19 de noviembre

Desarrollo social

Capacitación

El municipio continúa apostando a la formación laboral de los jóvenes más vulnerables

Chicos de barrio Tío Rolo avanzan con los cursos de capacitación en mecánica de motos y automotores, mediante un convenio con Atrar, que les permitirán el aprendizaje del oficio.

La intendenta Mónica Fein visitó en la tarde del lunes 12 de septiembre la sede de la Asociación Talleres Reparaciones de Automotores y Afines de Rosario (Atrar), Montevideo 1060, donde 16 chicos de barrio Tío Rolo realizan cursos de capacitación en oficios en el marco del programa Nueva Oportunidad.

Estos jóvenes iniciaron su capacitación en mecánica de motos y automotores en el mes de agosto, a través de un convenio entre el municipio y la entidad, y luego de un mes y medio de cursado culminaron este lunes la instancia teórica de la formación, para iniciar las tareas prácticas.

En la oportunidad, la jefa municipal dialogó con los asistentes al curso y los alentó a continuar con su formación. Además, reiteró que el principal objetivo del programa Nueva Oportunidad "es capacitar a los jóvenes en situación de vulnerabilidad para darles perspectiva de futuro".

Estos cursos, con una carga horaria total de 100 horas, están a cargo de la mencionada asociación, se dictan en sus instalaciones y permitirán a los jóvenes obtener conocimientos para lograr una salida laboral de calidad. En total, son 50 personas que asisten a capacitaciones de este tipo, de los barrios Tío Rolo, Plata y Empalme.

Cabe destacar que esta iniciativa su suma a otras tantas similares que el municipio viene desarrollando con el objetivo de promover una salida laboral y la inserción social en jóvenes de los sectores más vulnerables, como el trabajo conjunto con la Cámara Argentina de la Construcción para facilitar un empleo a 90 chicos formados en el Nueva Oportunidad.

El programa

El Nueva Oportunidad que desarrollan en conjunto municipio y provincia cuenta con equipos de trabajo territorial que convocan a jóvenes de entre 16 y 30 años, que hayan dejado la escuela, no tengan empleo ni formación en oficios. Les permite capacitarse y participar de espacios de intercambio y reflexión para que adquieran herramientas de inserción laboral y hábitos de convivencia social.

Es una experiencia de intervención integral y territorial que aborda la problemática de estos jóvenes considerados en altos niveles de criticidad social; promoviendo acciones de reinserción e inclusión social y laboral en el marco de una política de empleo digno, convivencia ciudadana e igualdad de oportunidades.

Comenzó a funcionar en el año 2013 con la capacitación de 320 jóvenes. A partir de 2014 se desarrolla junto al gobierno provincial en el marco del Plan Abre. En 2015 se capacitaron más de 1.500 jóvenes.