25 de agosto

Prevención

Deportes
Salud
Recreación

Verano seguro: el municipio brinda recomendaciones y buenas prácticas para vivir el río y las islas

En plena temporada estival, es bueno recordar algunas consideraciones para disfrutar las aguas del Paraná de forma segura y respetando la convivencia.

El verano está a pleno y miles de rosarinas y rosarinos eligen los diversos espacios públicos de la ciudad para disfrutarlo. Cada vez más, el río, sus costas y las islas se posicionan como una de las opciones preferidas. Con el objetivo de promover la convivencia con los demás y con el entorno natural, la Municipalidad de Rosario comparte algunas recomendaciones y buenas prácticas para habitar el Paraná de forma segura y responsable.

Quienes eligen refrescarse y disfrutar la costa rosarina del Paraná, en la Rambla Catalunya o el Balneario La Florida, deben tener en cuenta algunas precauciones. Leo Manino, jefe de guardavidas de Costanera Rosario EEM, comparte una serie de recomendaciones para bañarse en el río o recrearse en los balnearios de forma segura.

  • Bañarse en lugares habilitados, con cobertura de guardavidas y delimitados con boyas (amarillas, naranjas o roja) en el horario de funcionamiento de 8 a 20 h, y con presencia del código de bandera internacional (apaisada: mitad roja arriba, mitad amarilla abajo) que indica presencia de guardavidas.
  • Respetar las indicaciones que pudiera haber en los diferentes lugares. Por ejemplo, una zona delimitada que indique presencia de pozo o corriente.
  • Mantener proximidad con niñas y niños y no quitarles la vista de encima, dado que pueden tener algún incidente en el agua o perderse en la playa.
  • Cuidar las mascotas (usar correa y/o bozal en caso de ser necesario) en las zonas en que este permitido su ingreso. Cabe aclarar que no son las mismas que para los bañistas.
  • A los nadadores de aguas abiertas: utilizar el carril exclusivo de la Municipalidad. Intentar nada siempre en compañía y utilizando flotador personal obligatorio.
  • En caso de ver a alguien en peligo, alertar inmediatamente a los Guardavidas o a Prefectura Naval Argentina. No poner en riesgo la propia vida o integridad física.

Asimismo, Manino destacó algunas cuestiones generales respecto a las altas temperaturas y recomendó a los bañistas mantenerse hidratados y evitar la ingesta excesiva de alimentos o de bebidas alcohólicas. Respecto a la exposición solar, para el jefe de guardavidas es importante no exponerse al sol en los horarios de mayores temperaturas (cerca del mediodía) y utilizar gorros o elementos que eviten la exposición directa de la cabeza. Además, utilizar protección solar y ropa ligera.

Tránsito en el río: embarcaciones y cruce seguro

De cara a la temporada de verano 2013/2014, el municipio elaboró, de manera conjunta con asociaciones y usuarios, un Manual de Buenas Prácticas en el río, con información detallada y específica respecto de navegación en distintos tipos de embarcaciones, instrucciones de respuesta ante las situaciones de riesgo más frecuentes, primeros auxilios y seguridad náutica.

Ante todo, es importante saber que el 106 es el número de Emergencias Náuticas de la Prefectura Nacional Argentina y es al que hay que llamar para solicitar rescate de embarcaciones, apoyo radioeléctrico o incluso asesoramiento. También se puede recurrir a este servicio para consultar respecto de condiciones hidrometeorológicas, sobre todo si se tiene planeada una salida o travesía extensa navegando.

Recomendaciones para navegación y deportes náuticos

Cada año, más rosarinos y las rosarinas se animan a los deportes náuticos, siendo la navegación a remo uno de los más populares. Antes de salir a aguas abiertas, es importante adquirir seguridad y dominio de la embarcación cerca de la costa o dentro de los corredores seguros. En este sentido, Darío Olivero, docente en la Escuela Municipal de Actividades Náuticas, aporta algunas recomendaciones para principiantes y recuerda los elementos de seguridad obligatorios para remar en el Paraná.

