13 de agosto

DDHH

La Memoria en la Calle: se llevó a cabo un acto a 20 años del 19 y 20 diciembre

Se descubrió una placa y se realizó la proyección de una muestra audiovisual frente a los Tribunales Provinciales en homenaje a las víctimas de la violencia institucional.

Este lunes 20 de diciembre se llevó a cabo el acto de señalización de los Tribunales Provinciales de Rosario, en conmemoración de los veinte años del 19 y 20 de diciembre y en memoria de las víctimas fatales de la feroz represión estatal que acompañó el estallido social de 2001 y de todas las víctimas de la violencia estatal en la ciudad.

Junto a familiares, militantes, colectivos, organizaciones y público en general que se acercó a la esquina de Balcarce y avenida Pellegrini, se descubrió la placa que rinde homenaje a las ocho personas asesinadas en Rosario, y las 39 en todo el país, en el marco de la represión de las fuerzas de seguridad contra las protestas sociales que se produjeron como consecuencia de la agudización de la crisis económica, política y social que atravesó la Argentina por aquellos años.

La señalética también recuerda a las víctimas que ha provocado la cara más extrema de la violencia institucional en un lugar emblemático como son los Tribunales Provinciales, escenario en el que se han desarrollado numerosas acciones y movilizaciones colectivas en reclamo de memoria, verdad y justicia que han permitido visibilizar estos casos y, en algunas ocasiones, lograr la condena de sus responsables.

Bajo una noche estrellada, en la pantalla colocada en el espacio público se proyectó la muestra audiovisual «Las fotos que quedan. Actos de memoria frente a la violencia institucional», que reúne los testimonios de familiares y de quienes han participado en la lucha por lograr justicia por las víctimas, utilizando como disparador de los recuerdos distintas imágenes fotográficas.

Durante el acto, Luciana Escobar, hermana de Gerardo Pichón Escobar, trabajador municipal cuyo cuerpo fue encontrado en el río Paraná luego de haber sido agredido por custodios de un boliche, señaló que el acto de señalización es “una manera de que la memoria siga siendo una trinchera” y trazó una línea histórica en la que se encadenan las diferentes luchas populares.

La joven militante dijo que también que "las Abuelas y las Madres nos enseñaron y arroparon con sus pañuelos blancos, nos fueron armando ese camino, en el cual las compañeras y los compañeros en el 2001 tuvieron que atrincherarse, y esos cimientos que habían estado armando, como el gran Pocho (Lepratti) defendiendo a las pibas y a los pibes. Luego sirvió para acogernos a los familiares que nos subimos a este tren al que no pedimos subir. Nos fortaleció el encuentro, que nos abracen y que nos digan acá estamos para acompañarlos”, explicó.

Por su parte, la directora de Derechos Humanos y Memoria, Alicia Gutiérrez, afirmó: “Tenemos una responsabilidad como Estado, porque el Estado es responsable de estas muertes, tenemos la responsabilidad de acompañar a las víctimas y lograr no sólo investigar y condenar a los responsables, sino también resarcir a sus familiares”.

Mientras que Cecilia Vallina, coordinadora del área de Memoria, presentó la producción audiovisual y resaltó el valor simbólico de cerrar el año, un 20 diciembre, frente a los Tribunales: “Esta muestra busca abrir la discusión, hacerla presente, ocupar desde el Estado estos espacios, ser una voz que reclama a los otros poderes por la igualdad ante la ley, por justicia y en contra de la violencia institucional. Es un homenaje a las víctimas, pero también a las y los familiares, amigas, amigos, abogadas y abogados y organizaciones que se han puesto estos casos al hombro, porque ellos nos enseñan a convertirnos en militantes”.

Estuvieron presentes además Melani, sobrina de Juan Delgado, asesinado durante una protesta de vecinos en reclamo de bolsones de comida que fue reprimida por la policía; Sara Campos, hermana de Walter, asesinado a los 15 años tras una persecución policial el 21 de diciembre de 2001; Lila Mansilla, madre de Yanina García, la joven mamá de 18 años que fue herida en la puerta de su casa y murió el 19 de diciembre; Macarena Ramírez, hermana de Carlos Gauna, asesinado en un caso de gatillo fácil por un policía que fue condenado en 2006; Edgardo Orellano, padre de Bocacha, el joven que tras un altercado con personal de seguridad de un local bailable apareció ahogado en el río Paraná dos días después; Federico Garat, abogado patrocinante en las causas por los homicidios del diciembre trágico e integrante de la Comisión Investigadora No Gubernamental; y Gustavo Martínez, dirigente gremial que integró también la Comisión que denunció a los responsables políticos de los crímenes del 19 y el 20 de diciembre de 2001.

El cartel descubierto este lunes dice: «La violencia ejercida por integrantes de fuerzas de seguridad estatales contra lxs jóvenes de barrios populares es una metodología aún vigente que debe ser investigada y condenada». Y, en este sentido, afirma: «Los distintos estamentos del Estado tienen la obligación de implementar políticas públicas que garanticen los derechos humanos y prevengan y erradiquen estas prácticas represivas».

La inauguración significó el cierre de la agenda de marcaciones planeadas para 2021 por el Programa de Señalética de Marcas de Memoria de la Dirección General de Derechos Humanos y Memoria, perteneciente a la Secretaría de Género y Derechos Humanos. Todas las señaléticas y los contenidos audiovisuales sobre las mismas pueden ser visualizados en la web municipal en el Mapa de Señalética de Marcas de Memoria.

Tribunales Provinciales

BALCARCE 1651
Lunes a viernes de 08:30 a 12:30

4721701