17 de octubre

Emergencias

La Municipalidad dispuso un comité de emergencia para monitorear la situación tras la tormenta

La reunión fue encabezada por la intendenta Mónica Fein, quien recomendó a la población no salir de sus viviendas ya que hay gran cantidad de árboles y ramas caídas y también cables cortados.

La intendenta Mónica Fein dispuso un comité de emergencia, integrado por responsables de diversas áreas del municipio, para evaluar las consecuencias del temporal que se abatió durante la madrugada y parte de la mañana en Rosario y la región e implementar medidas para poder normalizar la situación en la ciudad. Se recibieron más de 100 denuncias por árboles, ramas y postes caídos en la vía pública. También por voladuras de techos, carteles y chapas y por cables cortados Desde el municipio piden a la población evitar salir de sus casas.

Fein recomendó a la población que, debido al fenómeno climático que se abatió sobre la ciudad y parte de la región, evite salir de sus viviendas. “Se han registrado caída de árboles, columnas de alumbrado, ramas y cables debido a la lluvia y fuertes vientos, por lo que queremos recomendarle a la población no salir de sus casas si no es indispensable”, sostuvo la titular del Ejecutivo local.

Durante la reunión del comité de emergencia se dieron detalles de la tormenta que comenzó alrededor de las 4 de hoy. Gonzalo Ratner, subdirector de Defensa Civil, señaló que “se trató de una tormenta considerada como muy severa. Ya hemos recibido más de 100 denuncias por árboles y ramas caídas. Estimamos que ese número se irá incrementando con el correr de las horas”.

“La tormenta también incluyó ráfagas de viento. A las 5.50 la ráfaga más fuerte fue de 89 kilómetros por hora, luego hubo otras por encima de los 70 kilómetros”, agregó el funcionario, quien también indicó que cayeron más de 100 milímetros en un corto período de tiempo. Las zonas más afectadas fueron el centro y el sur.

En la misma sintonía que la intendenta, Ratner recomendó que "en el día de hoy, especialmente durante la noche y mañana, evitar los traslados innecesarios”.

Durante la reunión, se remarcó que se seguirá trabajando durante todo el fin de semana para poder normalizar la situación. En primer término, cuadrillas municipales acuden a los lugares y, en caso de ser necesario, cortan ramas y árboles para liberar el tránsito, pero no las retiran, ya que de esta forma pueden atender rápidamente otras urgencias. El retiro también lo hará personal municipal, pero en forma progresiva.

También se están monitoreando los arroyos Ludueña y Saladillo y los canales Salvat e Ibarlucea, que se prevé crecerán en las próximas horas por la lluvia caída en toda la región.