18 de mayo

Desarrollo Humano

Infancias
Inclusión

El municipio asiste y acompaña la alimentación saludable de la primera infancia

A través del programa Buen Provecho se busca mejorar la calidad nutricional de niñas y niños, que asisten a los Centros de Convivencia Barrial

Esta semana, un grupo de madres que asisten al Centro de Convivencia Barrial La Esperanza junto a sus niñas y niños, participaron de un desayuno en el que se lanzó la edición 2021 del programa Buen Provecho, iniciativa que apunta a fortalecer y fomentar la buena alimentación en la primera infancia.

El programa está destinado a las familias de niñas y niños menores de tres años que asisten a los centros de Convivencia Barrial de toda la ciudad. En esta oportunidad, la actividad se está relanzando para los papás y mamás nuevos, porque la población se va renovando año a año. A través de la Dirección de Políticas Alimentarias dependiente de la Secretaría de Desarrollo Humano y Hábitat, se apunta a fortalecer la cuestión alimentaria, junto a los vínculos institucionales y la generación y fortalecimiento de redes barriales.

La directora de Políticas Alimentarias, María Eugenia Hulten destacó la importancia de continuar con este trabajo: "Desde el año pasado venimos sosteniendo el programa Buen Provecho más allá del contexto complejo que nos presenta la pandemia. Tenemos muy buenas devoluciones de las familias y de los equipos de los centros de Convivencia. Por eso seguimos trabajando y apostando a la seguridad alimentaria, contemplando la alimentación como un derecho, que no se garantiza solamente con la entrega concreta de alimentos sino con un acompañamiento y un encuentro sistemático con la familias para trabajar en el marco de la educación alimentaria".

Durante el encuentro con las familias, mientras niños y niñas desayyunaban, las madres compartieron culinarias con representantes del programa y trabajadoras del CCB. María Eugenia, mamá de Milo y Ainara, estaba muy contenta con la experiencia: “Es esencial para la alimentación de los chicos. Me encanta esta idea, en que nos convocan a compartir conocimientos sobre alimentación saludable y nos pasan recetas. Es muy lindo y necesario que las familias compartamos nuestros conocimientos de cocina para que los chicos se alimenten mejor”, expresó.

Desde el equipo de Buen Provecho, Analía Santa Cruz cuenta que hay un valor muy especial en los encuentros porque se pueden enriquecer mutuamente con lo que lleva cada familia y lo que propone el programa. "Los encuentros están previstos para hacerse en forma de talleres presenciales en la medida de lo posible por la pandemia. La idea de la actividad de hoy era compartir un desayuno saludable, hablar de las cosas que a ellas les interesan, cómo vienen viviendo la cuestión alimentaria con sus niños, qué les gustaría hacer, qué les gustaría pensar para el proyecto y también transmitirles lo que nosotros queremos de este encuentro con ellas para potenciar lo que ya saben y reforzar la cuestión alimentaria, para que los chicos crezcan sanos y saludables”, amplió.

Programa Buen Provecho

Es una propuesta integral desarrollada por la Dirección de Políticas Alimentarias de la Secretaría de Desarrollo Humano y Hábitat, que apunta a mejorar la situación nutricional de niñas y niños menores de 3 años que asisten a los centros de Convivencia Barrial de Rosario, trabajando con sus padres, madres, familiares y/o adultas y adultos referentes.

A través de diferentes acciones se promueven hábitos alimenticios saludables y se busca maximizar los recursos con los que cuentan las familias, como los alimentos que reciben mensualmente en la caja alimentaria.

Desde el programa se llevan adelante diagnósticos y monitoreos de la situación nutricional de niñas y niños,además de actividades para la difusión de información y la sensibilización acerca de una adecuada nutrición, higiene, conservación y elaboración de alimentos, mediante materiales gráficos y digitales, como folletería, videos o publicaciones en redes sociales.