Intendencia

22/02/2017

Rosario y Liverpool se hermanaron en derechos humanos

Los alcaldes de ambas ciudades firmaron este miércoles un acuerdo internacional de cooperación basado en el compromiso con los derechos humanos.

Es el primer acuerdo bilateral entre ciudades de Argentina y Gran Bretaña después de la guerra de Malvinas. 

Este miércoles 22 de febrero, la intendenta Mónica Fein, mantuvo una reunión con el alcalde de Liverpool, Joe Anderson. En ese marco se firmó un convenio de cooperación mutua para trabajar y desarrollar la temática de los derechos humanos.

El acuerdo se basa en un compromiso combinado a través del trabajo de dos museos de las ciudades, el Museo Internacional de la Esclavitud en Liverpool y el Museo para la Democracia Internacional, dirigido por la Fundación Internacional para la Democracia de Rosario.

Las características que ambas ciudades comparten pueden ser la base de una cooperación bilateral que podría extenderse a diversos ámbitos tales como la cultura, los negocios y el intercambio de buenas prácticas de gestión local orientada a la mejora de la calidad de vida de los ciudadanos de ambas metrópolis.

Los alcaldes acordaron además apoyar los esfuerzos tanto del Museo Internacional de la Esclavitud como del Museo para la Democracia Internacional en su campaña activa contra la esclavitud y la discriminación moderna. Vale destacar que ambos museos están representados en el Consejo de la Federación de Museos Internacionales de Derechos Humanos (FIHRM).

“Rosario tiene un compromiso constante con los derechos humanos, día a día trabajamos para generar igualdad de oportunidades y una mayor inclusión. Vivimos en un continente plagado de desigualdades y debemos redoblar esfuerzos para garantizar perspectivas de futuro a nuestros ciudadanos”, destacó Fein.  

A lo que agregó: “En épocas donde el mercado pretende marcar las reglas de juego, nosotros pensamos en las personas, en generar una economía más humana. Con Liverpool venimos trabajando hace tiempo, compartimos redes de ciudades y poder seguir ampliando este vínculo nos permite articular políticas públicas comunes”.

En tanto, el alcalde de Liverpool, Joe Anderson, dijo: "La visión de la ciudad de Liverpool es ser una ciudad global distintiva. Una de sus principales prioridades es capacitar a las personas para que disfruten de la mejor calidad de vida posible y alcancen todo su potencial reduciendo las desigualdades y mejorando las oportunidades de vida".

Por último, David Fleming, director de la red National Museums of Liverpool, dijo: "Este es un hito para la ciudad de Liverpool. La alcaldesa Fein es un actor importante en la política argentina y estamos orgullosos de que su visita a Liverpool para conocer al alcalde Anderson es el resultado del trabajo de asociación internacional entre dos organizaciones culturales. Es un testimonio del poder de nuestros museos que luchan activamente para combatir la injusticia y fomentar la inclusión social. Esta campaña nunca ha sido tan importante como ahora".

Con esta firma, ambas ciudades comparten el objetivo de estrechar lazos entre sus habitantes y fortalecer la promoción de la sustentabilidad, la innovación y el abordaje de los derechos humanos, potenciando espacios de protagonismo ciudadano y fortaleciendo lazos solidarios, sobre los ejes de identidad, participación y ciudadanía. Liverpool es también una ciudad en la que se viene desarrollando un trabajo que ha priorizado el fortalecimiento de la educación, el acceso a la vivienda, la creación de empleo y la sostenibilidad ambiental en las áreas de mutuo interés.

 

Intendencia - Internacionales

 

+ Info

Museo Internacional de la Esclavitud

Es el único museo nacional en el mundo que cubre la esclavitud transatlántica y sus legados, así como las formas modernas de sujeción. Trabajando en asociación con otras organizaciones centradas en la libertad y la situación de los esclavos, el Museo ofrece oportunidades para una mayor conciencia y comprensión de los legados de la esclavitud de hoy. 

A mediados del siglo XVIII (entre 1730 y 1770) se calcula que salieron del puerto de Liverpool unos dos mil buques cargados de esclavos y se estima que en el espacio de once años solo estos barcos transportaron a las colonias de América más de trescientos mil esclavos que fueron vendidos aproximadamente en un total de cuatrocientos millones de francos con un beneficio para los negociantes de esclavos de aproximadamente doscientos millones de francos. Al final de ese siglo Liverpool controlaba más del 40% del comercio de esclavos de Europa y el 80% del Reino Unido. Con el correr del tiempo, la ciudad tomó conciencia de su pasado y se convirtió en una de las capitales de los derechos humanos.