17 de diciembre

Tránsito

Transporte
Control

La Municipalidad concretó operativo de control sobre el carril exclusivo de Santa Fe

Se labraron 36 actas y se remitió un automóvil que además de invadir el espacio del transporte carecía de documentación exigible. La fiscalización se llevó a cabo con nuevos captores de datos.

La Municipalidad de Rosario concretó un operativo de control sobre calle Santa Fe para fiscalizar el uso correcto del carril exclusivo, y en ese marco inspectores de la Secretaría de Control y Convivencia Ciudadana labraron 36 actas a conductores que no respetaron el espacio destinado a la circulación del transporte urbano de pasajeros, taxis y remises. También se remitió un rodado que además de invadir el sector carecía de documentación al momento del control.

El ordenamiento vehicular es una de las prioridades en el trabajo de la Secretaría de Control y Convivencia Ciudadana. El titular de la cartera, Gustavo Zignago, expresó al respecto: “Reforzamos nuestra presencia en las calles porque entendemos que el control es un instrumento para poner en valor el conjunto de normas que rigen nuestra sociedad”.

Este viernes 3 de marzo la fiscalización incluyó una arteria clave para la movilidad en el sector céntrico. La Dirección General de Tránsito llevó adelante los controles labrando actas a quienes incumplían con la norma, procedimiento que se desarrolló con novedosos instrumentos denominados captores de datos, aparatos similares a celulares que permiten labrar las actas de manera digital y además tomar un registro fotográfico que será un gran sustento a la hora del juzgamiento de la falta.

Los captores tienen la facultad de poder enviar datos a una pequeña impresora portátil para poder emitir comprobantes en cualquier lugar. Zignago comentó: “Incorporamos tecnología de punta en vehículos, narcolímetro, alcoholímetros y también los captores de datos para que la Municipalidad de Rosario siga a la vanguardia en materia de control”.

A la par, durante la misma jornada, en Pellegrini y Corrientes se remitió una moto por pasar el semáforo en rojo y carecer de todo tipo de documentación exigible para la conducción. Como dato llamativo se añadió el labrado de un acta al dueño de un local de la zona que intentó obstruir el procedimiento.