27 de septiembre

Temas del día

Desarrollo Humano

Infancias
Desarrollo social

Más de 50 mil niñas y niños remontaron sueños y celebraron su mes junto al Municipio

«Agosto para las infancias» ofreció múltiples propuestas que las y los más chicos y sus familias disfrutaron en distintos espacios, como centros de convivencia, polideportivos y Calle Recreativa.

«Agosto para las infancias» es el nombre de la nutrida agenda de actividades que la Municipalidad de Rosario puso en marcha los primeros días del pasado mes y que convocó a más de 50 mil niñas y niños, quienes junto a sus familias se sumaron a disfrutar del sinnúmero de propuestas pensadas y planificadas para las y los más chicos.

La iniciativa tuvo como consigna Remontando sueños y su imagen fue el barrilete, ese simple y hermoso juguete que invita a volver a salir, a volver a los espacios abiertos, a compartir en familia lugares comunes.

“En tiempos de restricciones y aislamiento, definimos abrir la ciudad a las infancias con el objetivo de recuperar los valores y las motivaciones de las niñas y los niños de la ciudad. Trabajamos a partir del concepto de ‘remontar sueños’, con el barrilete como figura emblemática y también como una forma de poner bien arriba las voces de las niñas y niños, a pesar del contexto que atravesamos”, señaló al respecto el secretario de Desarrollo Humano y Hábitat, Nicolás Gianelloni.

Así, cada domingo Calle Recreativa ofreció postas donde las familias pudieron conocer la propuesta, en tanto las niñas y los niños se llevaron un barrilete de regalo para armar en sus casas.

A su vez, más de 200 espacios de la Red de Cuidados de la ciudad fueron parte de la iniciativa: polideportivos, espacios culturales, centros de Convivencia Barrial y organizaciones sociales propusieron diversas actividades recreativas que incluyeron salas de lectura, juegos al aire libre, talleres, obras de teatro, proyección de películas.

El mes de las infancias incluyó la participación de jardines, ferias de la Economía Social y la Plaza de los Cuidados. A lo largo de agosto se distribuyeron en las distintas propuestas y actividades 100.000 raciones de merienda y 21.000 barriletes. Además, 1.000 organizaciones de la ciudad celebraron el día de las infancias en sus espacios, para lo cual contaron con asistencia municipal que les garantizó chocolatada y alfajores para todas las niñas y los niños que asistieron.

En este sentido, Sonia Colacelli, directora de Infancias y Familias, sostuvo: "Trabajamos cotidianamente para promover los derechos de las niñas y los niños en nuestra ciudad; en esta oportunidad nos propusimos hacerlo en un marco de festejos con la consigna de poner bien arriba sus sueños que casi siempre refieren a crecer en una familia que los cuide y los abrace, y en ese sentido tratamos de sumar el mayor compromiso por parte de los adultos para que eso suceda."

Cabe destacar que, dada la gran cantidad de actividades que se organizaron para celebrar a las infancias, y teniendo en cuenta que algunas de ellas debieron ser reprogramadas por cuestiones climáticas, durante septiembre también se están concretando eventos que forman parte de la agenda original.

Centros de Convivencia Barrial

Los espacios municipales fueron partícipes de «Agosto para las infancias», y remontaron sueños con propuestas socioeducativas y recreativas que cobraron vuelo durante todo el pasado mes, integrando actividades familiares y barriales en las que el barrilete fue protagonista, de modo que las numerosas voces, sensaciones y sueños que tuvieron lugar en las plazas de los barrios y en los patios de los centros de convivencia, junto a las remontadas de las cometas, llenaron de color las tardes invernales.

Los encuentros fueron coronados por cuentos, canciones, rondas y meriendas en las que chicos y chicas de primera y segunda infancia vinculados con los espacios socioeducativos de los centros echaron a volar la imaginación y un sinfín de sonrisas y miradas pícaras.

El barrilete, como idea fuerza de la propuesta, permitió a más de 700 niñas y niños de los barrios más populares recuperar el valor del juego, de la alegría y de la inocencia. En este sentido, desde la Dirección de Infancias y Familias se trabajó con el objetivo de promover espacios de cuidados, de juegos y de crianza respetuosa para que las infancias crezcan sabiendo que ser niños es el derecho más importante.

