Intendencia

14/08/2015

Temporal: tras positivo saldo en la contingencia la Municipalidad mantiene guardias preventivas

Funcionarios de áreas involucradas en tareas previas al fenómeno climático y posterior acción en terreno expusieron detalles de lo actuado y destacaron comportamiento hídrico de la ciudad.

Concluidas las tareas de desagote en los lugares críticos más afectados por el temporal en la ciudad de Rosario, equipos técnicos del municipio destacaron que están bajo control las zonas afectadas y que se dispusieron guardias permanentes con personal de Defensa Civil, Central de Operaciones de Emergencias, Salud y Promoción Social.

En este sentido, el subdirector de Defensa Civil, Gonzalo Ratner, observó que el caudal de agua del arroyo Saladillo “va en franco descenso y no hay pronósticos de lluvia” y refirió que ahora “pasamos a la etapa de evaluación de las acciones que se tomaron, de las zonas afectadas, del trabajo conjunto que realizamos los equipos en terreno de Promoción Social, Salud, las áreas de Servicios Urbanos y la parte operativa de Defensa Civil, que culminó ayer jueves".

Ratner abundó en que “llega una etapa de monitoreo del nivel de los arroyos y con el cese del alerta meteorológica estamos evaluando que habrá un descenso de las aguas, lento pero sostenido”. A la vez, proyectó que “ya no hay ninguna posibilidad de que nuevas lluvias afecten el nivel de los arroyos (Saladillo y Ludueña)", y agregó: "El descenso será lento porque sigue llegando agua de los campos, pero en unos días todo volverá a la normalidad”.

Con todo, el funcionario insistió en que siguen en marcha “las acciones estructurales y preventivas necesarias” y que continuará “una guardia permanente hasta que el nivel del Saladillo llegue a su normalidad”. También manifestó que “los problemas que se registraron fueron muy puntuales, el sistema se comportó muy bien”.

Por su parte, el director de Hidráulica y Saneamiento, Alfredo Manavella, expresó que “los trabajos preventivos en materia hídrica comenzaron la semana pasada con intensificación de tareas de mantenimiento, haciendo más hincapié en los lugares potencialmente complicados”, y detalló: “En Fisherton, con limpieza de alcantarillas y sumideros, se reforzó el mantenimiento de los desagües existentes, coordinando las acciones con las áreas de Servicios Urbanos así como con Aguas Santafesinas, porque en el radio céntrico los desagües pluviales pertenecen a Aguas. Se hizo un mantenimiento preventivo, teníamos noticias de que iban a venir lluvias importantes y buscamos estar prevenidos y que nos tome de la mejor manera posible”.

El director de Hidráulica valoró que estas acciones “dieron sus frutos, si bien no fue una lluvia tan comprometedora, y sólo se registraron problemas muy puntuales, de zanjeos”.

Asimismo, Manavella aseguró que “los arroyos, los cursos de agua se comportaron muy bien para la lluvia que traían, no hubo inconvenientes. Todo lo que sucedió está dentro de lo previsto”, y remarcó que “el (canal) Ibarlucea no desbordó en ningún momento”.

Luego describió la situación ocurrida en el canal Salvat “donde hubo un pequeño desborde que está previsto que suceda. Es un canal que no se lo amplía para que no lleve más agua hacia las zonas urbanas y desborda en la zona rural, y cuando desborda, no queda ahí sino que va escurriendo mantiforme, superficialmente, y se mete dentro de lo que sería Nuevo Alberdi rural, lo que está al oeste del canal Ibarlucea”.

En cuanto al arroyo Saladillo, dijo estar muy conforme con el comportamiento de las aguas. Describió que lo que ocurrió allí “no fue un problema hidráulico; si bien hubo gente con inconvenientes, estaban situados en lugares donde no hay obra hidráulica prevista: por ejemplo, en barrio Las Flores están asentados en los reservorios, que son lugares diseñados para que el agua se acumule allí”.

A su vez, el funcionario apuntó que “sí tuvimos un problema por el retroceso de la cascada y la erosión, donde no hubo complicación directa e inmediata a los vecinos”. Pero aclaró que “más abajo, cerca de la desembocadura del arroyo Saladillo al río Paraná, se desmoronó parte de una casa", a la par que insistió en que "no hay un problema hidráulico, esas casas no puede estar ahí".

Al ser consultado sobre lo ocurrido a nivel regional, Manavella refirió que “acá no hubo mayores consecuencias, pero nos preocupan los problemas que causó en algunas localidades de las cuencas como Sanford, María Susana, algo menor en Casilda”, por lo que es necesario, aseveró, “revisar un poco la rehidrología, volver a estudiar la cuenca y pensar obras de mitigación o retención aguas arriba”.

