21 de julio

Temas del día

Obras

Vecinos de barrio Toba visitaron la nueva planta potabilizadora

Representantes de instituciones, referentes de la zona y autoridades recorrieron el complejo que construyó el gobierno provincial y que Aguas Santafesinas pronto pondrá en funcionamiento.

Con marcada satisfacción, representantes de instituciones y referentes del barrio Toba recorrieron la nueva planta potabilizadora enclavada en Rouillón y Dr. Maradona, en el distrito Oeste de la ciudad.

El lunes 29 de diciembre, la comitiva vecinal visitó la obra que construyó el gobierno de Santa Fe y que, bajo la operatividad técnica de Aguas Santafecinas SA, se encuentra en plena etapa de puesta en marcha y ajuste del sistema de potabilización mediante ósmosis inversa. Está previsto que ya en el próximo mes de enero aporte 100.000 litros por hora de agua a una zona que arrastra históricos problemas estructurales de suministro.

El nuevo sistema implica un formidable avance en la provisión de agua potable para cerca de 10 mil vecinos de la zona, a través de una obra que demandó una inversión de 12.300.000 pesos.

Participación barrial

De la recorrida por la planta participaron representantes de las vecinales 23 de Febrero y Cacique Pedro Martinez; miembros del Consejo Articulador de Políticas Públicas Indígenas y de la Mesa de Gestión Barrial; consejeros y consejeras del Presupuesto Participativo; referentes del Centro de Salud Toba y de centros de Convivencia Barrial Rouillón y 23 de Febrero.

Los vecinos estuvieron acompañados por el director del Centro Municipal Distrito Oeste, Gustavo Sader, y por Marcelo Beltrán y Gabriel Pereyra del Ministerio de Desarrollo Social de la provincia de Santa Fe. En representación de Aguas Santafesinas concurrieron el gerente de Unidad Operativa, Jorge Nuñez; el coordinador de Calidad, Emilio Cepero, y el gerente de Relaciones Institucionales, Guillermo Lanfranco.

Características técnicas

La nueva planta es un edificio construido especialmente en calle Rouillón y Dr. Maradona y dispone de dos módulos de desalinización mediante ósmosis inversa que producen 100.000 litros/hora de agua potable, utilizando la cisterna y el tanque ya existentes, desde donde se rebombea el agua al barrio. El sistema se alimenta con tres nuevas perforaciones (dos para servicio y una para reserva) con una producción de unos 75 metros cúbicos por hora cada una.

El complejo cuenta con dos módulos de potabilización por ósmosis inversa que producen  50 metros cúbicos por hora cada uno, con sus filtros y boosters correspondientes, sistema de desinfección para asegurar la potabilidad y el automatismo para operar los módulos de tratamiento y el sistema de bombeo.

Además de mejorar la provisión en toda la zona, la planta propia para la zona permite incorporar a los vecinos de los nuevos loteos Avellaneda y Cordero, con una red de distribución de 7.620 metros de extensión para alimentar a 750 hogares.