26 de marzo

Suramericanos

Juegos Suramericanos 2019: las empresas rosarinas detrás de la gran competencia olímpica

En una iniciativa inédita en este tipo de eventos, la Municipalidad de Rosario decidió contratar a más de 50 empresas, Pymes y cooperativas para cubrir múltiples tareas.

Faltan pocos días para el comienzo de los IV Juegos Suramericanos de Playa y su huella ya se percibe clara sobre Rosario. Además de marcar el hito de ser la primera competencia olímpica a desarrollarse en la ciudad, también prometen dar cuenta de “la capacidad productiva e innovadora de sus habitantes”, según afirmó la intendenta Mónica Fein durante el lanzamiento oficial.

Es que además de aportar positivamente a la ocupación hotelera, gastronómica y cultural, que se prepara para recibir contingentes de 14 países y visitantes de todo el mundo, la Municipalidad de Rosario tomó la decisión de que la mayoría de las unidades productivas involucradas en la organización fueran locales.

Es así que las múltiples instancias que demanda la organización de un evento de tal magnitud, desde la construcción de estadios al desarrollo de un sistema informático o la producción de las anheladas medallas para los y las deportistas, fueron tomadas en su gran mayoría por empresas, Pymes y cooperativas rosarinas.

"Entendimos que estos juegos podían ser una gran oportunidad para mostrar todo el potencial que tiene la ciudad, también en su aspecto productivo. Por lo general las competencias de estas características las toman siempre las mismas multinacionales, pero estamos convencidos que en la ciudad tenemos capacidad de sobra, y por ello apostamos al compre local para aspectos determinantes como el desarrollo del software y las medallas", señaló la intendenta. "Estamos orgullosos de la capacidad que tiene esta ciudad y de poder mostrarle a todo el continente de lo que somos capaces. Además del gran legado que dejarán estos juegos, también serán muy importantes para aquellas empresas locales que forman parte. Seguramente este desafío les abrirá puertas para seguir creciendo. Ellos también van a jugar, ellos también van a ser parte de estos juegos y no tengo dudas que será un gran antecedente para su expansión", sostuvo Fein.

Holistor S.A y un software pionero

Al momento de buscar el software necesario para realizar las diversas gestiones asociadas a este tipo de competencias, como acreditar a los 2000 atletas y sus delegaciones deportivas o cargar en tiempo real los resultados de cada evento, el Comité Organizador se encontró con que existen muy pocas empresas en el mundo que proveen este servicio. Pero en lugar de ceder a los altísimos costos que obligan estas acotadas posibilidades, se decidió hacer algo que ninguna otra sede había intentado antes: desarrollar su propio sistema a partir empresas locales. En este caso, la convocatoria fue a aquellas asociadas en el Polo Tecnológico Rosario.

Así entró a la cancha Holistor S.A., una empresa tecnológica rosarina con más de 30 años de experiencia en desarrollo de software contable, que tiene alma de Pyme. Nació como un proyecto de dos socios que buscaban satisfacer la entonces incipiente necesidad de un sistema que pudiera facilitar las tareas cotidianas de los contadores, y hoy es una organización con 70 trabajadores y trabajadoras y más de 10.000 clientes activos en todo el país. Recientemente, decidieron salir de su zona de confort y animarse a más.

“Empezar a desarrollar software hacia afuera fue una idea en principio medio loca que se nos ocurrió hace un año y medio. Tenemos un departamento de producción de software, una factoría que hoy se aplica a un mercado y pensábamos que se podía aplicar a otros. Nos sacudimos un poco y empezamos a presentarnos en las licitaciones del Polo Tecnológico. Los Juegos de Playa ingresan ni más ni menos para romper con nuestro status quo”, elaboró María Aldana Gordillo, gerenta general de la empresa, respecto de lo que en la jerga empresarial se conoce como outsourcing.

Si bien son la empresa líder a nivel nacional en software contable, laboral e impositivo, esta última unidad productiva abierta a nuevos desarrollos tiene muy poco tiempo de funcionamiento. Por eso, la palabra “desafío” es la que más circula entre el equipo al momento de narrar la experiencia de crear el sistema para los Juegos Suramericanos, proyecto en el cual están trabajando desde abril de 2018.

“La idea inicial era tener un software comparable con los que ya se ofrecen en el mercado, que son muy completos y vienen funcionando hace años. Fuimos puliendo y llegando a algo que nosotros pudiéramos construir, con los tiempos y recursos que teníamos. Había muchas cosas de un sistema así que no se iban a necesitar así que lo fuimos acotando a este evento, que además tiene muchas modalidades deportivas nuevas”, recapituló Rodrigo Zoff, arquitecto de Soluciones y Negocios de Holistor, y uno de los programadores que participó del equipo abocado al novedoso software.



El sistema, que a pocas semanas de los Juegos sigue ajustándose a las necesidades que van surgiendo, está preparado para resolver tres instancias fundamentales: la acreditación de personas, la registración de competencia y la carga de resultados. La primera parte está en funcionamiento hace varios meses, mientras que las otras van ultimando detalles de cara al 14 de marzo.

Es que los Juegos Suramericanos no sólo significaron una novedad para el equipo Holistor en términos de campo de acción del software, lo cual demandó trabajar “cuerpo a cuerpo” con los expertos en competencias deportivas del equipo de organización de los Juegos en lugar de contadores. También se encontraron con visitas del Comité Olímpico a la empresa, la demanda de trabajar con determinados protocolos de seguridad y la noción de que su trabajo aparecerá en vivo y en directo en la televisación oficial del evento.

“Toda la información que la televisión muestra en vivo sobre el evento que se está transmitiendo, se alimenta de nuestro sistema. Así que tenemos interfaces, que se llaman servicios, especialmente para eso”, contó Zoff.

