8 de diciembre

Turismo

Rosario y el Paraná: todas las actividades para disfrutar del río en primavera y verano

La ciudad ofrece una variada agenda para locales y visitantes, con múltiples opciones que seducirán a quienes prefieran la naturaleza, los deportes acuáticos, la pesca, los paseos y el relax.

Rosario abre su balcón al río Paraná con una gran propuesta de actividades para los amantes de la naturaleza, los deportes acuáticos, la pesca, los paseos y el relax. Con el avance de la primavera y palpitando el verano, desde el Ente Turístico Rosario (ETUR) se difunden interesantes propuestas tanto para los ciudadanos como para la gran cantidad de turistas que vienen a la ciudad.

Con eje en el río, la costanera y las islas, semana a semana la ciudad ofrece una interesante agenda de actividades de distintas temáticas atravesadas por el turismo sustentable y sobre la importancia del cuidado de los humedales, un tema fundamental en la agenda de la ciudad.

Este conjunto de actividades se despliega en las principales atracciones turísticas naturales de la ciudad, que tienen una importante afluencia de público. Y además se complementa con otras iniciativas como los recorridos guiados, la oferta gastronómica y los espacios más emblemáticos de la ciudad como el Monumento a la Bandera y su entorno, el parque de la Independencia y el casco histórico, entre otros.

La costa y el río de la ciudad se pueden disfrutar realizando actividades que son una gran excusa para conectarse con la naturaleza. Toda la información, los contactos y las condiciones están disponibles en https://rosario.tur.ar/

Todas las actividades

Paseo en kayak en el río

La costa norte es el punto de partida para experiencias imperdibles y tener contacto estrecho con el medioambiente ideal. La actividad consiste en cruzar el río. No hace falta experiencia previa debido a que antes de emprender viaje se aprenden y practican las instrucciones básicas de canotaje que dicta un instructor.

El delta isleño permite navegar lagunas y riachos para internarse por uno de los humedales más grandes del mundo, surcando el agua en silencio, viviendo desde dentro la flora y fauna de la región.

Navegar en velero

Los paseos en velero recorren las costas del canal principal del río Paraná y los riachos del Delta (si la altura del río y las condiciones climáticas lo permiten). Las opciones van desde actividades de aprendizaje de los principios básicos de la navegación a vela hasta paseos románticos al atardecer para observar la puesta del sol desde el río o ver la luna. Los horarios para zarpar y la duración de las salidas se coordinan previamente, considerando las preferencias del pasajero y el pronóstico del clima.

Excursiones de pesca

Se realizan salidas de pesca guiada en embarcaciones específicas desde la costa. Se puede optar entre excursiones diurnas, nocturnas o campamentos de dos o más días con servicios y equipamiento completo.

La actividad está disponible para las modalidades de pesca con carnada, spinning, baitcast, flycast, y también es posible integrarse a grupos de pesca para pescadores solos.
Dorado, surubí, boga, piraña, chafalote y tararira son las especies que pueden alternarse para brindar experiencias diferentes según zonas, épocas del año y preferencias de los visitantes.

Paddle Surf

El Stand Up Paddle surf (SUP) copó la costa rosarina en los últimos años. Cada vez son más los practicantes de este deporte para todas las edades que se desarrolla con una tabla y un remo.

El punto clave de la movida en Rosario es la costa norte, en Rambla Catalunya y en el Balneario La Florida. Allí pueden encontrarse distintas propuestas y tablas (inflables y rígidas) tanto para principiantes como para los más experimentados.

Excursiones en lancha

A través de los recorridos en lancha se puede conocer la ciudad y su historia desde el río, que están íntimamente ligado al origen y desarrollo de Rosario.

Están disponibles las clásicas excursiones de distinta duración que recorren las zonas costeras; y también sobre el cauce, desde donde se pueden apreciar ambas márgenes del río y el peculiar contraste entre el perfil urbano del lado rosarino y el horizonte verde que da inicio a unos 60 kilómetros de delta isleño.

Si la altura del río lo permite, las salidas pueden internarse entre las islas.