Economía Social

Durante el mes de celebración de las infancias, las ferias de la Economía Social ofrecieron, bajo el lema Juguemos en casa. Jugar nos conecta, una propuesta variada de juegos y juguetes artesanales producidos por emprendedoras y emprendedores locales.

En un año tan particular y complejo para grandes y chicos que plantea el desafío de incentivar las actividades lúdicas y la creatividad dentro del hogar, se pusieron a la venta juguetes elaborados de manera sustentable y a precios justos.

Se trató de juguetes y juegos con un alto valor artesanal, en los que sus productoras y productores ponen todo el empeño para generar una propuesta diferente que puede convertirse en un regalo especial y entrañable.

En este sentido, se dispuso una feria especial en la plaza Sarmiento, y en las ferias habituales hubo espacios diferenciados para todos los emprendedores de juegos y juguetes de modo de facilitar el acceso a las distintas propuestas, que van desde amigurumis, juguetes en madera, disfraces, capas mágicas, objetos para colorear, muñecos, pelotas y mordillos montessori, entre otras.


Barrileteando en los polideportivos

Durante agosto la Secretaría de Deporte y Turismo también llevó adelante diversas actividades, centradas en las infancias. Con el eje puesto en las barrileteadas, se elaboraron instructivos con el propósito que chicas y chicos pudieran construir sus propios barriletes en sus casas, para luego ir a remontarlos en los distintos polideportivos.

Así, en el Polideportivo Cristalería se disfrutó de una barrileteada y un espectáculo artístico, mientras que en el Parque del Mercado hubo una jornada de cine organizada por los animadores juveniles y, posteriormente, se remontaron los barriletes en familia.

El Polideportivo Garzón tuvo también su barrileteada, en una jornada de grandes juegos, merienda y regalos sorpresa, al igual que en Las Flores, las familias y la comunidad del polideportivo se reunieron para hacer volar barriletes y sueños.

Por su parte, el Polideportivo 7 de Septiembre organizó el barrilete de los deseos con música, juegos, deportes y talleres, en tanto en el Yrigoyen hubo una barrileteada en una acción conjunta con Grupo Scout, y en el Polideportivo Parque Oeste se organizó una Varieté artística y una clase abierta de Zumba para niñas y niños, en conjunto con la Secretaría de Cultura y Educación.

Calle Recreativa se sumó a las celebraciones de «Agosto para las infancias» y, en sintonía con la consigna, se llevaron adelante diversas propuestas en el Monumento Nacional a la Bandera, en Bv. Oroño y el río, en Ayolas y San Martín, en el Museo de la Ciudad y en La Ciudad de las Niñas y los Niños, con entrega y armado de kits de barriletes, y el Libro de Calle Recreativa para registrar vivencias.

Cuidar a las infancias

Cabe señalar que «Agosto para las infancias» se inscribe en las políticas públicas que el Municipio lleva adelante en relación al cuidado de las infancias, que a su vez es uno de los ejes del Plan Integral de Cuidados presentado recientemente por el intendente Pablo Javkin.

El Plan Cuidar involucra al Estado municipal en la organización política y social del cuidado como actividad esencial para el bienestar de la población, en un marco de corresponsabilidad entre los sectores público y privado, en comunidad y al interior de las familias. El cuidado abarca el conjunto de actividades tanto remuneradas como no remuneradas que garantizan el bienestar de las personas, e implica un apoyo multidimensional: material, económico, moral y emocional.

Las políticas de cuidado comprenden el conjunto de intervenciones públicas intersectoriales tendientes al bienestar físico y psicosocial, contemplando la diversidad de las personas destinatarias. Estas políticas consideran tanto a quienes reciben cuidados como a quienes los proporcionan. Buscan asegurar el acceso a servicios de calidad, y a los recursos para cuidar y ser cuidado/a, desde un enfoque de derechos humanos centrado en la igualdad de género, la solidaridad intergeneracional, el respeto de la diversidad en todas sus dimensiones, incluidos los derechos y la dignidad de las personas con discapacidad. Cuidar y recibir cuidados es inherente al ser humano.