Además, durante los diez días que durarán los Juegos, cinco personas del equipo (más cuatro suplentes) se trasladarán desde su oficina al Balneario La Florida para oficiar de data entry. “Por primera vez, quienes cargan los resultados vamos a ser nosotros mismos y vamos a estar asentados junto a los jueces”, afirmó Hugo Durand, analista en sistemas, que junto a sus compañeros ya piensa en cómo cambiarán de vestimenta para mudarse a un entorno tan distinto al que acostumbran.

Otro de los desafíos e innovaciones del trabajo “fue hacerlo flexible para poder escalar sobre eso”, según afirmó Hugo. “La idea de querer hacer algo propio también vino de la experiencia de trabajar con otros software, que si bien están preparados para estos eventos, no suelen ser flexibles. Si querés hacer una modificación rápido, no se puede. Nosotros en cambio estamos preparados para implementar cambios sin hacer una reingeniería del producto”, completó Rodrigo.

En todo el proceso, el Polo Tecnológico Rosario ofició como mediador entre ambas partes. “Era el que visaba las entregas y chequeaba que hubiera cumplido con todo lo requerido por la Municipalidad”, dijo la gerenta general.

Finalmente, el hecho de haberse animado a semejante tarea, posiciona a los Juegos Suramericanos de Playa, a Holistor y a toda la ciudad como referente en materia de organización. “Todo esto permite que esta sea una herramienta para presentar en otras competencias de la misma envergadura o más grandes. Tiene proyección a nivel mundial sin lugar a dudas. Para nosotros significa un montón”, afirmó Gordillo, quien afirma estar orgullosa de su equipo de trabajo.

“Tuvimos una relación muy fluida con los equipos de la Municipalidad. Trabajamos muy cuerpo a cuerpo con las necesidades del cliente. Creo que uno de los grandes beneficios de trabajar con una empresa local es la proximidad, poder detectar bien las necesidades”, agregó la gerenta.

Todo el equipo se prepara con el mismo entusiasmo con el que desplegó su tarea. Tanto Zoff como Durand aseguran que a lo largo de los meses de trabajo, esa energía fue fundamental para lograr un buen resultado y hacer que “todo fluya”, un concepto sobre el que insisten. “Hay mucha motivación y muy buena energía alrededor del evento. Eso te empuja a trabajar de otra manera”, cerró Rodrigo.

“Me parece buenísimo que la Municipalidad vaya al Polo como primer proveedor, porque no hay nada mejor que algo hecho en casa. Acá trabajan 70 personas, son 70 familias rosarinas que se benefician. Darle trabajo a las empresas del Polo es una cuestión de responsabilidad social. Sin dudas, el trabajo del Polo tanto como el trabajo que hicimos con la Municipalidad, son a destacar. Yo me saco el sombrero”, concluyó Gordillo.

Las medallas, con pasta rosarina

Un momento crucial de cualquier competencia olímpica son las premiaciones, el momento a que todo atleta participante aspira y se prepara durante años. Esta vez, las medallas entregadas tendrán una característica aún más especial y es que fueron producidas en Rosario.

Detrás de una etapa fundamental del forjado de los premios está Imprentas en Rosario, una empresa afincada en zona sur que hace siete años se dedica exclusivamente a trabajar con imagen y la entrega de productos terminados para sus clientes. “Tenemos un plantel de tres personas fijas, con varias personas satélite que se encargan de servicios como el sublimado, terminado, entrega, entre otras”, contó Diego Montenegro, titular de la compañía.

El camino de la empresa hacia los Juegos Suramericanos está marcado por una larga trayectoria de trabajo con instancias públicas. Hace cuatro años, trabajan con el Plan Abre. “A medida que fue surgiendo nuevas necesidades para cubrir, nos fuimos capacitando para poder hacerlo. Así llegamos a trabajar en la premiación de Santa Fe Juega, del EduFest 2018 y el programa de Estudio a Distancia del Ministerio de Educación”, recuperó Diego.

Con esta experiencia al hombro, no tuvieron dudas en afrontar la importantísima tarea de crear las medallas ni de innovar en el proceso. “Nosotros habíamos trabajado sólo con medallas de alto y bajo relieve, es decir con dos niveles. Pero surgió la posibilidad de innovar. Buscaban algo distinto, querían que la medalla mostrara una ribera en el fondo, las diferentes huellas que va dejando el río. Para eso planteamos hacer una impresión 3D y se elaboró un archivo sobre el cual se fue trabajando hasta llegar al óptimo. Para nosotros fue un desafío porque nunca habíamos hecho ese proceso”, aseguró el titular.

“Fuimos probando, imprimimos varias. Con esa impresión 3D se generó la matriz para la fabricación, que se hace en un material parecido al caucho. A partir de ahí se fabrica la medalla con una mezcla de distintos metales. Y finalmente se elige el bañado que se le va a dar. En este caso, para el primer, segundo y tercer premio, se baña con simil oro, simil plata y simil bronce”, explicó Montenegro.

La producción se tercerizó pero de forma supervisada y controlada. En total, se calcula que unas catorce personas estuvieron involucradas en todo el proceso de producción de las 486 medallas de premiación a entregar (162 tríos). Pero además, dieron lugar a 2000 medallas de participación, “que son más pequeñas, más finas y no tienen cinta”.

“Una medalla olímpica es una vara muy alta y empezás a pensar cómo llegar a eso, esa calidad de producto. Tampoco teníamos comparación material de otras medallas olímpicas, solamente fotos. Creo que todavía no tomamos dimensión o conciencia, no pudimos detenernos a pensar que es la medalla de un Suramericano”, concluyó Montengro, que igual anticipa que seguramente ver sus productos en las premiaciones generará “mucha emoción” en todo el equipo involucrado.