17 de junio

Salud

El municipio recibe una destacada donación en equipamiento médico

Destinado a la Maternidad Martin, involucra tecnología para dar rápida respuesta al tratamiento y monitoreo de una compleja patología en recién nacidos.

Este lunes 14 de agosto en el auditorio del CEMAR (1° piso de San Luis 2020) se firmará un acta-acuerdo entre autoridades de la Secretaría de Salud y referentes de la Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días para formalizar la donación de equipamiento médico valuado en 60 mil dólares. 

Se trata de un equipo que permite aplicar el tratamiento de hipotermia controlada en la encefalopatía hipóxico-isquémica. Dicha patología se da en algunos recién nacidos cuando ocurre algún evento que provoque bajo flujo cerebral o hipoxia o ambos en simultáneo. La hipoxia y el bajo flujo cerebral producen un daño cerebral que se conoce clínicamente como encefalopatía hipóxico-isquémica.

Desde hace más de diez años, los estudios demostraron que este tratamiento era seguro y efectivo, considerándolo un estándar de cuidado en pacientes que tienen este diagnóstico.

El equipo de hipotermia se utiliza en bebés a partir de los 1.800 gramos y mayores de 35 semanas de edad gestacional, y permite bajar en forma controlada y segura la temperatura corporal de un bebé en un rango de 33 a 34 grados centígrados y por consiguiente la temperatura cerebral durante 72 horas, para luego proceder al recalentamiento a la temperatura normal (36 grados y medio).

Lo que se logra con la hipotermia es detener esa cascada inflamatoria que desencadena el hipoflujo y la hipoxia. Esto evita un daño mayor a nivel de las neuronas, frenando este proceso inflamatorio, y disminuye el metabolismo cerebral transitoriamente.

A lo largo del tiempo las publicaciones científicas dan cuenta de una menor mortalidad y menor morbilidad en los recién nacidos que padecen esta patología en el grado moderada a severa.

También forma parte de la donación un monitor de electroencefalograma de amplitud integrada que permite monitorear en tiempo real la actividad eléctrica del cerebro. Es decir, poder saber si el bebé está presentando convulsiones (descargas eléctricas que pudieran no evidenciarse clínicamente) como movimientos en el paciente.

Además, permite evaluar el voltaje de la actividad cerebral durante todo el tiempo que fuera necesario. También grabar al bebé ya que cuenta con una cámara incorporada que permitir ver movimientos que se consideran anormales.

Tanto el equipo de hipotermia como su monitor de electroencefalograma de amplitud integrada son indispensables para el control y el tratamiento de un bebé que revista tal grave cuadro como es la encefalopatía hipóxico-isquémica.

Durante el acto estarán presentes autoridades de la Secretaría de Salud Pública, de la Maternidad Martin y por parte de la mencionada Iglesia César Hansen (Presidente de la estaca Rosario-Argentina), Silvana Gamboa (Presidenta de la Sociedad de Socorro de la estaca Rosario), Carlos Gutiérrez (Director de Comunicación de la estaca Rosario), Elder Alyn McClure y Hermana Brenda McClure (Misioneros de Servicio Humanitari) y Guillermo Knudsen (Director de Comunicación de la Región Rosario).