21 de mayo

Temas del día

Ambiente

El municipio abre la inscripción para cuidadores del arbolado público

La iniciativa promueve el compromiso y la colaboración de vecinos y vecinas para el cuidado y la protección de los árboles de su cuadra y de otros espacios verdes de la ciudad.

En el marco del Plan de Gestión Integral del Arbolado 2023, la Municipalidad de Rosario abre la inscripción para Árboles de Rosario, programa de cuidadores y cuidadoras; se trata de la segunda instancia destinada a frentistas y vecinos que deseen contribuir con la conservación y el cuidado de árboles en veredas y espacios públicos.

Mediante dicha iniciativa, el municipio busca que rosarinos y rosarinas se comprometan con el cuidado de ejemplares (recién plantados) mientras crecen, ayudando con su riego durante el primer año. Esta acción es vital para el desarrollo del árbol futuro y contribuye a mejorar la calidad ambiental de la ciudad.

Los frentistas que deseen cuidar nuevos ejemplares o bien vecinas y vecinos que quieran hacer lo propio con árboles de espacios verdes deberán llenar este formulario. Cabe remarcar que tendrán prioridad los frentistas que hayan solicitado un ejemplar con anterioridad.

A mediados de marzo, la secretaría de Ambiente y Espacio Público lanzó la primera etapa del Programa de Cuidadores del arbolado para Entidades públicas y privadas; dicha inscripción aún permanece abierta, por ende, las Instituciones que deseen sumarse deberán completar el formulario disponible siguiendo este enlace.

¿Qué hacer y qué no hacer para cuidar un árbol recién plantado?

Riego. Usar abundante agua, al menos dos veces por semana. Hacerlo alrededor del tronco para que pueda penetrar hasta las raíces más profundas. Si la cazuela está encharcada no regar hasta que lo necesite.

No podar los árboles. Se acorta la vida de los ejemplares, genera heridas y es vía de entrada de enfermedades y plagas que los debilitan. La Municipalidad se ocupa de adaptarlos al ambiente urbano de manera tal que no dificulten la circulación o el suministro de servicios ni pongan en riesgo a las personas, bienes o instalaciones.

Evitar el uso de venenos. Para combatir las plagas es preferible colocar barreras físicas.

Cazuelas. Una cazuela amplia ayuda a que las raíces no rompan las veredas, permitiendo el adecuado crecimiento de las mismas y la filtración del agua.

Liberar las cazuelas de plantas. Pueden competir con el crecimiento del árbol y no permitir su óptimo desarrollo.

Evitar el uso de bordeadoras en la cercanía de los árboles, ya que los descortezan y dañan de forma irreversible. Siempre es preferible una cazuela amplia bien mantenida.

Cobertura: usar cubierta orgánica de entre 3 y 5 cm de espesor alrededor del árbol (pero lejos del tronco) pues mantiene la tierra húmeda y limita el crecimiento de otras plantas.

No colocar ningún tipo de barrera como baldes plásticos o macetas alrededor del ejemplar porque puede afectar su crecimiento y desarrollo.

Además, debe tenerse en cuenta:

- No plantar en las veredas ejemplares de gomero, ficus, álamo, sauce, araucaria o palo borracho. Son especies de grandes dimensiones que ocasionan perjuicios en las veredas y en los domicilios.

- Antes de plantar un árbol en la vía pública debe consultarse al área responsable del arbolado en su zona acerca de cuáles son las especies adecuadas para ese entorno. La conservación de un árbol comienza con la plantación del ejemplar adecuado en el lugar correcto.

¿Qué hacemos con las hojas secas que caen de los árboles?

Las hojas son recursos que se usan para hacer compost. El compost es un abono con alto contenido de nutrientes, mejorador de suelos y que se obtiene mediante la descomposición de los residuos orgánicos.

Las hojas caídas deben ser barridas y embolsadas. Evitar quemarlas, el humo de las hojas secas provoca accidentes y contaminación ambiental.

Arbolado y Cambio Climático

Rosario tiene aproximadamente 420.000 árboles en veredas y espacios verdes públicos. Los árboles son un componente fundamental para garantizar una ciudad habitable y sustentable. Sus contribuciones y aportes son muchos: dan sombra, reducen el impacto del sol y calor y así el consumo energético, mitigan los niveles de ruido, absorben contaminantes y mejoran la calidad del aire.

Además, los árboles son los principales aliados para enfrentar el efecto 'islas de calor urbanas'. Estas se crean por las grandes extensiones de asfalto que cubren las ciudades, generando una temperatura mayor en estos centros que en sus alrededores; los árboles no solo contribuyen a reducir este fenómeno, sino también a generar aire limpio.

Plan de Gestión Integral del Arbolado

Es un documento a cargo de la Municipalidad de Rosario, que responde a las exigencias de la Ley Provincial del Árbol N°13.836/18 y a la Ordenanza Municipal 5118/1991. Esta herramienta es de suma relevancia, ya que es fruto del trabajo colaborativo, atendiendo a distintas miradas sobre el arbolado y haciendo foco en su contribución en la lucha contra el cambio climático.

Este instrumento de gestión del patrimonio arbóreo está conformado por una serie de acciones tendientes al manejo y conservación de los ejemplares que constituyen el arbolado público de Rosario, que año a año se planifica y ejecuta de manera sostenida. Tiene como objeto proteger al arbolado público, reglamentando los requisitos técnicos y trámites a los que se ajustará la plantación, conservación, erradicación y reimplantación de los mismos en la ciudad de Rosario.

Dentro de las acciones que se pueden plantear está el mantenimiento del arbolado, poda y escamonda, mejora en plazas y parques, tratamiento de ramas, control de plagas, extracciones, plantaciones y actividades con organizaciones en pos de promover el cuidado del arbolado público, entre otras.