18 de diciembre

Control

La Municipalidad desalojó un after que abría pese a no estar habilitado

Se trata del local Junior, de Avellaneda y Marcos Paz. En enero, el municipio dispuso su cierre definitivo, pero continuaba funcionando. Se decomisaron equipos y se detuvo al encargado.

La Municipalidad de Rosario desalojó este sábado 8 de abril por la noche el after Junior, de Avellaneda y Marcos Paz, que había abierto sin permiso ya que su habilitación fue caducada el pasado mes de enero. Al arribar el personal municipal, acompañado por agentes de la Unidad Regional II de la Policía de Santa Fe, había unas 300 personas dentro del local. Durante el operativo, se decomisaron equipos de difusión musical y se detuvo al encargado del local, quien fue trasladado a la Comisaría 6ta y quedó a disposición de la justicia para realizar las investigaciones que crea correspondientes.

Todo lo actuado este fin de semana se dio en el marco de un trabajo preventivo y de control que desarrolla el Municipio en coordinación con la UR II de la Policía de Santa Fe sobre los denominados after de la ciudad. Ante la reiteración de denuncias de vecinos de las inmediaciones, la Dirección General de Inspección de Industria, Comercio y Servicios y Guardia Urbana Municipal (GUM) junto con efectivos de la comisaría 6ª a cargo de Julián Jiménez, se presentaron en el comercio y pudieron constatar que estaba en funcionamiento.

En enero pasado, La Municipalidad dispuso el cierre definitivo del bar Junior, uno de los after más conflictivos de la ciudad, ubicado en Avellaneda y Marcos Paz, luego de que el Tribunal de Faltas decretara la caducidad de la habilitación por tergiversación de rubro. El comercio estaba inscripto como bar pero difundía música fuera de horario, al tiempo que los dueños resistían ser controlados. Cabe recordar que el 8 de enero pasado, tuvo lugar en las inmediaciones un tiroteo que dejó un herido.

“Pudimos intervenir a fin de hacer cumplir con la caducidad de la habilitación de este comercio que no ha respetado las normas que regulan la noche en la ciudad. Apostamos al desarrollo de espacios ordenados y seguros para que los rosarinos puedan disfrutar y entretenerse sin estar expuestos a situaciones peligrosas”, señaló Gustavo Zignago, a cargo de Control y Convivencia.