22 de febrero

Temas del día

Intendencia

Rosario cuenta con un nuevo espacio de memoria en el ex Servicio de Informaciones

En el lugar, ubicado en la esquina de San Lorenzo y Dorrego, funcionó entre 1976 y 1980 el principal centro clandestino de detención de la provincia.

La intendenta Mónica Fein y el gobernador Antonio Bonfatti encabezaron en la tarde del jueves 17 de septiembre el acto de señalización oficial del espacio de memoria en el ex Servicio de Informaciones (SI), ubicado en la esquina de San Lorenzo y Dorrego de Rosario, donde funcionó entre 1976 y 1980 el principal centro clandestino de detención (CCD) de la provincia.

Durante la ceremonia, realizada en la Plaza Cívica de la sede del gobierno en Rosario (Santa Fe 1950), se abrió al público el nuevo Archivo Audiovisual de Juicios de Lesa Humanidad que tiene como finalidad la preservación, protección, difusión y divulgación de los registros audiovisuales de las audiencias orales y públicas llevadas a cabo en Tribunales Federales de la provincia. El archivo es de consulta pública y contará con un acceso directo a través de la página web del Gobierno de Santa Fe.

En la oportunidad, Norma Vermeulen, Madre de Plaza 25 de Mayo Rosario, agradeció emocionada por la apertura de un espacio de memoria en el lugar y recordó que "durante años estuvimos bregando por esto. Este lugar fue el primer centro clandestino que se recuperó, pero tuvieron que pasar varios años antes que se hiciera realidad esto".

"Por acá pasaron muchos de los que hoy están desaparecidos, más los que estuvieron detenidos, exiliados; muchísima gente pasó por este lugar, y era necesario que ocurriera esto para que las nuevas generaciones vean lo que fue este lugar, este sitio, que reconozcan lo que ha pasado, porque a veces uno lo cuenta y muchas veces la gente no cree que fue terrorífico", agregó.

Por su parte, el gobernador remarcó que "la recuperación de la memoria y la reflexión sobre nuestro pasado reciente como forma de consolidar la democracia y evitar las atrocidades que tuvo que vivir la Argentina en la última dictadura militar, constituyen una línea política de trabajo que hemos privilegiado en nuestra gestión".

"Este camino de memoria, verdad y justicia tiene un solo propietario: el pueblo argentino, pero tiene algunos protagonistas centrales: las Madres, las Abuelas, Hijos, los organismos de Derechos Humanos, a cuya tozudez en la lucha los argentinos debemos la posibilidad de revisar nuestro pasado reciente y recimentar la estructura de nuestro presente", añadió Bonfatti para luego remarcar cada una de las acciones realizadas en los últimos años en materia de derechos humanos.

En ese sentido, el mandatario santafesino comentó que "este proyecto se enmarca dentro de esta línea de trabajo y puede ser considerado el corolario de muchas de aquellas medidas adoptadas en las políticas por la memoria, la verdad y la justicia", y añadió: "No se trata del trabajo uniltateral de funcionarios de escritorio, sino un esfuerzo conjunto de tres ministerios, pero además, y fundamentalmente, no es el fruto de la mirada unilateral de quienes podemos estar hoy circunstancialmente en la gestión de gobierno, sino que además recoge la opinión de muchos de los actores fundamentales de esta historia".

Las obras realizadas en el ex SI poseen un gran valor simbólico y testimonial ya que recuperan la estructura original del edificio, tal como era durante los años en que funcionó como CCD, antes de las alteraciones realizadas para evitar que las personas que estuvieron allí secuestradas lo reconocieran en el futuro.

También estuvieron presentes los ministros de Justicia y Derechos Humanos, Juan Lewis; de Educación, Claudia Balagué, y de Gobierno y Reforma del Estado, Rubén Galassi; el diputado nacional Hermes Binner; el subsecretario de Derechos Humanos, Ramón Verón; la directora provincial de la Memoria, Nadia Schujman; el director del Programa de Protección a Testigos y Querellantes en juicios de lesa humanidad, Daniel Bóccoli; y la subsecretaria de Producciones e Industrias Culturales, Cecilia Vallina, además representantes de organismos de derechos humanos y sobrevivientes, entre otros.

La obra

El proyecto de recuperación se propuso preservar y resguardar la materialidad del sitio, portador de memorias. En este sentido, se conservaron y preservaron intactas la mayoría de las terminaciones de los espacios interiores, ya que tienen valor arqueológico-testimonial y constituyen documentos de memoria.

Las obras consistieron básicamente en algunas intervenciones puntuales, como la demolición de losas agregadas posteriormente al funcionamiento del ex CCD, revoques en estado de desprendimiento inminente, que hacían peligrar la estructura existente, y la reparación de aberturas y celosías originales y otras de valor simbólico.-