6 de marzo

Obras

La intendenta verificó junto al gobernador el avance de la futura planta potabilizadora para el Gran Rosario

La construcción de esta relevante obra de infraestructura forma parte del proyecto estratégico del gobierno provincial destinado a optimizar el suministro de agua potable a 1.500.000 habitantes.

La intendenta Mónica Fein, junto al gobernador Antonio Bonfatti y el presidente del directorio de Aguas Santafesina SA, Sebastián Bonet, entre otros, recorrió la obra de construcción de la planta potabilizadora del Acueducto Gran Rosario, ubicada en avenida San Martín y colectora de Circunvalación, distrito Granadero Baigorria, destinada a optimizar el suministro de agua potable a 1.500.000 habitantes del conglomerado del Gran Rosario.

Durante la recorrida llevada a cabo en la mañana del viernes 11 de julio, de la que también participaron el ministro de Aguas, Servicios Públicos y Medio Ambiente, Antonio Ciancio; el secretario de Planeamiento municipal, Pablo Barese; y miembros de la empresa Ingeniero Pellegrinet SA (a cargo de los trabajos), Fein se mostró entusiasmada con, afirmó, “esta obra millonaria que favorecerá a todo el Gran Rosario. Estamos muy contentos ya que vamos a poder resolver un problema de vieja data para muchos vecinos, que es la falta de presión de agua”.

Asimismo, agregó que la obra “se ha hecho pensando en el futuro”, porque con el tiempo se podrán construir tres módulos más, para seguir mejorando la presión. “Rosario tiene futuro y una mirada estratégica para seguir abasteciendo a más de un millón y medio de personas de un agua de excelente calidad”, dijo Fein.

Por su parte, el gobernador Antonio Bonfatti señaló que “después de 130 años tendremos una nueva planta de tratamiento de agua para la ciudad de Rosario y el Área Metropolitana; esta es una inversión de 650 millones de pesos y pensamos que para mitad de 2015 ya va a estar terminada, por lo que aumentaremos la presión para Granadero Baigorria, Capitán Bermúdez, Fray Luis Beltrán, todo el norte de la ciudad de Rosario; y con la vieja planta vamos a poder incrementar la presión hacia el sur”.

Las obras en ejecución incluyen la toma de agua, que ya está terminada; el tendido de cañerías que transportarán el agua cruda desde el río hasta el módulo clarificador; la construcción de una cámara de rejas, donde se realizará el desbaste de troncos y malezas, la decantación y el filtrado del agua.

También incluyen la construcción de una cisterna de 12.500 metros cúbicos, donde se agregará cloro y fluor al agua para posteriormente bombearla a los acueductos correspondientes. El módulo que se está construyendo tiene una capacidad de 6.250 metros cúbicos por hora, o sea 150 millones de litros por día, equivalente a casi el 30 por ciento de la planta potabilizadora del barrio Arroyito, que hoy abastece a la ciudad.