23 de octubre

Emergencias

Simulacro: caída de avión produjo múltiples víctimas y se activó plan de contingencia

Ambulancias, bomberos, policías, personal de rescate y un helicóptero fueron parte del operativo que sirvió para testear la respuesta de las áreas que intervienen en emergencias de magnitud.

En horas del mediodía del miércoles 28 de septiembre se llevó a cabo un simulacro de caída de avión con víctimas múltiples en cercanías del Aeropuerto Internacional Islas Malvinas, en el marco de una serie de prácticas que se vienen concretando en distintos puntos de la ciudad organizadas por Defensa Civil Rosario para monitorear y poner a prueba los protocolos de intervención en este tipo de contingencias.

El siniestro ocurrió tras la caída de una aeronave, pocos minutos después de despegar del aeropuerto Islas Malvinas. La nave se precipitó sobre un colectivo de pasajeros y tres autos que estaban circulando por la calle Arturo Illia (ex Fuerza Aérea Funes) y fueron arrastrados hacia un campo.

El simulacro contó con la participación de personal de todas las áreas involucradas con las emergencias que intervienen en estos casos: secretarías de Salud Pública (Sies); Control y Convivencia (Tránsito, GUM); y Bomberos Zapadores y Voluntarios de Rosario, Funes y Roldán, coordinados por Defensa Civil.

El entorno fue preparado especialmente para el siniestro. Al llegar al lugar, el personal afectado a emergencias se encontró con lenguas de fuego cerca de los restos de un avión, gruesas columnas de humo y decenas de heridos diseminados por el campo, a metros de los restos de la aeronave, un colectivo y un auto.

En cuestión de minutos llegaron al lugar varias ambulancias, dotaciones de bomberos voluntarios de Rosario, Funes y Roldán, personal de la Guardia Urbana rosarina, de Tránsito de Funes y Rosario, policías, gendarmes, y personal de la Administración Nacional de Aviación Civil, entre otros.

Cada repartición comenzó a ocuparse de socorrer a personas atrapadas, atender a los heridos en el lugar, trasladarlos a un lugar más seguro (ante la posibilidad de que los restos del avión explotaran) y derivarlos a distintos hospitales. En tanto, un avión hidrante lanzó agua sobre la zona del siniestro.

De a poco, los heridos más graves fueron evacuados en distintos transportes. Un helicóptero llevó a los más graves hasta el hospital Eva Perón de Granadero Baigorria, mientras que ambulancias trasladaban a otros heridos hasta otros centros de atención.

Personal policial y de Gendarmería acordonó el sector y trató de evitar que personas ajenas al operativo (vecinos de la zona y otros que pasaban por el lugar en sus vehículos y se quedaban a observar) entorpecieran el trabajo.

En total participaron alrededor de 250 personas, señalaron voceros de Defensa Civil. El ejercicio sirvió para evaluar las respuestas de coordinación y repaso de los protocolos en emergencias.

Del simulacro también participaron dependencias de los municipios de Funes y Roldán; Ccrep (Cooperativa de Trabajos Portuarios Limitada de Puerto General San Martín), ANAC (Administración Nacional de Aviación Civil), Brigada Aérea Policial, Policía de Santa Fe, Ministerio de Seguridad de la Provincia; Aeropuerto Internacional Rosario y Gendarmería Nacional.

También estuvieron presentes alumnos del Instituto General San Martín (que cumplieron el papel de heridos y fallecidos) y voluntarios de la Cruz Roja.

Los simulacros de emergencias son ensayos que ponen a prueba los protocolos y la capacidad de respuesta, ya que activan todos los mecanismos preestablecidos ante la contingencia mediante un plan diseñado y basado en procedimientos de seguridad.

A su vez se pone a prueba la capacidad de respuesta de la población y de quienes participan; su ejercicio permite evaluar posteriormente los protocolos y acciones preestablecidas. Los simulacros se vienen realizando bajo ordenanza 9139 desde el año 2013.