18 de diciembre

Desarrollo social

Economía social

El municipio avanza con el fin de la tracción a sangre acompañando la reconversión laboral de carreros

A la par de cumplirse con la vigencia de la ordenanza, a través del Programa Andando se garantiza caso por caso la asistencia e inclusión social de los recolectores informales.

La Municipalidad de Rosario reafirma el cumplimiento de la ordenanza 8726, que pone punto final a la tracción a sangre en la ciudad, con políticas inmediatas de asistencia y acompañamiento a los recolectores informales, dirigidas a garantizar su inclusión social y laboral en nuevas actividades, y asesorando en alternativas de traslado para quienes quieran continuar con las tareas de recolección informal.

Se recuerda en este sentido que no se busca la sanción de quienes se ocupan de la recolección informal de residuos sino que se aboga por el cumplimiento de la normativa que pone fin a la tracción a sangre. Por ese motivo, en los operativos de Control Urbano se retirarán los caballos y se entregarán a los carreros tarjetas de colectivo para que se acerquen a la Secretaría de Economía Social y desde allí recibir el acompañamiento de las áreas sociales municipales y provinciales.  

A la vez, se están efectuando visitas domiciliarias para atender caso por caso, priorizando la atención social, en tanto en todas las situaciones se interviene en la cuestión de subsistencia inmediata de la familia.

En una segunda etapa, se acompaña en la reconversión laboral e inclusión social de los carreros con un emprendimiento o actividad en el marco de los programas específicos de la Municipalidad de Rosario y del Ministerio de Desarrollo Social de la Provincia de Santa Fe.

Cabe destacar que también se atiende en el asesoramiento de nuevas alternativas de transporte para aquellos que desean continuar con la actividad de recolección informal.

En función de la ordenanza, los equinos retirados de la vía pública entran en un proceso para ser entregados en adopción, bajo la supervisión de entidades proteccionistas.

Hasta el momento, son 1.380 los carreros inscriptos en el registro municipal, a la par que unas 1.000 familias han entregado sus caballos voluntariamente, recibiendo aportes económicos y asesoramiento en la conformación de emprendimientos laborales en diversos rubros.

Además, 80 carreros optaron por la propuesta de conformación de cooperativas para trabajo de mantenimiento en la ciudad, divididos en 9 cooperativas. Esto se refleja en las exitosas experiencias de aquellos que ya se encuentran trabajando en el cuidado del espacio público y en la planta de clasificación y compostaje.

El Comité Ejecutivo de Coordinación y Acción de esta ordenanza, formado por las secretarías de Economía Social, Desarrollo Social, Control y Convivencia y Ambiente y Espacio Público, en actuación integrada con el Ministerio de Desarrollo Social de la Provincia, mantiene un diálogo permanente con los diversos actores con el fin de solucionar todos y cada uno de los casos garantizando la atención social de las familias.