27 de septiembre

Temas del día

Gobierno

Obras
Distritos

Distrito Oeste: Avanza la obra de urbanización de barrio Banana

Junto a integrantes del gabinete, el intendente Pablo Javkin observó el progreso de los trabajos y visitó instituciones de la zona. También dialogó con vecinas y vecinos.

El intendente Pablo Javkin recorrió en la mañana de este viernes un sector de barrio Banana donde se están llevando a cabo obras correspondientes a la primera etapa del plan de urbanización que incluye la relocalización de familias para permitir la apertura de varias calles.

Durante la recorrida, Javkin señaló: “Estamos en Villa Banana, pronto a ser llamada Barrio Banana; visitamos una experiencia de producción que se llama Bella Villa Banana, que es lo que queremos que sea esta zona”, a la par que destacó, en relación a la intervención en marcha: “Comenzamos con la apertura de calle Gálvez, y es la que inicia la brecha del cambio en Banana con pavimento a nivel definitivo y todos los servicios, lo mismo se hará con todas las transversales y también sobre Virasoro y Amenábar y sobre cada uno de los pasillos, con la acometida de todos los servicios”. 

“Es el cambio más importante con la urbanización en muchísimo tiempo, se empezó a gestionar en el año 2018 y ahora nos toca iniciar y verla avanzar, es una obra que va desde Servando Bayo y 27 de Febrero hasta Avellaneda y Rueda. En ese recuadro no había calles, había 92 pasillos", rememoró, y agregó: "Es una transformación integral del barrio, donde todos van a tener asfalto y cordón cuneta en 26 cuadras, y veredas, cloacas, red de agua y luz segura en todas las cuadras que no la tienen”.

“Bella Villa Banana le pusieron las chicas a su emprendimiento", subrayó Javkin, para luego poner en valor la obra que lleva adelante el Municipio: "Nosotros estamos acá haciendo eso, que Banana sea un barrio, un barrio bello, y que tengan todos los servicios y la dignidad que una ciudad tiene que darles a quienes viven en ella”. 

Cambia, todo cambia

Nerina, vecina de barrio Bella Vista e integrante de la Asociación Siembra y Cosecha, destacó el inicio de las obras. “Con las aperturas de las calles que luego se pavimentarán y tendrán cloacas, todo el trabajo que están haciendo es algo precioso, y como vecinos estamos muy contentos por la mejora que vamos a tener acá”, afirmó la mujer, nacida y criada en la zona.

“Hemos visto todo lo que ha pasado en el barrio, inundaciones, falta de luz, de agua, y ver que esto comienza es una alegría inmensa”, dice y cuenta que “esta era una zona plagada de pasillos, sin calles, nunca te ibas a imaginar esto, ahora vemos las máquinas trabajar y todo lo que se está haciendo es hermoso”.

"Hoy tiramos una manguera y tratamos de ver de dónde conseguimos algo de agua; eso ahora va a cambiar y también el servicio de luz, que es algo muy precario”, señaló la vecina, y concluyó esperanzada: “Nuestros hijos van a ver a futuro algo que nunca nosotros hemos visto de niños". 

“Cuando llegué en 1966 al lugar era todo quinta”, recuerda por su parte Antonio Centurión, en la puerta de su casa ubicada en la recientemente abierta calle Gálvez. “Antes era un pasillo, toda la vida fue un pasillo, enfrente había casas”, menciona y subraya que estas mejoras "es un bien para todos, no sólo para mí, para todos”. 

"Luchando, luchando, podemos salir adelante. Antes traía material para hacer mi casa y lo tenían que dejar a 50, 60 mts; ahora pueden entrar ambulancias y también mayor seguridad”, manifestó convencido. 

Rocío estudia enfermería. “Es un cambio bastante grande para el barrio, se necesita desde hace mucho tiempo; cuando empezaron con las promesas de que se iban a iniciar las obras uno se hacia la ilusión, pero nunca pensé tener una calle, yo vivía en un pasillo”, reconoce. 

Y cuenta que las ambulancias ante urgencias no ingresaban, y muestra los pilares y el alambrado que ahora tiene en el frente de su casa, donde con la apertura de la calle y el asfalto tendrá veredas y cordón cuneta. “Yo soy estudiante, con la pandemia necesito tener internet, vivo cargando crédito, pero ahora, pensando a futuro, podrán ingresar, cablear y así tener internet en toda la zona”, se entusiasma.

Bella Villa Banana

"Apostando fuertemente a lo que es la política pública del Nueva Oportunidad, Andrea, una vecina, puso su casa a disposición y ahora se realizan cursos de capacitación y producción de alimentos. Allí nace nuestra organización Bella Villa Banana, de la conjunción de los dos barrios, Bella Vista y Banana, y por cómo va a cambiar y lo bella que quedará la zona, quedó ese nombre”, cuenta la profe Brenda Saravia, con 23 años de edad y de vida en el lugar. Hoy tiene 22 alumnas del barrio a quienes enseña “los martes repostería, los jueves panadería y los viernes producción", informa, a la par que explica y convida: "Nuestro fuerte son las prepizzas, así que cuando quieran los invitamos a probarlas. Nosotras nos autofinanciamos”. 

