18 de diciembre

Patrimonio

El programa de preservación patrimonial de Rosario alcanza a 6 mil inmuebles

Desde 1996 funciona el programa que protege el acervo histórico de su casco urbano en un esfuerzo compartido entre la Municipalidad, los propietarios y constructores.

La Municipalidad de Rosario mantiene desde hace dos décadas un programa de Preservación y Rehabilitación del Patrimonio urbanístico que alcanza a casi 6 mil inmuebles en la ciudad. Por razones históricas, la mayoría se concentra en el área central, aunque también existen edificios de alto valor en los barrios.

Por ordenanzas están sujetos a reglas en caso de que pretendan hacer reformas. Desde 2004 el programa dependiente de la Secretaría de Planeamiento sumó el aporte de los propietarios, que según el caso y los recursos, obtuvieron subsidios para hacer obras de mantenimiento o asesoramiento gratuito para conservar los inmuebles. A la vez se capacitó mano de obra especializada para poder realizar los trabajos. “

Todos tenemos que asumir los compromisos: frentistas, constructores y municipio. Rosario es una ciudad modelo en políticas de preservación del patrimonio a partir de un catálogo en el que trabajaron expertos de la Universidad Nacional de Rosario (UNR). Además, sostiene acciones permanentes para aplicarlas destinando recursos y capacitando técnicamente para proteger el patrimonio”, explicó el secretario de Planeamiento, Pablo Ábalos.

Histórico

Desde 1996, cuando se creó el programa de Preservación y Rehabilitación del Patrimonio en la Secretaría de Planeamiento, se realizaron múltiples intervenciones públicas y privadas que incorporaron edificios y sitios de valor histórico y arquitectónico, sin obviar las repercusiones urbanísticas. Cuidando los procesos de sustitución y fomentando la conservación de los tramos urbanos, la Municipalidad de Rosario vio la necesitada de hacer un inventario de sitios y construcciones. Fueron incluidas en distintas ordenanzas que definieron un área central y dos anillos. En total, hay 5.881 inmuebles catalogados. Por cómo nació y creció la ciudad, la mayoría (2671) están en el área central, delimitada por la avenida Pellegrini, bulevar Oroño y el río Paraná. Luego siguen los del primer anillo, un total de 1.572 inmuebles ubicados entre Oroño, Pellegrini y avenida Francia y 27 de Febrero. A continuación hay 584 en el segundo anillo y el resto más lejos del núcleo histórico. Todas hoy cuentan con alguno de los grados de protección, donde se definen parámetros y reglas a los propietarios cuando plantean reformas. “Si bien venía funcionando desde antes, el programa cobró fuerza en 2004 previo al Congreso de la Lengua cuando logró sumar aportes de la Tasa General de Inmuebles (3 por 1000 del gravamen) más una parte de las compensaciones que deben dar los desarrolladores inmobiliarios a cambio de las construcciones”, explicó Mariel Santos, directora del programa.

Compromiso compartido

“La Municipalidad de Rosario asiste y acompaña disponiendo recursos económicos, asesorando y hasta capacitando en técnicas de preservación del patrimonio urbanístico de la ciudad desde hace 20 años. La responsabilidad es del propietario, pero no está solo. La Municipalidad de Rosario los convoca para la conservación del inmueble”, insistió el secretario de Planeamiento, Pablo Ábalos e insistió que se trata de preservar los conjuntos en un diálogo entre lo heredado y lo nuevo. Para el funcionario los edificios, como las pinturas, no existen sin un marco o contexto. “El programa evalúa el valor arquitectónico e histórico de un edificio que está inserto en un entorno, y que sin el alrededor no valdría”, agregó Ábalos.

Entre la Municipalidad de Rosario y los propietarios se coordinaron durante dos décadas distintas obras de rehabilitación en más de 55 edificios. Según los casos y recursos de los propietarios, se establecieron convenios para obra y en segundas instancias se ofreció el diagnóstico y asesoramiento técnico gratuito. “Estamos en permanente contacto con los propietarios de inmuebles grandes y chicos, y profesionales analizando caso por caso, y estableciendo prioridades”, agregó Santos.

En la actualidad, entre las obras más resonantes que se rehabilitaron están los inmuebles del Hotel Majestic (San Lorenzo al 900), del Club Español (Rioja al 1000), del Colegio Lasalle (Mendoza al 400), del Hospital Español (Sarmiento al 3100), del bar El Cairo (Santa Fe al 1100), del Arco del Triunfo del club Tiro Suizo (cortada Raffo al 5100), entre otros. De las últimas obras grandes de restauración en donde participó el programa se asesoró el rehabilitar la fachada al estado original de la escuela Normal Nº1 Nicolás Avellaneda (Mendoza y Entre Ríos). También avanzan obras de restauración importantes en Villa Hortensia y San Francisquito.