22 de julio

Control

El municipio desactivó dos fiestas clandestinas en la zona norte de la ciudad

Agentes de la Secretaría de Control y Convivencia, en conjunto con efectivos policiales, pudieron concretar el desalojo de los concurrentes de ambos eventos sin mayores complicaciones.

Agentes de la Secretaría Control y Convivencia, en conjunto con efectivos de la Policía de Santa Fe, desacativaron dos fiestas clandestinas en las primeras horas del pasado domingo en la zona norte de la ciudad. Uno de los eventos se desarrollaba en una casa del barrio de Fisherton (Pacto Federal al 9000), donde se habían dado cita alrededor de 400 jóvenes que habían pagado una entrada para formar parte del festejo, en tanto el otro tuvo lugar en Camino de los Granaderos y Ciudadela, en una celebración de tipo after, que también vio precipitado su final.

La primera de las intervenciones se efectuó a partir de las 2:40 am del domingo, cuando los agentes de Proximidad arribaron a Pacto Federal al 9000 y encontraron unos 400 jóvenes, entre los que estaban dentro de la propiedad y aquellos que pagaban en la vía pública. Tras la autorización por parte de la Fiscalía para entrar, se produjo el final del festejo y paulatinamente se fue llevando adelante el desalojo.

Cabe destacar que aquellos concurrentes que eran menores de edad fueron buscados por sus padres, por lo que los agentes permanecieron en el lugar poniendo al resguardo a los mismos hasta que todos se retiraron con un adulto responsable.

También se pudo constatar que la fiesta clandestina se había desarrollado con venta previa de entradas y la contratación de equipos de sonido. Incluso, muchos concurrentes manifestaron su bronca, ya que habían adquirido su entrada pero se quedaron fuera porque no los habían dejado ingresar. Finalmente, se labró sobre los propietarios el acta de infracción correspondiente.

“Trabajamos, entre otras cosas, para que haya una buena convivencia con los vecinos. Y eventos como este, con menores, en horarios y lugares inadecuados, son inadmisibles. Felicito al personal, que siempre puso la seguridad de los chicos por encima de todo”, señaló el Secretario de Control y Convivencia, Diego Herrera.   

Por otro lado, en Camino de los Granaderos y Ciudadela, también en la zona norte, tuvo lugar el segundo de los hechos. La intervención se produjo en pleno desarrollo del evento, que era tipo after, ya a media mañana del domingo.  

Agentes de la Dirección de Control Urbano y la Policía de la provincia se hicieron presentes y constataron que en el lugar se estaba desarrollando una fiesta electrónica sin ningún tipo de permiso ni habilitación municipal, bajo carpas, con grandes equipos de sonido, iluminación, y barra de bebidas alcohólicas.

De inmediato, se ordenó bajar la música y el desalojo del lugar, lo que se dio sin grandes incidentes. En el caso intervino también la Unidad Fiscal de Flagrancia.   

En tanto, el acta de infracción municipal se labró sobre el dueño del predio, quien se hizo responsable del evento, que había comenzado luego de las seis de la mañana. Ahora deberá comparecer ante el Tribunal de Faltas.

“Agradecemos la buena predisposición de la Policía y de los fiscales para realizar el trabajo conjunto y poder llevar adelante las distintas intervenciones que devolvieron la tranquilidad a los vecinos y pusieron al resguardo a los concurrentes. Nos aseguraremos que los organizadores sean sancionados por su irresponsabilidad”, concluyó Herrera.