Trabajo integral y coordinado

Por su parte, la secretaria de Promoción Social, Cecilia González, explicó que “cuando hay algún alerta climático, nuestro trabajo es integral y coordinado con todas las áreas, analizando las distintas situaciones que vamos a ir viviendo y conjuntamente con Defensa Civil, que nos va marcando los pasos”, y recordó que “ante cada alerta preparamos las guardias del personal de cada secretaría y tenemos todo previsto ante las contingencias”.

“Nuestra gran preocupación es un sector de barrio Las Flores, en Flor de Nácar al fondo”, dijo González y especificó que “allí es zona de reservorios, con vecinos que están en una situación de extrema vulnerabilidad, donde estuvimos desde la primera asistencia con Defensa Civil, que trabajó en el desagote del lugar”. Mencionó que “junto a Salud trabajamos en la contención y asistencia de las familias, y allí convocamos a los ex combatientes de Malvinas, que les brindan desde el primer día almuerzos y cenas calientes en el lugar”.

Además, la secretaria de Promoción Social valoró el acompañamiento de la Unidad Regional II que colabora con los equipos territoriales.

La funcionaria brindó precisiones sobre el protocolo aplicado por las diferentes áreas municipales en la contingencia y en la pronta asistencia: “Son más de 200 familias que, previo el revelamiento que realizamos en terreno, reciben mercaderías, algo de ropa para niños, frazadas y otros elementos. Además, a las familias que tuvieron problemas puntuales con sus casas también las estamos asistiendo con un apoyo económico, para que encuentren un lugar seguro y ver cómo se van reorganizando”, señaló, a la par que remarcó que "todo el tiempo estamos en alerta, asistiendo a las familias, estuvimos y vamos a seguir de acuerdo a cómo siga el pronóstico”.

González también recordó que “en cada uno de estos barrios hay un Centro de Convivencia Barrial, están los Equipos de Gestión Territorial, que conocen cada lugar de la ciudad, y todo lo hacemos coordinadamente con los directores de los centros municipales de Distrito”.

La secretaria de Promoción Social repasó, finalmente, los barrios que en su momento pasaron por una situación de inundación: “Triángulo, La Boca, Lagunita, Vía Honda, Villa Banana...”, y estimó que “evidentemente las obras que se realizan están dando resultados. Pero siempre hay que estar en alerta ante una tormenta fuerte no prevista. Y después seguir junto con las familias, no sólo en el momento más duro: hay que asistirlos, no dejarlos solos, acompañarlos en el regreso, en la vuelta a la normalidad”.

Sugerencias desde Salud Pública

En tanto, desde la Secretaría de Salud Pública, Analía Chumpitaz marcó la diferencia entre inundación y zonas anegadas: “Inundación es cuando el cauce de un río o arroyo se desborda y zonas anegadas son aquellas que por no absorber suficientemente permanecen con barro a lo largo del tiempo”.

Sobre estas últimas, dijo que “tenemos situaciones de criticidad a lo largo de todo el año, zonas que se anegan y por lo tanto en esas áreas trabajamos a lo largo de todo el año”.

En relación a lo más importante a tener en cuenta en lo preventivo, aconsejó “tener el carnet de vacunas completas, porque llegado el caso de una inundación o de una zona anegada ya es tarde para poder vacunarse. Lo ideal es vacunarse preventivamente".

"¿Qué vacunas tenemos que tener? Obviamente todas pero fundamentalmente hepatitis A y antitetática, porque son las enfermedades que con más frecuencia se pueden generar en estos casos”, sostuvo la profesional.

Leptospirosis

“Con respecto a otras enfermedades hacemos mucho hincapié en lo que es la prevención de la leptospirosis, que es una enfermedad zoonótica (enfermedades de los animales que son transmitidas al hombre por contagio directo con el animal enfermo), que se transmite a través de la orina de ciertos animales, fundamentalmente, perros, gatos, roedores, caballos, vacas, y que puede ingresar a través de una herida en la piel", señaló.

Asimismo, en el marco de situaciones como las que padecen las áreas más afectadas, recomendó “la utilización del calzado adecuado, que es bota de goma, y si no se tiene bota de goma se debe utilizar doble bolsa debajo de las zapatillas”.

Rosario asiste a Sanford

Además, el subdirector de Defensa Civil municipal, Gonzalo Ratner, comentó que “un equipo de la Municipalidad se encuentra en Sanford para colaborar con las tareas de ayuda en esa localidad” y recordó que “como ocurrió en el año 2007, en ocasión de la inundación de Santa Fe, nuevamente la ciudad presta colaboración en este duro momento por el que pasa ahora otra localidad santafesina”.

 

Intendencia - Emergencias