“Queremos más trabajo para las cooperativas”, le pide una vecina al intendente, que repasa cada una de las cooperativas que ya trabajan en la zona. Cerca del lugar está Gisella, integrante de la Cooperativa de Trabajo Gardel Limitada, quien junto a sus compañeras y compañeros realiza tareas de limpieza, levanta los escombros de las casillas que ocupaban la traza de Gálvez y despeja todo para que las máquinas sigan trabajando. “Nos va bárbaro a nosotros, tenemos trabajo y ahora se abren las calles y todo va a cambiar”, afirma y aclara que lo dice como vecina de Banana. 

Don Anselmo Catori cuenta que lleva 60 años en el barrio y describe la foto de una zona que comenzó a cambiar a fuerza de lucha y esperanza. “Antes era una mugre total, había casas por todos lados, no se podía limpiar", asevera, para seguidamente afirmar: "Después llegó el tiempo que se amplió todo y ahora queda un espectáculo”.

“Es un gusto, Neike chamigo, ya vemos todo este cambio”, exclama el vecino para despedirse, y elige para hacerlo, en sintonía con lo que él y sus vecinos están viviendo, una expresión de aliento en lengua guaraní, dos palabras que animan a seguir adelante.

Desencuentros y acuerdos

En la oportunidad, un grupo de vecinas y vecinos compartieron con el intendente el problema que tienen con los desagües y aportaron la solución al tema. “La Muni pondría los materiales y nosotros acompañaríamos con la mano de obra; la próxima semana arrancamos, queremos que corra el agua, siempre buscamos lo mejor para el barrio”, señaló Franco Nicolás Moreira, quien llevó la voz cantante para lograr el acuerdo que dé por finalizada la situación que los aqueja en uno de los pasillos.

Antes de concluir con la recorrida, y ante manifestaciones de preocupación de algunos habitantes de Valparaíso al 2600 en relación a un playón y los tiempos de la obra, el intendente los tranquilizó: “Será un trabajo en conjunto, ustedes van a decidir el proyecto y después la empresa que ganó la licitación se encargará de llevar adelante la obra”. 

Detalles de la obra

Los trabajos que actualmente se están llevando a cabo en la zona son la apertura de suelo para la posterior colocación de caños que dotarán de agua al barrio, sobre calle Gálvez, desde Avellaneda hasta Valparaíso; y la construcción de tapiales a nivel de la línea municipal para frentistas (ya finalizó la extracción de árboles ubicados sobre Gálvez, desde Valparaíso a Lima, en lo que será la futura traza de la calle).

También se está ejecutando tareas de nivelación de suelo y construcción de tapiales frentistas sobre calle Gálvez, desde Lima hasta Servando Bayo.

Las obras que se están ejecutando sobre calle Gálvez corresponden a la licitación de la primera etapa de urbanización.

Cabe destacar que la construcción de tapiales se realiza a través de contratos con cooperativas de trabajo.

Cooperativa Gardel

La recorrida incluyó una visita a la Cooperativa de Trabajo Gardel y una charla con varios de sus integrantes en el espacio donde guardan sus herramientas de trabajo. La Cooperativa Gardel es una de las que trabaja en la obra de barrio Banana.

Urbanización

La urbanización total de barrio Banana alcanzará el sector delimitado por las calles Rueda, Servando Bayo, avenida 27 de Febrero y bulevar Avellaneda, beneficiando a un total de 1.250 familias. La obra será ejecutada en tres etapas.

La primera incluye infraestructura básica de servicios: cloacas, red de agua, cordón cuneta, pavimentación, vereda, red eléctrica domiciliaria y alumbrado público. También contempla el equipamiento urbano y obras de mitigación ambiental. Cuenta con una inversión de $218.191.294.

La segunda etapa prevé la apertura de tres nuevas cuadras, además de trabajos de infraestructura y servicios y cuenta con una inversión de $396.291.097.

Ambas etapas están financiadas a través del Programa Integral de Hábitat y Vivienda del Banco Internacional de Reconstrucción y Fomento (BIRF8712-AR), a través de un convenio entre el Gobierno Nacional y la Municipalidad de Rosario.

Cabe destacar que las obras complementarias se realizan con financiamiento de los gobiernos provincial y municipal y que se ejecutan a través de cooperativas.

Apertura de calles

Ya se liberaron 5 calles: Servando Bayo, desde bulevar 27 de febrero hasta Rueda y Gálvez, desde Servando Bayo a Valparaíso.

Restan liberar calle Rueda, desde Servando Bayo a Lima y Virasoro, desde Servando Bayo a Valparaíso.

Las tareas incluyeron la relocalización de 119 familias y una compensación. Y quedan por relocalizar otras 76  familias que actualmente residen sobre la traza de las 3 cuadras que quedan por abrir y otras cuyas viviendas invaden la traza existente sobre Lima y Valparaíso.

Presentes

Acompañaron al intendente el secretario de Desarrollo Humano y Hábitat, Nicolás Gianelloni; Josefina del Río, subsecretaria de Hábitat; María Eugenia Schmuck, presidenta del Concejo Municipal; Daniela Gallo Ambrosis, directora del Distrito Oeste; Miguel Soto, presidente del Servicio Público de la Vivienda y Hábitat; Ignacio Noble, director General de Cooperativas, y Lucas Barberis, director general de Integración Comunitaria, entre otras y otros funcionarios.