Normas Básicas

  • En navegación fluvial, los botes deben navegar lo más cercano posible a la costa y lo más alejado del canal de navegación comercial.
  • En embarcaciones a remo, cruzar el río por corredores seguros, lo más lejos posible de recodos y curvas, en grupo (a fin de ser visto), por el lugar más angosto del canal, en forma recta y en el menor tiempo posible.
  • Salir con los elementos obligatorios de seguridad: chaleco salvavidas, achicador, cabo de 5 metros afirmado a la proa y cabo perimetral (de vida) y silbato.
  • Nunca embarcarse si no se sabe nadar.
  • Realizar siempre el rol de salida en su club o guardería náutica (dejar asentada hora de partida, llegada y destino intencionado de la navegación). Si se modifica, hacerlo saber por radio o teléfono a quien corresponda. Esto será fundamental en el caso de que se tenga que poner en marcha un rescate.
  • Para salir a navegar, evitar el consumo de alcohol y drogas que pongan en riesgo su vida y la de otros.
  • Utilizar protector solar, sombrero o gorro que proteja la cabeza de la exposición directa al sol, lentes de sol y remera manga larga. De esta forma, se evita tener un golpe de calor durante la navegación.
  • No navegar cerca de la zona habilitada para bañistas o balnearios, manteniendo, al menos, una distancia de 150 metros de la costa, lo más cerca posible de la vera del canal de navegación comercial.
  • Utilizar sólo embarcaderos o muelles habilitados para ascenso y descenso de navegantes.
  • Está prohibida la navegación nocturna en canales de navegación comercial, radas y puertos para embarcaciones a remo y motos de agua.
  • Motos de agua: navegar a una distancia mínima de 30 metros de la costa y de las demás embarcaciones, reduciendo la velocidad y aumentando la distancia al sobrepasarlos. Respetar a las embarcaciones a remo, a sus navegantes y a los bañistas.
  • Respecto al derecho de paso en el río, nunca hay que cruzar el río por delante de otras embarcaciones, sobre todo si se trata de buques de ultramar o chatas de empuje, ya que representa un riesgo y puede ocasionar un accidente de gran magnitud.

Para aquellos con intenciones de empezar remo, canotaje o natación a aguas abiertas, una opción a tener en cuenta es la de acercarse a las clases que dicta la Escuela en el corredor seguro de la Rambla. Si se quiere arrancar a remar, los martes y jueves de 9 a 12 pueden concurrir niños y jóvenes mayores de 10 años, y los sábados de 9 a 12, es el turno de los adultos.


Condiciones climáticas

Una de las premisas de la navegación es estar atento al clima. Siempre se deben prever los cambios climáticos que afecten las condiciones naturales de navegación, consultar el pronóstico antes de salir a navegar y mantenerse atento a las alertas meteorológicas, así como extremar las precauciones en caso de niebla, lluvia, tormentas o descargas eléctricas.

En caso de que se levante tormenta, se recomienda no iniciar el cruce de regreso con vientos fuertes: buscar resguardo en la isla hasta que pase la tormenta, o inclusive navegar hacia otros rumbos con el viento a favor.

En caso de tormentas eléctricas, se debe buscar resguardo en lugar techado de material. En caso de proximidad con puntos altos o arboles, colocarse en cuclillas con la cabeza entre las piernas. No salir a navegar bajo esas condiciones ni exponerse al aire libre.

Acampe en zona de islas

Cuando se acampa o se visita la isla y sus zonas de playa, se debe traer embolsada toda la basura que se pudo haber producido y arrojarla en los cestos correspondientes en tierra firme.

Asimismo, se aconseja a los campistas no prender fuego o hacer fogatas en zonas no habilitadas y siempre recordar apagar cualquier remanente de fuego para evitar incendios.

Ante una situación de emergencia

En caso de una emergencia que demande una respuesta, es importante saber que todos los puestos de guardavidas cuentan con equipos de comunicación centralizados, que permiten contactar a la GUM, la Policía y al puesto sanitario del SIES instalado en la Rambla. Además, tienen material de Soporte Vital Básico, con botiquines equipados. Sólo en la zona de la Rambla y el balneario La Florida, los guardavidas cuentan con desfibriladores, lo que genera un nivel de cardioprotección muy alto para los bañistas.

En toda la costa, hay 45 guardavidas repartidos en los diferentes turnos y puestos. También hay dos lanchas de rescate tripuladas afectadas que cuentan con guardavidas para colaborar en situaciones de asistencia a embarcaciones.