20 de noviembre

Cultura

Reubican obra artística que celebra la convivencia entre las culturas árabe y hebrea

La pieza Un lugar en el mundo será trasladada a una de las veredas de la esquina de San Luis y Dorrego. Es para evitar el deterioro que sufre en la calzada debido al intenso tránsito.

La señal urbana Un lugar en el mundo será reubicada en una de las veredas de la esquina de San Luis y Dorrego. Las actuales condiciones técnicas de ubicación de la obra, instalada sobre el pavimento en la bocacalle de San Luis y Dorrego, y el constante tráfico de la zona implican un riesgo de deterioro de la pieza, por lo que la decisión de relocalizarla se da para asegurar la preservación de la señal urbana.

La restauración y posterior colocación de la obra es un trabajo en conjunto entre las secretarías de Cultura y Educación y de Obras Públicas. La obra, diseñada por León Carpman y realizada por la Municipalidad, rinde tributo a los ideales de la convivencia pacífica entre todas las naciones y pueblos del mundo. Conjuga en un mismo diseño las letras bet y ba, iniciales ambas, en hebreo y en árabe, de la palabra hogar.

Un lugar en el mundo es un homenaje a la convivencia de las comunidades históricamente asentadas en la zona característica del comercio mayorista de la ciudad. Cabe destacar que este sello busca constituirse para las generaciones presentes y futuras en un recordatorio permanente que dé cuenta del maravilloso y singular espíritu de convivencia entre ambas comunidades, que ha prevalecido a lo largo de más de un siglo. 

Según el titular de la Dirección de Diseño e Imagen Urbana del municipio, Dante Taparelli, la obra constituye "un enclave de convivencia entre la cultura árabe y la hebrea, una señal de convivencia, paz e interacción, como la zona en la que está emplazada, la obra lo expresa".