20 de enero

Movilidad

Línea K: 60 años recorriendo la ciudad

Se cumplió un nuevo aniversario de la puesta en marcha de la línea de trolebuses más antigua de la ciudad. El primer servicio salió desde Avellaneda y Mendoza el 3 de diciembre de 1961.

El Municipio, junto a la Asociación Rosarina Amigos del Riel, conmemoró este viernes un nuevo aniversario de la puesta en funcionamiento de la Línea K, el servicio de trolebuses que comenzó a recorrer las calles de la ciudad en el año 1961 desde Avellaneda y Mendoza.

El recordatorio se llevó adelante en un sencillo acto y con las palabras de autoridades presentes como la secretaria de Movilidad, Eva Jokanovich; el presidente de la empresa Movi, Alejandro Gentile, y Mariano Antenore, representante de la Asociación.

Además, la iniciativa reunió a aficionados y público en general y contó con la posibilidad de conocer, subir y disfrutar de la unidad restaurada marca Fiat Alfa Romeo CGE, modelo 1960, declarada patrimonio histórico y cultural, generando así la oportunidad de rememorar aquellos primeros recorridos de la línea por las calles rosarinas. Cabe señalar que la primera salida del servicio tuvo lugar por calle Avellaneda, entre Mendoza y 3 de Febrero, motivo por el cual se elegió la cercanía de ese lugar para llevar adelante la ceremonia.

En la ocasión, la secretaría de Movilidad afirmó: “Que la Línea K conmemore 60 años de su primer viaje es una demostración de que Rosario es pionera en la innovación en transporte público eléctrico, en materia de sustentabilidad y cuidado del ambiente”.

También resaltó que la ciudad conserva su tradición en la prestación de servicios de transporte eléctrico, apostando a una movilidad más sustentable y fortaleciendo el compromiso hacia políticas innovadoras y sustentables.

“Este aniversario toma una gran trascendencia; que un sistema de transporte se pueda sostener tanto en el tiempo tiene un valor muy importante”, manifestó por su parte Alejandro Gentile, destacando la continuidad de una línea de trolebuses con estas características en la ciudad.

La Línea K fue inaugurada el 3 de diciembre de 1961 en la esquina de Bv. Avellaneda y Mendoza, frente al bar La Capilla. Esta quinta línea del sistema eléctrico unía las intersecciones de Necochea y Av. Pellegrini con Nicaragua y Mendoza. El servicio fue cubierto por unidades marca Fiat Alfa Romeo CGE, de procedencia italiana, que recorrieron los viejos empedrados de las calles Mendoza y San Juan, hasta llegar a la yerbatera Martin y la Facultad de Ingeniería.

Uno de esos coches fue rescatado en el año 1985 por la Asociación Rosarina Amigos del Riel y reconstruido integralmente por el personal de la Unidad de Gestión Eléctrica de la Línea K de trolebuses.

"Este encuentro y celebración coloca a Rosario en una posición única de ponderación de su acervo histórico en lo que a movilidad pública se merece”, remarcó a su vez Mariano Antenore, y agregó: "Una ciudad también se construye valorando aquellas cosas que la hicieron grande”.

Hoy en día, el servicio de la Línea K utiliza el corredor Mendoza/San Juan llegando a la Ciudad Universitaria, con una longitud total de recorrido de 25.13 kilómetros, conectando los distritos noroeste, centro y sur de la ciudad.

En lo que respecta a los barrios, brinda vinculación a Fisherton, Belgrano, Azcuénaga, Remedios Escalada, Ntra. Sra. de Lourdes, Centro, República de la Sexta.