7 de abril

Salud

Salud Pública municipal recuerda medidas ante la presencia de alacranes

Suelen proliferar con el calor, la humedad, y las lluvias. En casos de picadura es indispensable la consulta médica

La Secretaría de Salud Pública municipal reiteró recomendaciones a tener en cuenta ante la presencia de alacranes, cuya proliferación es habitual con altas temperaturas y jornadas de alto porcentaje de humedad. En algunos casos, el veneno de cierto tipo de alacrán puede ser de suma gravedad, sobre todo en niños. 

En caso de picadura, la primera recomendación es concurrir rápidamente al centro de salud más cercano, en tanto ante el dolor se puede aplicar hielo en la zona afectada.

Generalmente tras la picadura de un alacrán se manifiesta un dolor intenso y una variedad de signos y síntomas como náuseas, vómitos, salivación excesiva, piel de gallina y palpitaciones, síntomas que requieren consulta médica.

Entre las medidas preventivas se cuentan:

—Mantener el hogar y alrededores libres de escombros, ladrillos, teja, leña y madera.
—Tapar grietas y orificios de los revoques de las paredes, sobre todo si estas son de ladrillos hueco.
—Colocar mallas metálicas en rejillas.
—Ante la aparición de un alacrán revisar la cama, no dejar ropa en el suelo, revisar los zapatos, sobre todo de niños, antes de usarlos.
—Ante una picadura poner hielo en la zona afectada.

El alacrán tiene hábitos nocturnos y permanece oculto durante el día, es frecuente encontrarlos entre maderas, arena, escombros, tejas, ladrillos, grietas, pisos, zócalos, habitaciones y depósitos sin aireación, entre la ropa y dentro de los zapatos.

La especie Tityus Trivittatus es la más frecuente en la región, presenta una cola con aguijón y púa, pinzas alargadas y el dorso con tres rayas oscuras.

La longitud total en un ejemplar adulto es de 40 a 64 mm, generalmente de color amarillento o rojizo, y los ejemplares más jóvenes son de coloración más clara. Tienen cuatro pares de patas y un par de pinzas.