19 de junio

Obras

Recreación

Se inauguró la renovada plaza de la Infancia, un emblema en la urbanización de barrio Banana

En el lugar se instaló «Laberinto de flores», el más grande de todos los juegos barriales. "Tenemos que dar esta pelea, los buenos, con los nenes en la plaza y jugando", insistió Javkin.

El intendente Pablo Javkin encabezó este miércoles 10 de mayo la inauguración de la renovada plaza de la Infancia, como parte del Plan de Reconstrucción de Espacios Públicos municipal, en lo que representa un valioso mojón integrador para la urbanización de barrio Banana, una intervención con espíritu de apertura que marca un antes y un después en la vida cotidiana de vecinas y vecinos del Distrito Oeste de la ciudad.

Ubicada en avenida Presidente Perón, entre Servando Bayo y Felipe Moré, en la plaza se instaló el juego más grande e imponente de todos los que integran el circuito de dispositivos lúdicos barriales puesto en marcha por el municipio, «Laberinto de flores», con el propósito de transformar el espacio en lugar de encuentro del barrio, donde jugar sea la opción preferencial.

En la oportunidad, Javkin destacó la puesta en valor del espacio público en el marco del proceso de urbanización del barrio. "Acá se juntan dos cosas, una más de las plazas que en toda la ciudad vamos sembrando, con los juegos, con el circuito para las infancias, en este caso en la Plaza de la Infancia, y además acá en el ingreso al nuevo barrio Banana", dijo.

El jefe municipal resaltó que «Laberinto de flores» "es el juego más grande, donde más importante era que esté" y mencionó la importancia de la revalorización de la plaza. "Éste es un espacio que siempre se usó, tiene una mezcla de todo, porque tiene una cancha de fútbol, ahora tiene un playón y le agregamos este espacio para que los más chiquitos puedan jugar y disfrutarlo también", señaló.

Javkin anticipó que continuarán sumando mejoras en el espacio y añadió: "Lo lindo que tiene esta plaza es que se llena y está bien iluminada. Tenemos que dar esta pelea, los buenos, con los nenes en la plaza y jugando".

En el marco de los trabajos ejecutados, se recuperon pisos y senderos, se demolió superficie de material para incremetar el espacio verde y se instalaron luminarias led. También se llevó adelante una intervención artística en el playón deportivo y se recuperaron juegos existentes a la par que se instaló el emblemático nuevo juego (250m2 aprox).

Además, se ejecutó la instalación de sistema de riego, con bomba, tablero y picos; se colocaron juegos periféricos (hamaca, calesita inclusiva, trompo, sube y baja, etc.), piso de caucho, siembra de césped y panes de césped, se completaron los parapelotas en el playón, a la par que se instalaron los correspondientes arcos, se pintó el espacio y se demarcó la cancha.

Finalmente, se repararon los pisos que estaban deteriorados debido al ingreso de camiones utilizados para realizar el tendido eléctrico.

La ceremonia de inauguración contó con música en vivo y la actuación de artistas urbanos, además de una feria de emprendedoras y emprendedores de la economía social, actividades en el playón deportivo, y la intervención de un mural por parte de alumnas y alumnos de tercer grado de la Escuela Champagnat.

Estuvieron presentes además el coordinador de Gabinete municipal, Rogelio Biazzi; el secretario de Desarrollo Humano y Hábitat, Nicolás Gianelloni; la presidenta del Concejo Municipal, María Eugenia Schmuck, y la concejala Susana Rueda; las subsecretarias de Hábitat y de Obras Públicas, Josefina del Río y Jorgelina Paniagua, respectivamente, y la directora del Centro Municipal Distrito Oeste, Daiana Gallo Ambrosis, entre otras autoridades.

El portal de barrio Banana

En tanto entrada simbólica a la nueva urbanización del barrio Banana, la plaza de la Infancia se propone como una oportunidad para señalizar la identidad barrial a partir de la colocación del letrero del nombre. Además, el nuevo juego tiende a promover la apropiación del espacio por chicos y grandes, en una superficie intervenida para actividades recreativas y deportivas que convergen en un módulo de gran escala, poniendo particular acento en la recuperación de la vegetación.

Los nuevos senderos y caminos conectan espacios y rincones e invitan a habitar la plaza de punta a punta: ir de la esquina arbolada hasta la rayuela, hamacarse, compartir la canchita de fútbol, sentarse y poner los pies en el pasto son algunas de las maneras de disfrutar el flamante espacio.

El playón deportivo también fue restaurado e intervenido artísticamente, con gradas de distintos colores para recibir a quienes se sumen a las actividades recreativas y deportivas que albergará el lugar.

Un jardín de flores gigantes se extiende sobre los bancos y el mobiliario, ofreciendo cada pétalo como una oportunidad para recibir el sol, charlar, tomar mates, sentarse y sentirse parte de la plaza.