23 de octubre

Obras

Plan Abre

Barrio La Tablada: Mónica Fein supervisó obras de urbanización del Plan Abre

Avanza un ambicioso proyecto del municipio y la Provincia que beneficiará a unas 1.300 familias del Cordón Ayacucho.

La intendenta Mónica Fein recorrió este martes un sector del barrio La Tablada, en el distrito Sur, donde continúan las obras de urbanización del proyecto Cordón Ayacucho, que forman parte del Plan Abre y prevén la apertura de 6 calles en dicho asentamiento, además de la infraestructura de servicios correspondiente a esas nuevas arterias: agua potable, cloacas, energía eléctrica, veredas y cordón cuneta, y alumbrado público. También en el marco de estas obras se construirán 254 viviendas en otra zona para relocalizar a las familias asentadas sobre las trazas liberadas.

En el sector donde avanza por estos días la apertura de la calle Patricias Argentinas, las obras marcarán un antes y un después para muchos. La intendenta lo escuchó en boca de los protagonistas. “El Cordón Ayacucho va cambiando, vemos muchas familias emocionadas por la transformación de su barrio, muy contentas y nosotros felices por los cambios. Porque nos propusimos que el Cordón Ayacucho se transformara en un barrio. Dimos el primer paso con la apertura de Centeno. Ahora Ameghino, Patricias Argentinas, queremos que la zona tenga calles abiertas, pavimento definitivo, cloacas, iluminación y vamos a avanzar en la escrituración para que cada uno sea propietario de sus viviendas”, dijo Fein.

Luego anticipó que vendrá el turno de abrir Colón “y con cada calle que se abre a los vecinos se les ofrece una oportunidad de relocalizarse, se dialoga con cada vecino, y estamos muy convencidos de que hay que seguir trabajando en esta senda. Para los que nos dicen que no estamos en los barrios los invitamos a ver lo que hacemos y a charlar con los vecinos. Es un histórico barrio que, como tantos, pudo haberse sentido postergado, pero lo tomamos como prioridad después de muchos otros en los que trabajamos, y hoy es un barrio que se está transformando”.

“Muchos de estos barrios son los que sufren la violencia, cuando uno abre las calles construye nuevas oportunidades, y para los jóvenes que están en el programa Nueva Oportunidad se suma poder generar su emprendimiento, y ello también les cambia la vida. Recién me decía una abuela que está a cargo de sus nietos, que ahora tiene esperanza para uno de ellos de 15 años, y ésas son las cosas que a uno le dan fuerzas para seguir”, finalizó la titular del Ejecutivo local.

Por su parte, la coordinadora del Plan Abre Rosario, Lionella Cattalini, manifestó que el equipo de trabajo está “muy satisfecho con este proceso del Cordón Ayacucho, en el barrio Tablada, formalizado y conducido por el Servicio Público de la Vivienda y el Hábitat. Ahora estamos trabajando en Ameghino y Ayacucho, continuamos las aperturas de calles, hay vecinos que se están mudando y estamos trabajando a buen ritmo”. “La obra es compleja”, aseguró Cattalini, y recordó que “el proyecto completo abarca más de 700 familias, ya llevamos 60 relocalizadas”.

El barrio está cambiando

En diálogo con la intendenta, Graciela, una vecina, dijo estar “muy contenta, porque el barrio va a cambiar, ya lo vemos, yo estoy acá desde el 83 y ahora miro el lugar donde estaba mi casa", señala. "Ahora hay escombros y barro, mañana será una calle pavimentada, con cloacas y con luz. El lugar donde nos fuimos ahora es más chico, pero nosotros somos cuatro, nos arreglamos y pensamos cómo será esto en poco tiempo, será otra cosa, se puede vivir mejor y pienso en mi nieto que ahora tendrá un futuro distinto”, asegura.

“En lo que ahora es una esquina, antes era mi casa”, contó por su parte Olga y agrega: “Yo tenía 3 dormitorios, cocina, antebaño, un quiosco, ahora me mudé unos metros más allá. Me lo dejó mi hijo para que pueda estar mejor, es más chico pero vivo bien. Estoy contenta y lloro por mi casa, vivo enfrente y vengo todos los días a ver la obra”. “Pero estoy contenta”, insiste y dice que tiene un nieto adolescente "y quiero que él vea todo el progreso que viene, por el bien de cada uno de los chicos, de cada uno de los que viven en el barrio”.

Finalmente Olga agregó: “Ahora pago luz, agua, no importa, la cuestión es vivir bien. Antes teníamos una casa enfrente de la otra, ahora vivo a los cuatro vientos. Antes no podía salir a sentarme en la vereda, ahora sí”.

Rubén Espinosa, en tanto, explica que ya tiene todo listo para mudarse de barrio, su familia es una de las 60 que serán relocalizadas: “Ya me estoy yendo, estoy muy feliz, ya conozco el lugar y es muy tranquilo”, subraya.

Por último, Gladys Alcaraz describió que vivía a mitad de la cuadra que se demuele ahora para ampliar Patricias Argentinas. "Esto nos va a cambiar la vida”, dice la vecina que lleva más de 30 años viviendo en el lugar, “lo vemos como algo bueno, antes esta zona era muy insegura, ahora hay más espacio para que los chicos jueguen”, señala y destaca la ayuda que recibió del Centro de Convivencia Barrial La Tablada y del Servicio Público de la Vivienda: “Nos han ayudado mucho y podemos pensar en un futuro”.

El proyecto Cordón Ayacucho

El proyecto Cordón Ayacucho, impulsado desde el municipio, cuenta con el apoyo del gobierno provincial y beneficiará a más de 1.300 familias que ocupan uno de los asentamientos más antiguos y emblemáticos de la ciudad, con su frente sobre calle Ayacucho, entre las calles Santa Rosa de Lima e Ivanowsky.

El mismo incluye la apertura de 13 cuadras en total, lo cual permitirá la ejecución de obras de infraestructura como pavimento, desagües pluviales, tendido eléctrico, agua, cloaca, gas y alumbrado público. 

A través de un convenio, la Municipalidad de Rosario y el Gobierno de Santa Fe acordaron que la Secretaría de Estado del Hábitat financia las acciones necesarias para lograr la integración social y urbana de este asentamiento, siendo la Municipalidad de Rosario a través del Servicio Público de la Vivienda y el Hábitat (SPVyH), la responsable de su ejecución.

El abordaje integral de las diferentes problemáticas sociales y urbanas se lleva adelante desde el Servicio Público de la Vivienda y el Hábitat, junto al Centro Municipal Distrito Sur y las diferentes áreas municipales involucradas. Considerando la magnitud del emprendimiento, la intervención se realiza en varias etapas.

La urbanización del Cordón Ayacucho va de la mano del proyecto urbanístico que prevé la construcción de 1.398 departamentos y 54 locales comerciales en el predio del ex Batallón 121. La UTE que lleva adelante las obras tiene un plazo de tres años para concretar la transformación del Cordón Ayacucho y diez para el desarrollo de las viviendas.