su día tuviera más horas de lo normal, Nati atiende en su peluquería y además enseña a su asistente los secretos de la profesión. “El egoísmo no forma parte de mi diccionario, tuve el placer de tener muchos docentes que no se han guardado nada para conmigo, y es importante que el conocimiento vaya de generación en generación”, remarcó.

De cara al Gran Prix 2019 en Paraguay el próximo 3 de noviembre, competencia a la que asistirán estilistas de todo Sudamérica, se muestra autoexigente y se prepara especialmente para competir a la par de reconocidos profesionales. “Nunca me conformo con lo que hago, siempre estoy con la mente abierta a seguir aprendiendo del que recién comienza o del que lleva muchos años en la profesión”, continuó diciendo.

Cuando piensa en el futuro, Natalia admite que le gustaría seguir creciendo y sueña algún día dejar una huella en su ciudad “También quisiera explorar un poco el mundo y llevar mi mensaje: Yo puedo, yo quiero, yo lo hago”, terminó diciendo.