5 de diciembre

Tránsito

Se compactarán 2.646 vehículos que están en el corralón Playa Oeste

Se trata de 617 autos y 2.029 motos que han sido remitidas al corralón municipal y sus titulares no han regularizado su situación dominial en los tiempos previstos.

El municipio de Rosario continúa con el proceso de desguace y compactación de vehículos que se encuentran en el depósito Playa Oeste, de avenida Presidente Perón al 7900. Esta semana, la empresa que resultó adjudicataria, con sede en Villa Constitución, comenzó con los trabajos que permitirán la compactación de 617 automóviles y 2.029 motos.

Al igual que en el año 2012, cuando se procesaron 3.200 motos y 800 autos, y 2013, cuando la cifra alcanzó los 600 autos y 1.300 motos, el Municipio lleva adelante este año el proceso de desguace y compactación de vehículos que hayan sido remitidos al corralón y cuya situación no haya sido debidamente regularizada por sus titulares en los plazos establecidos.

La empresa encargada del proceso es JIT SA, con sede en la ciudad de Villa Constitución y sucursales en Rosario, Santa Fe, Córdoba y Resistencia. Esta compañía resultó oportunamente adjudicataria, en julio de 2013, de la correspondiente licitación y fue también la responsable del desguace de vehículos en 2012.

En esta oportunidad, la operatoria comenzó el lunes 7 de julio. Se espera compactar unas 800 toneladas de chatarra cuyo destino es la acería Acindar, para su reutilización en desarrollos productivos. Al mismo tiempo, se liberará espacio para la operación habitual del corralón, esto es depósito transitorio de vehículos, que de otro modo se ve totalmente desbordado.

En todos los casos, el proceso se realiza sobre aquellos vehículos que ingresaron al depósito municipal Playa Oeste y permanecieron allí más de seis meses, a la espera de regularización por parte de sus propietarios, tras lo cual quedaron a disposición de la Justicia. Cabe recordar que los titulares, luego de ser notificados, tienen un plazo de 30 días para poder regularizar su situación; de lo contrario, se comienza el trámite legal para su posterior compactación.

De este modo, el desguace es la finalización de un proceso que involucra la emisión de citaciones, por parte de la Municipalidad, a los propietarios de los vehículos que no fueron reclamados luego de ser enviados al corralón. En caso de no responder a estos requerimientos para regularizar la situación de su dominio y retirarlos, se solicita autorización de la Justicia para comenzar el operativo de compactación.

Desde la Secretaría de Gobierno se destacó que este sistema de compactado representa una mejora respecto del anterior de remate, ya que impide que unidades que ya no reúnen las condiciones necesarias vuelvan a circular por las calles de la ciudad.