5 de diciembre

Intendencia

Gobierno

Javkin: «Los desafíos de este tiempo nos exigen humildad y compromiso»

En el 171º aniversario de la muerte del general San Martín, el intendente valoró su valor y su ejemplo de trabajar juntos por los sueños, unidos. "De eso se trata: de unir, siempre unir", dijo.

En la mañana de este martes, el intendente Pablo Javkin participó del izamiento en honor al libertador de la patria en la plaza que lleva su nombre, ubicada en la manzana comprendida por las calles Córdoba, Dorrego, Santa Fe y Moreno. Acompañado por la ministra de Educación de la Provincia Adriana Cantero, autoridades provinciales, municipales, del Poder Judicial, asociaciones y de la sociedad civil, entre otros, el mandatario destacó la figura de “una persona humilde, valiente y comprometida, que eligió a su país nativo y peleó en su lucha y que con firmeza y destreza se ganó el respeto de los hombres y mujeres que fueron parte de aquel emblemático acontecimiento: la construcción de una nación, nuestra nación”.

Javkin señaló que “San Martín siempre soñó en grande, más precisamente con la libertad de los pueblos. Dio su vida por la patria en cada batalla porque sentía a la patria como un corazón latiendo fuerte, como el fuego eterno de la llama del propileo”.

También recordó que hace un año la pandemia era motivo de preocupación e incertidumbre; “eran días aciagos, en donde todo parecía perderse, en donde la distancia nos entristecía y el calor del encuentro con los otros nos hacía mucha falta”.

Y en ese sentido, mencionó: “Sabíamos que estábamos frente al mayor desafío que haya enfrentado la humanidad, que no era nada fácil, pero que lo íbamos a pasar, que el dolor sanaría y que lo íbamos a lograr juntos”.

“El legado de San Martín nos obliga a soñar en grande. Rosario es una ciudad que siempre soñó en grande. Su historia está marcada por un camino de fuerza, resistencia y coraje y por nuestro manto, que nos protege desde el momento en que Belgrano alzó la celeste y blanca a la altura del cielo. Esa es la bandera por la que lucharon San Martín, Belgrano, Juana Azurduy, Macacha Güemes, nuestros ex combatientes, las heroínas de Malvinas y tantas otras personas que dejaron su marca por defender la patria. Después de la tristeza y de la angustia, estamos más cerca de la salida de esta pesadilla. Y con mucha esperanza empezamos a volver a nuestros parques, a nuestras plazas, a volver a encontrarnos”, remarcó el intendente.

“El general San Martín nunca perdió de vista su sueño, ni siquiera cuando parecía imposible y nosotros tenemos el honor de retomar su legado. Las grietas de aquel entonces amenazaban con desgarrar el sueño de la república, aquel hombre entendía que las diferencias no eran nada ante el valor que supone la lucha por la patria. Los gritos y las peleas nos llevan cada vez más lejos de ese camino, no reparan lo que está roto, sino que lastiman. El respeto une, la escucha y la cercanía ayudan a sanar. Y de eso se trata: de unir, siempre unir. Como nos enseñó San Martín, a trabajar juntos por los sueños, unidos”, pidió.

Finalmente, indicó: “Los desafíos de este tiempo nos exigen humildad y compromiso. Deseo que la reconstrucción de nuestra ciudad nos de la posibilidad de ser un tejido más unido, más resistente, como un tejido hecho por muchas manos, como el tejido de nuestro manto celeste y blanco. Mercedes Sosa, en su canción de amor a la patria, la de la alegría, la del vamos arriba, nos cantaba «que no se diga que estás llorando, que tus heridas, mal avenidas, se irán curando» (NdR.: Extracto del tema Canción de amor para mi patria). Para la paz, calma y diálogo, para la reconstrucción, cercanía y escucha; que cada pedacito de verdad consolide el sueño colectivo de ser una nación. Esa es nuestra tarea histórica”.

Luego, la ministra de Educación de la provincia, Adriana Cantero, sostuvo que “pocas figuras han tenido la potencia y la trascendencia de ser indiscutidas en el recuerdo de nuestra historia, como la del general San Martín; una figura que nos hermana fuertemente”.

“San Martín tuvo la lucidez de entender los signos de los tiempos que le tocaban vivir, y la lucidez y brillantez de diseñar un plan, una estrategia, un trabajo, para poder llevar adelante sus ideales y la construcción de un sueño grande, que albergó a muchos para poder hacerlos libres”, agregó.
“Pero también tuvo el coraje de ser honesto con sus ideales y desarrollar la epopeya quizás más grande de la historia americana, la osadía de desafiar a los que la pensaban imposible y tal vez hacerla posible con su esfuerzo, con su honestidad y con su trabajo”, continuó.

“Tuvo la generosidad de pensarlo como un legado para todos los que vendrían detrás, tuvo la grandeza de no quedarse pegado a las glorias personales y ser fiel al proyecto colectivo que le dio vida al sueño de la patria grande, esa patria que hoy nosotros recibimos como herencia, nos la dejó libre, para que entre todos fuéramos capaces de construirla solidaria, justa, soberana y generosa”, señaló la ministra.