Medio ambiente

03/05/2017

Alumnos de una escuela de San Francisco Solano construyeron un mapa ambiental del barrio

Los chicos de séptimo grado de la Vicente Anastasio Echeverría recorrieron la zona y registraron los espacios públicos para crear un mapeo que fue entregado a la vecinal.

Alumnos de la Escuela 786 “Vicente Anastasio Echevarría” de San Francisco Solano, en el distrito Sudoeste, construyeron un registro ambiental del barrio, una actividad impulsada por la Municipalidad de Rosario en el marco del Presupuesto Participativo 2016. A lo largo de varias jornadas, los alumnos del establecimiento que forma parte de la Red de Escuelas Verdes recorrieron varias cuadras de la zona, en una actividad coordinada con el Centro de Salud Elena Bazet y la vecinal del barrio, registrando el espacio que los rodea a través de diversos soportes para conformar un gran mapa colectivo que fue entregado a la vecinal este martes 2 de mayo.

En dicho mapa se buscó identificar los espacios públicos y la apropiación crítica de esos lugares comunes. y fomentar así que los chicos se reconozcan como parte del ambiente, saberse hacedores de él, con posibilidad de transformarlo y de transformarse. También alentarlos a entenderse como parte de un todo, descubrir a esos otros que igual a uno en su diferencia forman parte de la comunidad ambiental que los rodea.

Construcción colectiva

La actividad comenzó con una visita de la Dirección de Educación Ambiental de la Secretaría de Ambiente y Espacio Público municipal a la escuela para comenzar a trabajar con los alumnos en una construcción colectiva del concepto de ambiente. En el segundo encuentro, los chicos salieron a la calle a recorrer las cuadras que unen la escuela, en Ovidio Lagos al 5800 con la vecinal de Callao 5800. Durante la caminata, fueron registrando los árboles, sus frutos, sus aromas y hasta su sabor; la fábrica del barrio junto a su particular disposición, sus olores, sus ruidos, los autos, el ladrido de los perros, las actividades de vecinas y vecinos.

Recorrieron el Centro de Salud del barrio, donde el psicólogo Jorge Gallino brindó una charla acerca de los cuidados en el cuerpo y las problemáticas de la pubertad y, finalmente, visitaron la vecinal, donde fueron recibidos por Mónica Cabrera, vicepresidenta de la entidad y consejera barrial, quien guió a los chicos hasta la huerta medicinal que funciona en la plaza Evita. Allí, Gallino -quien también coordina la huerta- dio una charla sobre las plantas medicinales que se cultivan y sus propiedades. Los alumnos pudieran tocarlas, investigar sus texturas y oler sus aromas. Para cerrar la actividad se realizó de manera colectiva un jarabe de eucaliptus.

En el último encuentro, los alumnos recolectaron toda la información de la recorrida y la volcaron en un mapa que se construyó colectivamente y donde pueden verse las fotos que los chicos tomaron durante la recorrida. Además, confeccionaron un herbario con las propiedades medicinales de las plantas de la huerta y la receta del jarabe de eucaliptus, con varias copias puestas a disposición de los vecinos que se acerquen a la vecinal. El cierre de la actividad fue al ritmo de un rap que una de las alumnas inventó sobre el registro ambiental de su barrio.

 

Medio ambiente - Presupuesto Participativo - Sudoeste

 

+ Info

La huerta es un proyecto votado por los vecinos a través del Presupuesto Participativo 2016 que se realizó en la Plaza Evita, un espacio recuperado y renovado a través de la acción Mi Barrio Mi Casa también votado en esta instancia pero del año 2015.