24 de mayo

Temas del día

Género

Diversidad
Mujer

La Municipalidad de Rosario continúa fortaleciendo la atención a víctimas de violencia de género

En lo que va de 2023 se recepcionaron cerca de ocho mil solicitudes de asistencia y asesoramiento a través del Teléfono Verde y de WhatsApp.

La violencia de género produce daño y viola los derechos y las libertades fundamentales de quienes la experimentan. De acuerdo con la legislación argentina, existen distintos tipos y modalidades de violencia de género que pueden producirse tanto en la vida pública como privada o íntima de las personas.

Entre enero y julio de 2023, la Municipalidad de Rosario recepcionó 7.779 consultas por violencia de género (3.172 contactos a la línea Teléfono Verde y 4.607 a través de WhatsApp). Por su parte, en 2022 se recepcionó un total de 15.998 comunicaciones: 6.405 contactos al Teléfono Verde (0810-444-0420) y 9.593 al WhatsApp (341 5781509), cifras que reflejan valores relativamente estables. Ambos canales de comunicación funcionan los 365 días del año, las 24 horas y son atendidos por profesionales especializadas que brindan asesoramiento y coordinan intervenciones adaptadas a cada situación.

Al mismo tiempo, en articulación con la Oficina de Asistencia a las Víctimas de Violencia de Género del Ministerio Público Fiscal, los equipos de atención en violencia de género gestionaron la solicitud de medidas de protección: 158 de prohibición de acercamiento, 21 de exclusión del hogar y 10 de recupero de pertenencias.

En situaciones de alto riesgo, también se gestionó el otorgamiento de 38 botones de alerta ante el Ministerio de Seguridad de la provincia de Santa Fe, según un protocolo acordado, como mecanismo de protección de víctimas. 

Finalmente, se brindó alojamiento seguro a 118 mujeres y niños/as en centros de protección municipales (Alicia Moreau y Casa Amiga) donde se trabaja para proyectar vidas libres de violencia y fortalecer la autonomía.

Mariana Alonso, directora de Atención y Prevención de las Violencias de Género, comentó: “Los números de atención que presentamos a la ciudadanía en este año 2023, como lo hemos hecho en los años anteriores, nos permite analizar el impacto de la violencia de género como problemática y padecimiento en nuestra sociedad y también dar a conocer el funcionamiento de las políticas públicas municipales en materia de atención de las violencias de género que lejos de debilitarse se fortalecieron con más servicios de atención y por eso podemos mostrarlos”. 

“Uno de esos fortalecimientos -agregó Alonso - se da en marzo de este año cuando se puso en funcionamiento la línea de Contacto Violeta en Lengua de Señas Argentina (LSA) donde a través de un mensaje de texto, una videollamada espontánea o enviando un video en LSA, los equipos interdisciplinarios, junto con intérpretes de LSA-E, abordan las situaciones de vulnerabilidad que vivencian personas con discapacidad auditiva, como sordera o hipoacusia, eliminando las barreras a la comunicación”. 

Trabajo con varones para prevenir la violencia

A través del Programa de Masculinidades, la Municipalidad trabaja con varones que ejercieron algún tipo de violencia de género. Los mismos son referidos por la Justicia, los protocolos de violencia municipal y de la Universidad Nacional de Rosario, también desde el Tribunal de Faltas en casos de acoso callejero (Art. 143 del Código de Convivencia) y la policía de la Provincia de Santa Fe. 

Desde su creación hasta diciembre de 2022, 267 varones participaron en talleres y espacios terapéuticos y de sensibilización para revisar y transformar comportamientos y prácticas violentas. Además, el Programa se despliega en el territorio para acompañar el trabajo con varones que se realiza desde distintas áreas del estado o de las organizaciones de la sociedad civil. 

“Poder abordar integralmente las situaciones de violencia por razones de género, requiere de políticas que acompañen a las mujeres y, en tanto, poner también una mirada sobre los varones, no solo como paliativo, sino para prevenir nuevas situaciones. Un enfoque que no sea sancionatorio o punitivo que permita construir relaciones de igualdad y respeto dentro de las diferencias”, reflexionó Daniel Teppaz, coordinador del Programa de Masculinidades.